¿A qué hora cae bien una siesta durante la jornada laboral?

Un descanso permite recargar energía, disminuir el cansancio y mejorar la productividad. Se recomienda hacer más pausas en la mañana que en la tarde.

El empleo más apetecido por los jóvenes de 20 años es el de gerente de marketing.  4,0 es la evaluación promedio.
Empleo
POR:
Portafolio
octubre 10 de 2016 - 04:41 p.m.
2016-10-10

En Colombia sigue habiendo gran tendencia a pensar que el empleado que más horas permanece en la oficina es quien mayor compromiso tiene con la empresa.

Si bien hay ocasiones en las que es necesario permanecer más horas de lo usual y dar la 'milla extra', siguen existiendo colaboradores que duran más tiempo en sus oficinas solo por obligación, ya que sus jefes consideran que no deben salir antes de ocho horas de trabajo, así hayan acabado sus responsabilidades del día.

Laura Alba, Human Resources & Business Partner de Michael Page, considera que “los horarios laborales deben pensarse para facilitar e incrementar el rendimiento de los empleados, si se quiere mejorar la productividad de las empresas, los horarios no deben superar las ocho horas diarias”.

Según estudios, los países con mayores índices de productividad no son los que trabajan más horas laborales. A esto se suma que exigirle de más al cuerpo durante una larga jornada de trabajo puede traer serios problemas de salud.

Esta especialista reconoce que no es posible generalizar el mejor momento para descansar dentro de la jornada de trabajo, ya que no todas las personas tienen el mismo horario laboral ni realizan el mismo tipo de actividades.

Sin embargo, teniendo en cuenta que durante la mañana es cuando las personas más energía tienen, hacer estas pausas en la media mañana resulta conveniente; lo ideal es que no exista gran espacio de tiempo entre la llegada del empleado y una pausa.

Es importante tomarse esos espacios de descanso,
de manera que se pueda recargar energía, disminuir el cansancio físico y mental, logrando así mejores resultados. Las pausas cortas y con cierta frecuencia, permiten reducir el cansancio en los trabajadores y son ideales no solo para velar por la salud de los empleados sino por su concentración, rendimiento y productividad durante el día.

“Es muy importante que el almuerzo no sea una pausa tan larga, ya que los estudios demuestran que las jornadas continuas aumentan los niveles de productividad. Es recomendable que el tiempo para el almuerzo sea entre 30 y 60 minutos, de manera que el rendimiento en la tarde sea mejor, ya que a medida que incrementan las horas trabajadas, el desempeño de la persona va disminuyendo” recomienda la experta.

Cada compañía deberá encontrar el balance con sus empleados, de manera que estos tengan el tiempo justo de descanso y se eviten abusos laborales.