‘El mundo del café necesita mejores reportes de cifras’, Sette

“Falta de credibilidad e inoperancia de los países al informar hacen que los datos no sean fiables, aseguró José Sette.

José Sette, director de la OIC

Desde el pasado 2 de mayo, José Sette ocupa el cargo de director de la OIC, el gremio cafetero mundial.

Bloomberg

POR:
Portafolio
agosto 02 de 2017 - 08:10 p.m.
2017-08-02

La falta de rigurosidad estadística en el sector cafetero hace que los análisis de prospectiva (precios y mercado) no arrojen los resultados esperados.

Esta es consecuencia de la laxitud de muchas autoridades, indicó José Sette, director de la Organización Internacional del Café (OIC). En entrevista con Portafolio, el dirigente cafetero mundial llamó la atención acerca de este y otros temas.

¿Dónde están las falencias en la estadística?

En un primer momento, vamos a concentrarnos en la revisión exhaustiva de los grandes números, como producción, exportación, consumo e inventarios, pues hay países que reportan inconsistencias.

Además, recurriremos a expertos y otras fuentes de información para complementar nuestras fuentes básicas que son los gobiernos.

¿La OIC diseñaría un protocolo para que los países lo adopten y reporten estadísticas confiables?

Eso es difícil. Primero tenemos que poner en orden nuestra casa, en términos de verificar todos nuestros números; después, encontrar formas de enseñar a los países a que nos ofrezcan mejores reportes.

¿Hay avances en este tema?

Sí. En la próxima reunión del consejo, en septiembre, en Costa de Marfil, propondremos crear una oficina dedicada a capacitar a las personas que recolectan estadísticas de los países miembros.

¿Cuándo tendrá ordenada la casa con la estadística de la OIC?

Haremos una primera revisión de las naciones más importantes antes de esa reunión de septiembre.

Posterior a ello, en una segunda, ampliaremos el número de países; continuaremos con una tercera revisión, volviendo más atrás en el tiempo. Es un proceso un poco complicado, pero que vale la pena.

Volviendo al mercado cafetero mundial, ¿puede presentarse un incremento gradual en la producción y las exportaciones del grano?


La demanda del café es ‘saludable’, crece alrededor de 2%; esta tendencia es fuerte y continaa. Entonces, sí hay espacio para un crecimiento.

¿Hay explicaciones para que, en junio, los precios de todos los tipos de café hayan bajado?

El crecimiento de los inventarios de los países tiene un efecto negativo, pienso que esto es el factor principal.

¿Habría retención para presionar precios a la baja?

No. La situación en los países consumidores es normal, no hay alteraciones; simplemente, acumularon inventarios y eso tiende a deprimir los precios.

¿Los inventarios los tienen los compradores o las bolsas en sus bodegas?

Los tienen los compradores privados y los comerciantes, además de los corredores de bolsa.

¿Esa información de inventarios es fiable?

Yo la considero fiable, pues la compilamos directamente en los mercados.

¿Sí es viable incrementar en 5 centavos el precio a la tasa de café al consumidor en los países desarrollados?

No me pareció tan sencillo. El que lo propuso (Jeffrey Sachs) dice que hay espacio para que los consumidores paguen más, pero traducir esto como ingreso para los caficultores es una cuestión muy compleja.

Con respecto a Colombia, ¿lo ve que pueda crecer en su área de producción?

Lo mejor que pudo haber hecho la Federación Nacional de Cafeteros fue el programa de renovación de cafetales.

Fue muy bien ejecutado y sin mayores alteraciones para el mercado. Hasta ahora sigue bien y lo veo con buenos ojos.

En general, yo diría que Colombia es considerada un ejemplo de organización con las otras naciones productoras de café, ellos tienen mucho que aprender de este país.

¿Ya desde su óptica como director de la OIC hay nuevos países que estén incursionando en el mundo del café?

Puedo decir que en este momento no vislumbramos ningún cambio dramático de este tipo.

La última idea fue en Vietnam pero se trató de un caso aislado, sui géneris y de un gran cambio, que fue hace 25 años.

¿No hay un ‘nuevo’ Vietnam?

Que yo sepa, no.

¿Cómo ve a India?

Es un mercado interesante, hay una población muy grande que toma poco café que puede incrementar su consumo y la producción no es muy grande; entonces, si el consumo interno sigue subiendo, la tendencia a un mediano o largo plazo es que la India se torne un importador de café.

¿Y su país (Brasil) cómo lo ve?

Pasa por una turbulencia política muy grande y es una coyuntura un poco adversa. La agricultura, como todo, es un punto positivo y sigue creciendo, pero estable; sigue generando empleo y esa es la parte positiva de este sector.

¿Como productor de café?

Como agrícola en general y en café, también.

¿Por qué Brasil no tiene un gremio como una Federación de Cafeteros?

El país tuvo un modelo diferente, por mucho tiempo funcionó una agencia gubernamental especializada en el café, el Instituto Brasileño del Café, donde –a propósito– tuve mi primer empleo.

Sin embargo, al comienzo de los años noventa se registró un gran movimiento de liberalización de la economía y esta agencia fue liquidada.

Ahora, el café es tratado como una parte de todo un grupo de productos en el Ministerio de Agricultura.

También tenemos instituciones de los gobiernos estatales, con servicios de extensión muy fuertes, así como una serie de cooperativas y otras formas de organización de los productores y de la cadena del café.

Juan C. Domínguez
Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido