El eterno nudo ciego de las negociaciones entre Avianca y sus pilotos | Economía | Portafolio

El eterno nudo ciego de las negociaciones entre Avianca y sus pilotos

Anoche la aerolínea anunció que suspende la venta de tiquetes hasta el viernes. Disputa con Odea, un punto central en el pliego.

Huelga de pilotos de Avianca

La ministra del Trabajo, Griselda Restrepo, media en la negociación del pliego de peticiones entre los pilotos de Avianca y los directivos de la aerolínea.

Cortesía: MinTrabajo

POR:
Portafolio
septiembre 18 de 2017 - 11:13 p.m.
2017-09-18

Anoche, mientras que en las instalaciones del Ministerio de Trabajo permanecían sentados los voceros de Acdac, el sindicato de pilotos de Avianca, junto con directivos de la compañía y la ministra, Griselda Restrepo, la aerolínea informó que suspenderá la venta de tiquetes a nivel nacional (tanto los internos como los que comunican con el extranjero) hasta el próximo viernes.

(Lea: Presidente Santos acepta renuncia del director de la Aerocivil, Alfredo Bocanegra)

“Con el fin de mantener la calidad de nuestro servicio, hemos suspendido la venta de boletos desde y hacia destinos en Colombia para los días 20, 21 y 22 de septiembre”, dijo la compañía en un comunicado.

(Lea: Avianca movió más de 2,6 millones de pasajeros en agosto)

A la vez, explicó que con esta medida busca “mitigar las posibles afectaciones en la operación” ante la posibilidad de una huelga que anunció la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (Acdac).

Avianca enfatizó en que  aunque se suspendió la venta de tiquetes, "los vuelos para los dias 20, 21 y 22 de septiembre continúan activos. Se cierran las ventas para garantizar el servicio a los viajeros con reserva en esas fechas".

La compañía explicó que medidas como el cierre de vuelos para la venta es una práctica común en el ámbito de la industria, que se toma con el fin de garantizar el traslado de los pasajeros con reserva y evitar inconvenientes por sobrereservas o limitaciones de cupos.

Acdac como agremiación reúne a 702 pilotos, es decir más de la mitad de los 1.232 que trabajan para Avianca. Y aunque sus voceros aceptaron reunirse ayer con la empresa a instancias del Mintrabajo en busca de un acuerdo que evite llegar a la ‘hora cero’, al cierre de esta edición no había ningún resultado.

De iniciarse un cese de actividades, este podría afectar casi el 50% de la operación de la aerolínea, según aceptaron fuentes de la compañía.

El pliego que buscan sacar adelante, consta de 82 puntos que la empresa ha valorado en unos 300 millones de dólares, una cifra que supera por mucho los 40 millones de dólares que ganó la holding el año pasado, sumando toda su operación internacional.

Pero más allá de los ítems que significan un alto costo, el punto más álgido se espera que sea la exigencia del sindicato de que se desconozca el pacto colectivo suscrito entre la empresa y la Organización de Aviadores Civiles (Odea), en la que están los pilotos no sindicalizados de Avianca.

De hecho, el presidente de esta asociación, el capitán José María Jaimes, calificó de ilegal la declaratoria de huelga y, a su vez, el presidente de Acdac dio a entender en medios de comunicación que la invalidación del pacto con su rival gremial es un tema central en la coyuntura actual.

“Desde el 2013, Avianca viene negociando con este colectivo de pilotos y, en los últimos intentos, han detenido las conversaciones, bien retirando el pliego o demandando a los jueces del tribunal de arbitramento”, le dijo a Portafolio una fuente conocedora del tema que pidió salvaguardar su nombre. Esas palabras hacen pensar que el camino en esta ocasión también será tortuoso.

Tampoco es la primera vez que Acdac incluye el tema de Odea en sus regateos. Es más, lo ha convertido en algo reiterativo. No obstante, en Avianca hay otras 13 organizaciones sindicales: son 8 en Colombia, 3 en Perú, 1 en Chile, 1 en Argentina y 2 en México. Entre ellos, hay dos de pilotos comerciales y uno de carga.

Según la fuente, a Acdac le resulta estratégico quitarle peso a su mayor competencia interna y tomar su lugar, con el fin de ganar en el futuro más capacidad de negociación y, de paso, más poder.

Para la compañía también resulta un asunto estratégico, pues con Odeaa ha tenido mejor entendimiento. Por ejemplo, en abril, la asociación aplicó una ‘operación reglamento’ (lentitud en el trabajo), pero las conversaciones llegaron a un arreglo con un incremento cercano al 13% en el salario de trabajadores –sindicalizados y no sindicalizados–.

Siga bajando para encontrar más contenido