El país, a salvar el mercado externo tras brote de aftosa

Las autoridades aspiran a que la ganadería de Tame regrese a la normalidad sanitaria en 4 meses. 

Vacas

La vacunación es la única forma de evitar la aftosa.

Archivo particular

Economía
POR:
Portafolio
junio 26 de 2017 - 06:16 p.m.
2017-06-26

Con el objetivo de erradicar totalmente el foco de fiebre aftosa que se registró en una finca de la vereda Curipao del municipio de Tame (Arauca), las autoridades sanitarias iniciaron el sacrificio de 137 reses, ubicadas en dos predios de un mismo propietario, donde siete animales están infectados con la enfermedad.

(Lea: Panamá suspende temporalmente importaciones de carne desde Colombia

De la misma manera, el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) sometió a cuarentena, hasta nueva orden, a toda la ganadería de los municipios de Tame y Arauca, mientras que en las poblaciones de Hato Corozal y Paz de Ariporo (Casanare) aplicara por los próximos 30 días. En estas localidades quedó prohibida la movilización de bovinos entre fincas y otros municipios, para prevenir el riesgo de dispersión de la enfermedad, que no se presentaba en el país desde el 2009. El pasado fin de semana fueron suspendidas las ferias comerciales y los eventos de coleo en Yopal y Aguazul. La medida seguirá vigente para las actividades de este tipo que se realicen en la zona durante el próximo puente festivo.

(Lea: ‘Minagricultura debe responder por brote de fiebre aftosa’, Fedegan

El objetivo principal es recuperar lo antes posible el estatus de país sin aftosa, y salvar los 17 mercados internacionales que compran carne y/o ganado en pie colombiano.
Las autoridades sanitarias pidieron con urgencia la colaboración del Ejército y la Policía, para impedir el transporte de ganado, pues este fin de semana hubo dificultades para frenar la movilización de ganado en camiones, ya que muchos finqueros optaron por sacar sus animales de la zona de cuarentena. Portafolio conoció que hubo casos en los que los conductores de los vehículos no atendieron la orden de pare en los retenes de control dispuestos por la policía y las autoridades sanitarias, que intentaban impedir el transporte de ganado en la región. El ICA montó seis puestos de control de vehículos, motos, animales y cuatro de desinfección.

El sacrificio de los 137 animales, que comenzará a partir de hoy, corresponde a una medida preventiva, pues solo siete de ellos reportaron la enfermedad. Así mismo, aunque el foco de la fiebre aftosa se registró en un solo predio, el ICA decidió sacrificar la totalidad del ganado de las dos fincas del mismo dueño, debido a su cercanía y a que esta persona se moviliza entre los dos hatos, por lo que puede haber transportado el virus. El propietario de los animales que serán sacrificados recibirá una compensación económica de parte del Gobierno.

“Estamos actuando de manera vehemente con el objetivo de lograr que la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) le restablezca a Colombia su condición de país libre de aftosa con vacunación, la cual queda suspendida temporalmente, mientras erradica el foco reportado hace cinco días”, dijo el gerente del ICA, Luis Humberto Martínez.

La entidad estatal reportó el caso ante la Organización Mundial de Sanidad Animal, que el 28 de mayo de 2009 declaró al país libre de esta enfermedad. La recuperación de dicho estatus se podrá obtener con cierta rapidez, debido a que el brote de la enfermedad se registró en una sola finca.

Sin embargo, el virus debe ser erradicado de manera inmediata. El gerente del ICA asegura que si se hace un trabajo conjunto es posible que en cuatro meses el país pueda recuperar su estatus sanitario.

Cabe destacar que la totalidad de los animales y la carne de res que exporta Colombia provienen de regiones diferentes al sitio donde se registró el brote de la enfermedad.

El ministro de Agricultura y el ICA creen que el virus puede haber ingresado desde Venezuela, país que no ha sido declarado libre de la enfermedad. Portafolio conoció que varias fincas ganaderas colombianas fronterizas están utilizando vaqueros y trabajadores venezolanos. Esto genera un alto riesgo, ya que la enfermedad es de fácil transmisión, por tratarse de un virus que puede instalarse en la ropa, las manos de las personas, zapatos, vehículos o muchas otras formas de contaminación. Además, todo indica que Venezuela dispuso este año de 11 millones de vacunas antiaftosa, pero en estos momentos hay un sobrante de cinco millones de dosis, lo que indica que estas no fueron aplicadas en su totalidad.

“Esto lo podemos solucionar rápido, pero necesitamos la colaboración de todos, es decir, ganaderos, transportadores, alcaldes, autoridades de policía y de sanidad animal”, dijo el gerente general del ICA, Luis Humberto Martínez.

Por su parte, el ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, señaló que el foco se presenta justo cuando Colombia está ampliando sus mercados para exportar carne, por lo que este caso “dificulta” la comercialización del producto.

“Si se logra controlar el brote las consecuencias serán menores”, señaló el ministro, quien recordó que países libres de aftosa por vacunación como Brasil, Argentina y Uruguay han vivido experiencias similares.

En la actualidad, Colombia vende carne de res y/o ganado en pie en 17 mercados, y aunque la mayoría exige que el país figure en la lista de naciones libres de fiebre aftosa, según el reporte de la OIE, es posible que algunos mantengan las importaciones de carne de res colombiana.

Las autoridades indicaron que la fiebre aftosa, cuyo primer caso en el país se reportó en 1950 procedente de Venezuela, no afecta la salud de las personas, por lo que el consumo de carne o leche no representa ningún riesgo.

Este virus afecta a los bovinos, porcinos, ovino y caprinos.

Édmer Tovar M.
Editor de Portafolio