Ejército se habría apropiado de dinero de obras de los Juegos Nacionales

Según la Contraloría, recursos destinados por Coldeportes a obras de los Juegos Nacionales fueron usados por la Escuela de Equitación del Ejército Nacional para el desarrollo de obras propias.

El contralor, Edgardo Maya, advirtió sobre menores ingresos fiscales en el 2015.

El Contralor General, Edgardo Maya, hizo la denuncia. 

POR:
Portafolio
septiembre 26 de 2017 - 09:21 a.m.
2017-09-26

La Contraloría General de la República denunció que tras una auditoría adelantada a Coldeportes, se evidenció que se habrían utilizado recursos para la financiación de obras distintas a los inicialmente previstos en un convenio suscrito entre dicha entidad y el Ejército, para la construcción adecuación y dotación de un complejo ecuestre para la realización de los Juegos Nacionales 2015, como subsede en la ciudad de Bogotá.

El 7 de octubre de 2015, la Escuela de Equitación del Ejército Nacional le manifestó a Coldeportes que, del saldo de convenio, había usado la suma de $254’677.286 “para la construcción del picadero descubierto de la escuela de equitación”, así como para “la construcción y ampliación de pesebreras”.

Estas obras no se encontraban cobijadas dentro del objeto del convenio suscrito por Coldeportes, usándose los recursos asignados al convenio para la financiación de contratos distintos a los inicialmente previstos.

En cumplimiento del mencionado convenio se desarrollaron dos contratos, para la adecuación y mantenimiento de la Escuela de Equitación del Ejército, así como para la interventoría del contrato, ambos por un monto total de $2.195.821.198.

Es decir, al final del ejercicio resultaba un saldo a favor de Coldeportes por más de $300 millones de pesos frente al valor inicial del convenio suscrito.

OBRAS PAGADAS PERO NO EJECUTADAS

Verificadas por parte de la Contraloría las obras contratadas, se pudo evidenciar además, que dentro del proyecto presentado por la Escuela de Equitación del Ejército Nacional y aprobado por Coldeportes, se incluían obras que no fueron llevadas a cabo, a pesar de haberse pagado la totalidad del convenio, tales como la instalación del acabado de piso y el cerramiento perimetral de las casetas para los jueces, y la instalación de los puntos de conexión eléctrica para uso de los jueces durante las competencias. Adicionalmente, en los postes junto a cada caseta, se dejó el cableado eléctrico sin terminar.

Los recursos del convenio no ejecutados para el desarrollo de las obras contratadas, debían ser devueltos por parte del Ejército Nacional, y las obras adicionales tendrían entonces que haber sido financiadas con recursos propios de la entidad, y no con los saldos del convenio.

Por lo anterior, se pudo evidenciar que las obras contratadas no fueron entregadas en su totalidad y, una vez llegada la fecha de los Juegos, no se contaba con el escenario deportivo en los términos previstos en los contratos, especialmente con relación a las casetas para los jueces.

Del convenio, suscrito por $2.500 millones de pesos, se destinaron $2.089 millones para las obras y $106 millones para la interventoría, para un total ejecutado de $2.195 millones, debiendo haberse devuelto los saldos del convenio. La inversión de $254 millones se llevó a cabo en proyectos no avalados por Coldeportes, afectando el alcance físico de las obras contratadas en virtud del convenio y por lo tanto menoscabando los recursos de la entidad.

Siga bajando para encontrar más contenido