El turismo, motor del PIB en tiempos de posconflicto

Este sector promete ser la 'mina de oro' de Colombia y de hecho, ya es el segundo generador de divisas después del petróleo. 

Turismo de aves

El turismo de aves atrae a personas de todo el mundo. 

archivo portafolio.co

POR:
Portafolio
septiembre 24 de 2017 - 07:35 p.m.
2017-09-24

Mientras que avanza la implementación de la paz con las Farc, inician las conversaciones con el ELN y el Gobierno adelanta acercamientos con algunos grupos armados como el Clan Úsuga, el turismo ya está viendo los primeros resultados de un país más seguro.

Lea: (Cien municipios se suben al bus del turismo en el país).

Los indicadores son claros. En el primer semestre de este año, según cálculos de ProColombia, el ingreso de extranjeros creció un 46,3%, la movilización de pasajeros, entre domésticos e internacionales, también aumentó 3,2% y la variación en el subsector de servicio de alojamiento y bebidas del PIB en el segundo trimestre fue positiva con 1,4%.

Y en palabras del presidente de ProColombia, Felipe Jaramillo, es una industria que supera las expectativas. “El turismo en particular refleja la confianza renovada de la comunidad internacional en un determinado destino y el cambio de percepción. Por eso, desde el 2005, la llegada de turistas a Colombia crece a una tasa promedio de tres veces superior a la del mundo. Hoy podemos decir que es la segunda industria que más genera divisas, al registrar US$5.688 millones en 2016, cifra solo superada por el petróleo”, resaltó.

Lea: (Turismo emergente del Meta se visibilizará).

Además de los datos, los empresarios también han expresado su confianza en una industria que tiene todo el potencial, ya sea por el talento humano como por la riqueza de los destinos.

Lea: (Ciudad colombiana entre las tres favoritas de turistas estadounidenses).

Un ejemplo de ello es la alianza entre una cadena hotelera francesa, AccorHotels, y una nacional, Germán Morales e Hijos (GMH), para expandirse en el país y completar al menos unos 20 establecimientos repartidos en todo el territorio, sumando al menos 1.300 habitaciones entre hoteles propios y operados.

Precisamente, el negocio hotelero ha sido uno de los que más ha visto oportunidades de crecer por cuenta de una exención de renta que rigió hasta este año y que ahora le ofrece beneficios a todos los empresarios que quieran desarrollar proyectos turísticos en áreas de menos 200.000 habitantes. En cuanto a las antiguas zonas de conflicto, hay también otros privilegios que han impulsado zonas como la Macarena, en donde está el río Caño Cristales.

De hecho, en los últimos cinco años se ha incrementado el número de visitantes a esa región, pues pasó de 1.506 turistas en 2010 a 15.500 en 2015. Es decir, se multiplicó por 10. De este total, 1.800 fueron extranjeros y 13.800 colombianos. “En 2016 llegaron 1.791 visitantes del exterior, igualando el registro del 2015”, reza un documento del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.

Sumado a eso, datos de esa cartera también revelan que en los últimos siete años se han construido 37.066 habitaciones, en las que se han invertido $4,3 billones.

Además, en los primeros cinco meses de 2017 iniciaron operación 1.550 habitaciones nuevas con una inversión de $163.182 millones, gracias a la exención tributaria que otorga el Gobierno. Y se han remodelado 746 como resultado de una inversión por $10.708 millones.

En la otra punta del sector, el segmento de los cruceros también está mostrando buenos indicadores. Pullmantur anunció una alianza con marcas colombianas como Juan Valdez y Totto para poder ofrecer sus productos en sus embarcaciones.

“Nos interesan las empresas locales porque el mercado colombiano tiene un ritmo de crecimiento del 100%, pues pasamos de contar con 20.000 turistas nacionales en el 2016 a 40.000 al cierre de este año”, le dijo a este diario en días pasados el vicepresidente Comercial de Pullmantur, José Blanco.

Por otro lado, los operadores turísticos de las regiones también están aunando esfuerzos para fortalecer a los destinos. Un caso de ello es el del operador OxoHotel, que además de firmar una alianza con una importante cadena española, Sirenis Hotel Group, también tiene planes para abrir sus establecimientos en zonas que antes estaban escondidas al turista por cuenta del conflicto armado.

“Por el proceso de paz, desde afuera hubo una percepción muy positiva y eso lo empezamos a sentir y a vivir. Por eso, abriremos un hotel en Quibdó, otro en Manga en Cartagena y el segundo de la línea Silvia Tcherassi, en la ciudad amurallada. Somos creyentes en los beneficios que va a traer la paz a los colombianos y al sector del turismo”, comentó a Portafolio Juan Carlos Galindo, presidente de OxoHotel.

Por su parte, Jean Claude Bessudo, durante la inauguración de la Asamblea de la Asoación de Agencias de Viajes y Turismo (Anato), dijo que “antes de la paz, a Colombia solo venían por negocios, no a descubrir el país. Ese tipo de turistas es el que nos va a generar los beneficios para la industria en todo el territorio nacional. Y sí vamos a alcanzar la cifra de los cinco millones de turistas”.

EL CAMINO DE LOS DESTINOS SOSTENIBLES

Como parte del trabajo que está haciendo tanto el sector privado como el público para posicionar a Colombia como una potencia turística, la clave, concuerdan los expertos, es la riqueza natural que tiene el país.

El negocio tiene tal magnitud que de acuerdo con cálculos de la Organización Mundial de Turismo, un viajero promedio gasta por día unos US$80, por tanto que uno de naturaleza gasta US$ 400.

Con eso, todos los factores se conjugan para que Colombia alcance a superar, de lejos, la meta que tiene el Gobierno de atraer al menos 5 millones de viajeros internacionales al cierre de este año y que posicione al turismo como una de sus principales ramas económicas, incluso superando al petróleo.

EL AVITURISMO ATRAE TURISTAS QUE GASTAN MÁS

Como parte del plan para este año, el Gobierno le apostó a impulsar el segmento del aviturismo. Según cifras oficiales, la demanda proyectada para este segmento se estima en un total de 278.850 observadores que estarían interesados en visitar el país.

De este número, el 97% viajaría a Colombia si el costo diario por persona fuera equivalente al promedio estimado para Costa Rica, es decir unos US$250, mientras que un viajero tradicional gasta unos US$80. Y el potencial es tal que, de acuerdo con MinComercio, el país cuenta con 1.900 especies, lo que corresponde a un 20% de las existentes en todo el planeta. Además, posee 79 especies endémicas.

María Camila González
marola@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido