Así se celebrará el Día del Trabajo en Colombia

La ministra de Trabajo, Clara López, marchará junto a los trabajadores.
Sindicatos exigen mejoras para hacerle frente a los retos del mercado laboral.

Día del Trabajo

En Colombia, así como en otras partes del mundo, esta fecha será celebrada con varias movilizaciones, encabezadas por las centrales obreras.

Archivo particular

Empleo
POR:
Portafolio
abril 29 de 2016 - 03:02 p.m.
2016-04-29

En medio de un panorama de grandes desafíos en materia de temas laborales, por cuenta de las nuevas tecnologías que han desplazado algunos puestos de trabajo, el aumento de la informalidad y la desigualdad en la distribución de salarios, entre otros, este domingo se cumplirá un año más del Día Internacional del Trabajo.

En Colombia, así como en otras partes del mundo, esta fecha será celebrada con varias movilizaciones, encabezadas por las centrales obreras.

En esta ocasión, una de las movilizaciones contará por primera vez con la participación de un ministro de Trabajo.

La recién nombrada en ese cargo, Clara López Obregón, confirmó su participación en la marcha que se realizará en Valledupar, lugar donde se lleva a cabo el Festival Vallenato.

El anuncio de su presencia en la marcha se da en medio de una lluvia de críticas y de un rifirrafe político con varios miembros del Polo Democrático por haber aceptado el cargo, hecho que es considerado por este partido como una traición a sus ideales políticos y como una jugada del Gobierno para buscar acercamientos con la oposición, de cara a la firma del referendo por la paz.

Lo cierto es que la participación de la nueva ministra en las marchas de este domingo marcará historia y será una oportunidad de lograr un acercamiento con los trabajadores, en una de sus primeras apariciones tras su nombramiento en esta cartera.

“Hay una consigna de la CUT que me gusta: es ‘paz, soberanía y trabajo’ ”, dijo López Obregón frente a la pregunta sobre sus peticiones durante las marchas del primero de mayo.

¿QUÉ PIDEN LOS TRABAJADORES?


Durante la movilización obrera, la ministra López podrá escuchar de primera mano las necesidades de los trabajadores, quienes denuncian un aumento de la desigualdad, la informalidad, la precariedad laboral, la desprotección social y la impunidad de los crímenes cometidos contra los sindicalistas.

Para los trabajadores, la política económica es contraria a los intereses de la nación, pues, según los sindicatos, favorece a las multinacionales y el capital extranjero y no a los empleados.

Entre las peticiones hechas por las centrales de trabajadores están la exigencia de “un aumento general de salarios, el freno a la venta del patrimonio público, el fortalecimiento de salud y educación, el restablecimiento del valor del recargo nocturno, dominicales y festivos y el cumplimiento de los acuerdos con los pensionados y sectores agrarios, camioneros y taxistas”, entre otros.

Dentro del pliego de peticiones, que buscarán reivindicar con las manifestaciones, está también la exigencia de la derogatoria del decreto 583 del 8 de abril del presente año, bajo el cual se legaliza todo tipo de tercerización laboral en cualquier clase de empresa pública o privada si el intermediario cumple los derechos laborales individuales, con lo cual el empresario o estado pueden tercerizar cualquier actividad, incluso si es misional y permanente.

DATOS Y CIFRAS DEL TRABAJO EN COLOMBIA


Cede muy poco la enorme informalidad laboral: según la Central Unitaria de Trabajadores (Cut), para el 2015 la informalidad laboral fue de 64%, es decir, de cada 100 ocupados, 64 carecían de protección social.

Del total de ocupados sólo el 40,8% cotizaba a salud; 38% a pensiones; 37,5% estaba afiliado a una caja de compensación familiar; 36,3% cotizaba a cesantías y un 43,9% a riesgos laborales. La informalidad laboral es la principal causa del déficit pensional del país.

En 2015 se produjeron 723.836 accidentes laborales y fueron reconocidas 566 muertes en el trabajo, pero solo se conocen estadísticas de seguridad en el trabajo de personas afiliadas a las ARL, la minoría.

Bajos salarios y desigualdad en la redistribución de la riqueza: Este fenómeno, denuncia la Cut, se ve reflejado, por ejemplo, en el hecho de que en el país más del 40% de los ocupados que informaron sus ingresos devengó de 0 a un salario mínimo mensual y que Colombia sea uno de los países más desiguales de la región con un coeficiente de concentración de la riqueza, Gini, de 0,522.

Poblaciones en condición de desventaja en el mundo laboral: Aunque es generalizada la precariedad y la ausencia de derechos mínimos para los trabajadores colombianos existen poblaciones en condiciones más difíciles.

Las mujeres. Para el 2015, la brecha salarial de las mujeres permaneció 22% por debajo del ingreso promedio de los hombres; la tasa de ocupación de las mujeres fue de 48,3% mientras que la de los hombres se ubicó en 70,1%. Además fueron ellas las que más alto desempleo reportaron, 11,8% y 6,7% respectivamente.

Alrededor de 5 millones de mujeres se encontraban en la economía del cuidado sin remuneración, careciendo de todo reconocimiento por su trabajo y sin protección social. El trabajo doméstico estuvo compuesto en un 95% por mujeres.

Los jóvenes. La población joven (de 14 a 28 años) reportó una tasa de desempleo de 15,2%, 6,3 puntos superior al promedio nacional que fue de 8,9%. En total se encontraban desempleados 1.076.000 jóvenes que representaron el 50% del total de desempleados del país, es decir de cada 100 desempleados en Colombia, 50 eran jóvenes.

La tasa de desempleo de las mujeres jóvenes es de 20,5%, 9,2 puntos porcentuales superior a la de los hombres jóvenes que fue de 11,3%; por el otro, la tasa de desempleo de los jóvenes de la zona rural del país se ubicó en 10,5%.

La población rural. En 2015 había en el país 4.758.000 ocupados en el sector rural, de estos 2.893.000 trabajaban en la agricultura (60,8%) y 1.865.000 en las demás ramas de actividad económica (39,2%). De cada 100 ocupados en la ruralidad, 52 eran cuentapropistas, para un total de 2.456.000 ocupados en esta posición y sólo 34 eran ocupados asalariados.

La ausencia de trabajo decente en la ruralidad es grave, allí el 90,3% de los ocupados no está afiliado al sistema de riesgos laborales.