‘El objetivo es un futuro bajo en carbono, pero a costos competitivos'

Para el experto Ernest Moniz, el gas natural, como fuente renovable convencional, es una pieza clave para evitar el calentamiento global.

Ernest Moniz

Ernest Moniz, exsecretario de Energía de EE. UU. y mano derecha de Obama en la materia.

EFE

POR:
Portafolio
marzo 25 de 2018 - 09:11 p.m.
2018-03-25

El físico nuclear Ernest Jeffrey Moniz, como Secretario de Energía de EE. UU. entre el 2013 y el 2017, fue quien le trazó al entonces presidente Barack Obama la carta de navegación en los temas relacionados con el desarrollo de hidrocarburos, minas y generación eléctrica. En diálogo con Portafolio, el exfuncionario no solo explicó por qué Colombia debe inclinarse más hacia el uso del gas natural como insumo en la generación de las plantas térmicas por ser ambientalmente sostenible, sino que de paso afirmó que al país le haría bien aprender a balancear la importación de este combustible con los volúmenes de producción local.

(Lea: ISA superó en 135% meta de utilidades previstas a 2020)

El científico hizo parte de la agenda académica del congreso de la Asociación Colombiana de Gas Natural (Naturgas), que se realizó en Cartagena entre miércoles y viernes de la semana pasada.

(Lea: Gremios del Valle del Cauca ratificaron su apoyo a la licitación de la regasificadora del Pacífico)

¿Sería estratégico el uso del gas natural en la matriz energética?

Su entrada al sistema es muy flexible, solo basta ver cómo fue su uso estratégico en las térmicas en el último fenómeno del Niño. Además, es el único combustible de origen fósil que no genera partículas y no contiene azufre. Fuera de eso, su costo es competitivo en comparación con otros.

¿Es clave la planta de regasificación de Cartagena para el abastecimiento de gas?

Aprovecha en primera línea la creciente oferta exportable de Gas Natural Licuado (GNL) de EE. UU. El combustible proviene de las plantas ubicadas en las costas del golfo de México hasta los puntos de distribución en las islas del Caribe, desde donde se distribuye a buques de menor capacidad, que son los que arribarían al complejo. Sin embargo, el precio para su comercialización sigue siendo un tema de debate.

¿Existe un debate en torno a la planta de regasificación del Pacífico?

Gracias a la expansión del Canal de Panamá, el gas que se entrega en las islas del Caribe puede abastecer esta planta de regasificación. Muchos buques llegan hasta las plantas receptoras de GNL en Chile. Incluso, va a haber un montaje de dos plantas de exportación de este combustible en Baja California que pueden atender la demanda de Colombia por la regasificadora del Pacífico.

¿Cómo atender al mismo tiempo la producción local de gas?

En la generación de energía se debe calcular un porcentaje importante de gas como fuente, sincronizar la importación con la producción local. Por esta razón, es vital no desatender esta operación, más por razones de la dinámica económica. Hay que flexibilizar la oferta de este combustible para tener un sistema energético integrado.

En épocas de intenso verano, ¿por qué el gas es el llamado a atender el déficit de energía?

Hay un potencial importante para la expansión, un ejemplo fue el pasado fenómeno del Niño, cuando se presentó la escasez de energía, y fue el gas el que ayudó a las térmicas a la generar la energía suficiente para cubrir en gran parte el déficit. Se deben analizar las verdaderas implicaciones del gas en cuanto al calentamiento global. Más en lo que se refiere a la generación hídrica por la disponibilidad del agua.

¿Cuáles son las razones por las cuales defiende el uso del gas en las plantas térmicas?

En el sector energético, las plantas térmicas efectivas y eficientes son las que funcionan con gas. Sus costos de operación son competitivos y su eficiencia se calcula por encima del 50%, mientras que las de carbón no superan el 35%. También está el tema de la sostenibilidad, porque tiene reducidas emisiones de CO2. Los costos de producción y capacidad están en cerca de US$1.200 por kilovatio. Un parque eólico tiene una eficiencia de US$800 por kilovatio.


Alfonso López Suárez
Cartagena

Siga bajando para encontrar más contenido