El retiro, una etapa que hay que planear desde jóvenes

Especialistas recomiendan pensar con anticipación en la seguridad económica, formular un plan de vida y ejercitarse.

Una buena vejez refleja calidad de vida
Empleo
POR:
Portafolio
marzo 17 de 2017 - 08:14 p.m.
2017-03-17

Jubilación viene de la palabra hebrea júbilo que significa alegría, y se emparenta con jubileo que –palabras más, palabras menos– quiere decir fiesta. No obstante, algunas personas la toman al contrario, asumiéndola como el ocaso del periodo de la vida en que somos productivos y útiles.

Por eso, los especialistas coinciden en la importancia de prepararse con tiempo para asumir esta etapa.

Sebastián Ramírez, gerente de Nuevos Productos y Servicios para el Retiro de la consultora internacional Mercer, recuerda que un punto básico es avizorar desde jóvenes cómo queremos vivir en nuestros cuarteles de invierno y calcular si la mesada que tendremos será suficiente para satisfacer las necesidades. Y si no es así, plantear una alternativa, como tomar un seguro, hacer un ahorro voluntario o invertir en algo que nos genere una renta futura que complemente.

Estadísticas oficiales indican que en el país hay 2,1 millones de pensionados y un gran porcentaje solo recibe el equivalente a un salario mínimo, si se tiene en cuenta que la mesada es de máximo el 80% de lo devengado como trabajador activo. Lo normal es que se produzca una brecha entre los ingresos y los gastos. Por un lado, probablemente se gastará menos en transporte y comida fuera de casa, pero más en medicinas.

Pero además, solo un 30% de los trabajadores cotizan para pensiones y serán quienes tengan derecho a un ingreso fijo cuando estén viejos.


Ramírez destaca que urge estar siempre atentos a que los patronos hagan los respectivos depósitos al fondo de pensiones.

La geriatra Andrea pulido cuenta que muchas veces las personas no les dan tanta importancia a los achaques mientras trabajan, pero las enfermedades se les despiertan y complican con el sedentarismo y por el estrés que les ocasiona el desbalance económico. Anota que “cambian el acudir a trabajar por r a la EPS”.

Por su parte, Nidian Fonseca, administradora del programa de transición a la jubilación de la caja de compensación familiar Compensar, explica que las cosas más difíciles de dar el paso de la jubilación son desprenderse del “poder” que da el trabajo, el cambio de la rutina laboral por un estado en el cual muchas obligaciones y ocupaciones cesan, y el retorno a la cotidianidad del hogar, donde los roles de los integrantes mayores de la familia se transforman.

La especialista resalta que se trata de un tránsito más fácil de dar si se tiene una familia y/o una red de amigos, lo mismo que un proyecto de vida. Quien haya hecho del ámbito laboral su único universo la tendrán más difícil, aunque según Fonseca esto es cada vez más escaso, de manera que las personas suelen añorar el momento del retiro y faltando unos años emprenden una cuenta regresiva.

Así mismo, hay una variable de género, pues suele ser más fácil para las mujeres que para los hombres, por ser ellas, en general, más sociables y propensas a compartir en grupos. Solo hay que ver los clubes de la tercera edad para observar la diferencia.
Método para el retiro


Es tan serio el tema del retiro que la Ley 100 y el decreto reglamentario 36 de 1998 obligan a las empresas a generar programas de prejubilación. Hay varios aspectos sobre los cuales gira esta obligación: cómo hacer el duelo laboral; salud y nutrición, el uso del tiempo libre y emprendimiento.

A estos temas, en los cursos de 24 horas en promedio, que realiza dentro de las compañías y con sus afiliados, Compensar le ha añadido un ítem que trata sobre el “regreso” a casa, pues suele ocurrir que los jubilados se convierten en los simples mandaderos o en comodín para el cuidado de los nietos, cosa que no está bien.

De ahí que haya que generar habilidades para gestionar estos espacios y roles domésticos. La idea es que las 8 o 10 horas de la jornada laboral no pasen a ser de encierro en la casa para no dar pie a la depresión, el aburrimiento y los conflictos familiares.

Los expertos recomiendan programar un plan de ejercicios físicos, practicar juegos de pensamiento y actividades en grupo, y estar leyendo temas de actualidad con el fin de mantener el contacto con el mundo.

Es importante, según Fonseca, que el nuevo jubilado tome esta como una oportunidad para hacer realidad sueños que había dejado de lado, como visitar otro país, desarrollar hobby y hasta emprender una carrera nueva u oficio, pero ya no presionado por la necesidad de un ingreso, sino por diversión.

JUBILADOS DESPIERTAN EL INTERÉS DEL MERCADO

Los jubilados concitado hoy día el interés de instituciones y del mercado. El Gobierno y las cajas de compensación hacen programas para ellos, además, hay turismo para retirados, planes de recreación, turismo y salud para ellos.

La univesidad Eafit, de Medellín, tiene el programa mado ‘Saberes de vida’ para mantenerlos en contacto con el mundo actual.