‘Fui promovida a gerente cuando
tenía tres meses de embarazo’

Mientras Marcela Perilla es ‘cabeza’ de Dell para Suramérica, también es
mamá. Reconoce que se necesita estar en una empresa que lo entienda.

Marcela Perilla, directora para Suramérica de Dell.

Marcela Perilla, directora para Suramérica de Dell.

Archivo particular

Empleo
POR:
Portafolio
mayo 07 de 2016 - 09:21 a.m.
2016-05-07

“No existe la Mujer Maravilla”. Marcela no miente sobre su vida y sobre cómo ha logrado ser mamá y directora para Suramérica de una de las empresas de tecnología más importantes, Dell. Y es que una de las pocas colombianas que luce un cargo de este nivel reconoce que sin la ayuda de su familia y las políticas de la compañía no lo hubiese logrado.

Hoy, con dos hijos de 13 y 15 años dice que no se arrepiente. Que jamás pensó en retirarse y se limitó a tomarse los tres meses de licencia legales que le brindaron en ambos casos.

Incluso, cuenta de la forma más natural, como si no entendiera por qué su situación es excepcional, que con tres meses de embarazo de su primer hijo la promovieron a gerente –diversos estudios aseguran que cada vez más mujeres dejan de lado su maternidad en pro de sus trabajos y, una vez embarazadas, el 75 % renuncia a sus sueños por los de sus hijos-.

Pero Marcela no desconoce que manejar los dos roles es un reto y, como buena empresaria, confiesa que todo el tiempo se presentan imprevistos que terminan por modificar los ‘planes perfectos’ fraguados en un inicio.

De hecho, habla claro: su desarrollo profesional siempre ha sido importante pero, si algo tiene prioridad para ella son sus hijos. Sus obligaciones laborales se ajustan a lo que les exigen los dos adolescentes.

Ha estado presente en todas las etapas de vida de ellos, cuando eran unos bebés, el primer día de colegio y a la hora de dar consejos que les sirva como marco de su adultez.

¿Qué hace esta mujer para que su rutina suene tan sencilla? Perilla tiene dos claves:

Una es su familia. Sí, sola no se puede o, para ser justos con las miles de mujeres colombianas a las que les toca, queda muy difícil. Además de contar que sus seres queridos han sido un apoyo permanente e importante para la crianza de sus hijos, destaca que tuvo el respaldo de sus jefes y de la organización. Ella sabe que este último aspecto es una suerte, pues en varias compañías hay una comprensión parcial del tema. Ella lo entiende y lo dice, “lamentablemente aún falta mucho por hacer en nuestra sociedad en este sentido”.

Otro de sus secretos es su mentalidad de ingeniera. No comienza un día sin tener un cronograma claro de pendientes y actividades por realizar. Con su organización y método, identifica los momentos críticos y los más tranquilos de su día que, conforme a sus prioridades, logra agendar y quedar tranquila con su elección.

“Las mujeres debemos sentirnos empoderadas de nuestra vida personal y profesional, y responsables de lo que sucede con nosotras, justamente por la decisión de ser mamás y profesionales”, añade.

¿Marcera hace diferencia entre los dos roles? No cree eso posible. Jamás se desconecta de su hogar ni se lo exige a quienes trabajan con ella.

Aunque, al final del día, sí encuentra una diferencia entre ser mamá y ejecutiva de Dell: el primero es un trabajo de tiempo completo.