‘Por la crisis, a las personas les da miedo perder su puesto’

Beltrán Benjumea asegura que las empresas del país quieren contratar ejecutivos de más de 45 años porque no dejan el cargo rápidamente. 

Beltrán Benjumea, director gerente de la firma Michael- Page Colombia.

Beltrán Benjumea, director gerente de la firma Michael- Page Colombia.

Beltrán Benjumea, director gerente de la firma Michael- Page Colombia.

Empleo
POR:
Portafolio
febrero 07 de 2016 - 10:21 p.m.
2016-02-07

Aunque la tasa de desempleo en Colombia haya disminuido al 8,9 por ciento el año pasado, buscar trabajo sigue siendo una tarea difícil. Es más, la situación tiende a complicarse debido a la desaceleración de la economía, lo que a su vez estanca el crecimiento y la generación de nuevas opciones laborales.


Beltrán Benjumea, director gerente de Page Group Colombia, una empresa cazatalentos que recibe 3.000 hojas de vida al mes, habló con Portafolio sobre las tendencias del mercado laboral.

¿Qué puestos son los más demandados?


La mayoría de las vacantes corresponden a funciones comerciales, especialmente ventas. Es el área que más rota. Solo se requiere experiencia en ventas y actitud.

A los jóvenes les piden experiencia pero no les dan la oportunidad para adquirirla. ¿Cómo romper ese círculo vicioso?

Eso solo se puede mediante las prácticas. Las empresas requieren practicantes o personas en formación, las cuales reclutan de los últimos semestres de las universidades. Eso es clave. Nosotros tenemos en cuenta el nivel de las prácticas, a la hora de seleccionar a un joven.

Su empresa, Michael Page, ¿recomienda a una persona cuya única experiencia sean las prácticas?

Claro que sí. Depende para el cargo al que se vaya a postular. Esa es una persona que ha laborado en un entorno de trabajo.

¿Cuáles son las profesiones de las personas que están buscando trabajo?

Actualmente, los que más se presentan son los ingenieros de petróleo, profesionales y técnicos. En todos los oficios de este sector. Luego están las personas que desarrollan labores relacionadas con el sector financiero, tales como contadores, tesoreros, cajeros.

¿Es común que haya personas que fueron empresarias y ahora quieran emplearse?

No es tan común, pero las hay. Son personas que antes eran empleadas, luego montaron su negocio y no tuvieron éxito.

Y ¿cuál es su opinión sobre este tipo de hojas de vida?

Es importante porque las empresas aprecian mucho a los emprendedores, que saben lo que es montar un negocio. Sin embargo, si esa persona ha durado muchos años de empresario, muy seguramente va a tener dificultades para adaptarse a su nueva condición de asalariado. No es fácil tener un jefe, cumplir horarios y condiciones.

¿Qué opinión tienen las firmas cazatalentos de una persona que haya cambiado muchas veces de puesto?

No suele gustar, ni a nosotros, ni a las empresas. En la cultura latina se premia la estabilidad.
Este es un punto en contra de los millennials…

Así es. A ellos no les gusta la estabilidad y quieren progresar muy rápido.

¿Eso hace que las empresas prefieran, hoy en día, a un experimentado que a un ‘millennial’?

El año pasado y lo que va del 2016 hemos contratado a muchas personas mayores de 50 años. Ante la coyuntura económica compleja, las empresas prefieren la experiencia y la estabilidad.

¿Cuáles son las edades más exitosas a la hora de competir por un puesto, en Colombia?

En altos directivos, personas de más de 45 años. El 70% de los puestos es para ellos. Luego, entre 35 y 45 años.

Para este tipo de cargos, pocas veces se nombra a un millennial, pero si es el caso se les exige o recomienda estabilidad.

¿En qué momento, el millennial cambia su actitud y mejora su estabilidad?

Hoy, ante la dificultad para conseguir empleo debido al momento coyuntural difícil de la economía, el millennial madura más rápido de lo que se dice. Las crisis educan. Durante la bonanza había opción de cambiar de trabajo cuantas veces quisiera. Hoy no es posible hacer eso.

¿Qué porcentaje de las personas que ustedes (Michael Page) logran colocar está entre 18 y 25 años?

Muy pocos. Porque nosotros, en Colombia, estamos en un nicho de mercado de mandos medios hacia arriba. Pero hay firmas de cazatalentos especializadas en reclutar personas de ese nivel, es decir, a puestos muy júnior.

¿A qué edad, el mercado laboral colombiano está jubilando a las personas?

Hasta hace poco era a los 50 años. A partir de ahí era difícil encontrar una opción. Sin embargo, la desaceleración de la economía ha llevado a las empresas a contratar personas con más experiencia. Nos hemos llevado la sorpresa de que en el primer mes de este año hemos colocado muchas personas mayores de 50 años.

¿Qué porcentaje de quienes les envían su hoja de vida son personas que están empleadas?

El 60 por ciento. El resto es gente que está desempleada o que sabe que se va a quedar sin trabajo pronto.

¿La crisis económica impulsa la productividad, por temor de los empleados a perder el puesto?

Así es. Hay mayor compromiso, disciplina y responsabilidad de los empleados, porque temen quedarse sin trabajo.

¿Qué porcentaje de las personas que están buscando puesto en Colombia son mujeres?

La mitad. Las universidades están sacando al mercado laboral más mujeres que hombres.

¿Cuántas hojas de vida reciben al mes?

Unas 3.000, solo nosotros. Al día entrevistamos 100.

LA ROTACIÓN HA DISMINUIDO DEBIDO A LA DESACELERACIÓN DE LA ECONOMÍA

¿Qué tan importante es la entrevista a la hora de conseguir empleo?

Es el 50%. Una de las características que tiene que tener hoy un profesional en el mundo, cualquiera que sea su profesión, es saber venderse. Hay mucha más competencia y cada vez más se llega a un cargo por mérito y no por recomendación.
La empatía es muy importante.

Pero ¿no es un error descartar a alguien altamente capacitado pero sin capacidad de expresión?

Tendrá que esforzarse. Pero hay que ver si el puesto requiere contacto con la gente o es para laborar en una oficina donde no hay que interrelacionarse con más personas. En el primer caso, no es necesario.

¿La rotación laboral en Colombia ha crecido?

El año pasado creció, pero prevemos que este año baje debido a la desaceleración de la economía. La inestabilidad económica produce miedo a cambiar de puesto o a perder el que se tiene. Todo cambio conlleva un riesgo.