Nos estamos volviendo viejos y quedando sin mano de obra

La población en edad de trabajar experimenta un menor ritmo de crecimiento. Condiciones demográficas y cambios generacionales, las razones.  

Ni usted ni sus finanzas están exentas de enfermedades, accidentes o el mal humor de su jefe que lo puede dejar sin empleo. Inic
Empleo
POR:
Portafolio
septiembre 07 de 2016 - 11:33 a.m.
2016-09-07

Los cambios generacionales de los últimos 10 años han provocado que hoy la población en edad de trabajar (PET) experimente un menor ritmo de crecimiento en el país.

De acuerdo con las cifras del Dane, en el 2006, esta población la conformaban 32,5 millones de personas, con un crecimiento del 1,7 %; mientras que hoy es de 37,6 millones de personas, pero crece al 1,4 % (Lea además: Un país de 60 millones de habitantes).

Aunque el número de personas es mayor que hace una década, el índice PET ha sentido una caída, por cuenta de que la población aumentó. Sin embargo, no lo ha hecho en la misma proporción que hace unos años, cuando las familias tenían más hijos.

En otras palabras, aunque a diario nacen colombianos, no nacen en la misma proporción que hace una década. Mientras tanto, el país ‘envejece’, situación que ha hecho que el índice de la población en edad de trabajar (12 a 62 años) disminuya.

Sumado a este fenómeno, estimaciones hechas por el Dane entre el 2005 y el 2020, con base al último censo en el país, indican que el 27 por ciento de las personas en edad de trabajar son mayores de 40 años, una edad en la que los colombianos empiezan a sentir muchas más trabas para emplearse de manera formal.

En la más reciente encuesta de Adecco, que mide las condiciones laborales de los colombianos, las cifras revelaron que “los contratos de término fijo se aplican en mayor medida a personas menores de 40 años”.

Así las cosas, es más sencillo emplearse antes de subir al ‘cuarto piso’, rango en que se concentra más de la cuarta parte del mercado laboral.

Según Marcela Castillo, de la dirección de Candidato y Servicio de Adecco, los colombianos empiezan a sentir muchas más dificultades a la hora de conseguir trabajo entre los 42 y 45 años.

Esto depende, dice Castillo, de varias variantes como el nivel profesional y lo que busca las empresas en los candidatos.

“Para cargos directivos las empresas buscan personal con experiencia: los 40 años es una buena edad para un directivo, mientras que a nivel operacional y otros cargos, las empresas prefieren gente joven”, señaló Marcela Castillo.

LOS JÓVENES QUIEREN TRABAJAR MENOS 


Pero además de que el país se está envejeciendo y que la oferta laboral es menor para las personas con mayor edad, hay una situación más que ha venido dejando sin mano de obra al país: la alta inactividad de los jóvenes.

Aunque en parte esto se debe a la falta de oportunidades del marcado laboral, a finales de 2015, el Dane reveló que el 35,6 por ciento de las personas en edad de trabajar estaban inactivas y entre las razones se contaba que acababan de terminar un trabajo temporal, estar adelantando estudios académicos o cumpliendo con responsabilidades familiares (Vea además: El 35,6 % la población en edad de trabajar está inactiva).

No obstante, en otro estudio reciente de Adecco, que medía las expectativas de los jóvenes, se evidenció que el 32 por ciento de los muchachos no tenían un trabajo renumerado, pero tampoco estaban estudiando.

Al preguntar sobre sus prioridades, respondieron que querían ocupar cargos directivos, pero tampoco querían permanecer mucho tiempo en una sola empresa. El 51 por ciento de las personas aseguraron querer cambiar de trabajo por lo menos una vez al año.

Para Stefano Farné, director del Observatorio Laboral de la Universidad Externado de Colombia, es lógico pensar que por el solo hecho de haber más personas en un país también habrá más trabajadores.

Sin embargo, esto no siempre es así y según él, las condiciones demográficas, deben ir de la mano de políticas públicas para generar más empleos y evitar que la mano de obra se acabe.