El fin de la era Uribe y ‘revolcón’ en la dirección del Banco de la República

José Darío Uribe llegó a la gerencia del Banco de la República en 2005, cuando la inflación estaba en 5,43%. Dos miembros más de la junta saldrán.

José Darío Uribe, gerente del Banco de la República.

Archivo Portafolio.co.

Archivo Portafolio.co.

Economía
POR:
Portafolio
diciembre 12 de 2016 - 07:44 a.m.
2016-12-12

El fin de la era de José Darío Uribe en la gerencia del Banco de la República está por terminar. Uribe, quien el 22 de diciembre cumplirá 58 años, abandona uno de los cargos más importantes de Colombia después de la presidencia, la alcaldía de Bogotá y algunos ministerios, puesto que ocupó durante más de una década.

‘Jota Uribe’ como lo llaman sus amigos más cercanos llegó al Banco de la República en enero de 2005. En ese momento, la inflación estaba en 5,43 por ciento. Tan sólo un año después, logró ubicarla en 4,56 por ciento, consiguiendo así, en poco tiempo, muy buenos resultados en la política monetaria que implementó.

(Lea: José Darío Uribe: el gerente de gerentes). 

Por logros como estos, en el 2007, en el marco de las reuniones del FMI y el BM, la revista Emerging Markets lo eligió como el mejor banquero central, al reconocer su buen manejo para controlar la inflación, promover un eficaz funcionamiento del sistema financiero, a través del adecuado control de las tasa de interés. En el 2012, José Darío Uribe recibió nuevamente este reconocimiento.

Pero no fue el único, en el 2013 la revista The Banker lo nombró el mejor gerente central de América.

The Banker destacó su enorme capacidad de toma de decisiones y sus contribuciones al control de la inflación.

Sin embargo, frente a los halagos y las múltiples premiaciones que ha recibido por su gestión, el gerente del Banco de la República siempre se ha mostrado prudente y ha reconocido que “los logros importantes son usualmente logros colectivos”, por lo cual se ha ganado el respeto y admiración de los demás codirectores, que lo acompañaban siempre el último viernes de cada mes en la Junta de la Dirección del Banco de la República, y en la toma de grandes decisiones para la política monetaria del país.

Su buen desempeño durante la gestión como gerente del Emisor, destacan sus colaboradores y personas que lo conocen bien, es su bajo perfil, ya que no es una persona política y eso permite que se garantice la independencia que debe tener un Banco Central con las demás instituciones estatales.

Otra de sus fortalezas fue el haber escalado en la pirámide del Banco, ya que antes de ser director ocupó posiciones destacadas que le permitieron adquirir experiencia para tomar las riendas del Emisor.

Su firma quedará estampada en la nueva familia de billetes, que circular desde este año.

Aunque este no será uno de sus más destacados logros, su nombre y su firma serán llevados durante los próximos años en los bolsillos de los colombianos.

(Lea: ¿Por qué los nuevos billetes todavía no les llegan a los ciudadanos?). 

Su último reto fue el de reducir la inflación, ya que por cuenta de hechos como el fenómeno de El Niño y el paro camionero, el IPC galopó, en agosto, al 8,10 por ciento (variación anual), por lo que las tasas de interés se tuvieron que ajustar hasta el 7,75%.  

Por reglamento, José Darío Uribe, debió dejar el cargo, ya que completó 12 años como Gerente del Banco de la República, tras haber realizado esta función en tres periodos consecutivos.  

DOS CAMBIOS MÁS 


Además de la salida de José Darío Uribe, el Banco de la República se alista a reemplazar en los próximos dos meses a tres de los siete miembros de su directorio por vencimiento de periodo, con el reto de mantener su independencia en momentos en que el Gobierno presiona por bajar la tasa de interés para ayudar a la desacelerada economía.

El primer cambio es precisamente el del gerente, José Darío Uribe.

Pero más allá del sucesor de Uribe, la atención de los analistas está puesta sobre los dos codirectores que serán nombrados directamente por el presidente Juan Manuel Santos, quien en los últimos meses ha aumentado los llamados públicos al banco para que comience a recortar la tasa de interés e impulsar la debilitada economía.

“Podría pesar un poco el tema político en el nombramiento, pero el reto es que estas nuevas personas que entrarán muestren su independencia y su experiencia, y no se dejen impactar por lo que pueda decir un presidente o alguien del Gobierno”, opinó David Ospina, analista de la correduría Acciones y Valores a la agencia Reuters.

La elección se presenta en momentos en que el directorio del banco se encuentra dividido sobre el ciclo monetario.

(Lea: ‘Inflación en Colombia cerraría el 2016 cerca a 6%’). 

En la reunión de noviembre, cinco de los miembros votaron por dejar estable el costo del dinero en 7,75 por ciento, mientras los dos restantes pidieron reducirlo en 25 puntos base.

Ya hace un año, un brote alcista sobre los precios al consumidor puso bajo discusión la credibilidad de los mercados en la autoridad monetaria, que en opinión de analistas habría subestimado las presiones en la inflación, lo que desembocó en el incumplimiento de la meta en el 2015 y el 2016.

Uno de los codirectores que será reemplazado por Santos es el economista Carlos Gustavo Cano, luego de cumplir 12 años en el cargo y quien se destacó en el último semestre por revelar públicamente su voto por mantener la tasa de interés alta para controlar la inflación.

Según fuentes del Gobierno, entre los señalados para convertirse en co jefe del banco es el actual viceministro de Hacienda, Andrés Escobar.

Aunque no se tiene definido el otro codirector que será reemplazado, fuentes del banco comentaron a Reuters que el licenciado en filosofía y letras César Vallejo dejaría su puesto, donde cumplirá ocho años. La ley obliga a Santos a cambiar a dos de los codirectores en la mitad de su periodo de Gobierno.