¿Por qué en Colombia es más fácil conseguir un ascenso cambiando de empleador?

Los colombianos tardan entre dos y cinco años para lograr un mejor puesto laboral y sus salarios suelen aumentar un 20 %, aunque lograrlo no es fácil.

Sólo postúlese  para empleos que ama. Internet es su amigo durante este proceso, porque ya no tiene que ir a tocar puertas con una pila de CV en la mano para encontrar el trabajo que desea.

Los expertos desmitifican la creencia de que preguntar por los beneficios y el aumento de sueldo cuando se esté aplicando al ascenso está mal

123rf

Empleo
POR:
Portafolio
abril 20 de 2016 - 03:04 p.m.
2016-04-20

El 90 % de las empresas en el país lo conforman subalternos. Con esta cifra promediada, Andrés García, director de Forum Consulting, explica por qué es tan difícil ascender laboralmente en una compañía.

Sin embargo, García aclara que no es bueno generalizar, pues las condiciones dependen del tipo de trabajo.

Un ascenso en cargos operativos, explica García, toma entre dos a tres años en darse, mientras que para puestos administrativos los tiempos son de cuatro a cinco años.

La facilidad con la que se consigue avanzar en la carrera laboral también depende del sector al que se aplique. Mientras las promociones en los sectores de consumo masivo e hidrocarburos son más sencillas, en los de tecnología y servicios suelen ser más limitadas, a pesar de que se estén expandiendo y, por tanto, generen un buen número de vinculaciones.

Luis Hurtado, ‘senior consultant’ de Hays Colombia, está de acuerdo con García, agregando que el sector comercial es otro de los que tiene los tiempos más cortos a la hora de ascender. Sin embargo, para Hurtado el plazo promedio para lograr una promoción en el país es de un año. También asegura que un factor primordial que incide en qué tan fácil es avanzar en una compañía es la coyuntura: si a las petroleras les está yendo mal, no se esperaría que los empleados del sector estén gozando de este beneficio.

"Las empresas cada vez buscan más astronautas, teniendo los mejores
pilotos en sus filas", Andrés García,
director de Forum Consulting.

COMPARTIR EN TWITTER

Respecto a cuánto sube el salario, el promedio de García es el 20 %. Para el senior consultan de Hays Colombia, esta respuesta también está atada a las condiciones económicas locales e internacionales actuales. Hoy, con una desaceleración económica global que obliga a las compañías a reducir costos, ese porcentaje podría estar viéndose reducido entre un 7 y un 10 %, pues ese es el primer rubro en el que las empresas ahorran sus costos.

Pero Hurtado también anota que esta es una época de nuevas ‘oportunidades’: una persona puede ser promovida para que asuma las responsabilidades de dos o tres colegas de los que la empresa prescindió.

¿Qué debe hacer para lograr –por fin- ese ascenso que viene persiguiendo desde hace tanto tiempo?

Hurtado tiene recomendaciones puntuales: lo primordial es que entienda que un ascenso es como si aplicara a un nuevo trabajo. A la hora de ser entrevistado, hable en términos de logros y sea concreto en sus ideas, tenga un nivel de interlocución alto con las altas gerencias, asista impecable en su vestuario y cuantifique con cifras lo que usted ha hecho. Al final de la jornada, la meta es ‘venderse’ bien.

Para García, la pregunta correcta es qué debe suceder para conseguir esa promoción. Según el director de Forum Consulting los procesos dependen, en su mayoría, de los planes de carrera que tengan las organizaciones, procesos en los cuales el papel del empleado es más bien pasivo. Es decir, tiene que haber una vacante para que se piense en un ascenso.

Más grave aún resulta la tendencia de las compañías de buscar reemplazos por fuera de sus muros, a pesar de que la rotación continua de personal es uno de los costos más elevados en una empresa.

“Las organizaciones entran en una zona de confort con sus empleados, pues se acostumbran a que Pedro hace tales tareas y ya está. Cada vez buscan más astronautas, teniendo los mejores pilotos en sus filas”, añade García.

Las empresas se deberían preocupar por crear los espacios para que sus empleados tengan la posibilidad de prosperar, ese es el escenario ideal”, asegura Hurtado.

Como consecuencia de este escenario, el director de la headhunting (cazatalentos) también es honesto con lo que él considera una realidad nacional: en el país es más sencillo ascender si se cambia de empresa que pretendiendo hacerlo en la misma compañía.

Pero el también fundador de la app Dream Jobs no le echa toda la culpa a las empresas. Aunque asegura que el 80 % de esta realidad responde a la cultural del país, atribuye el otro 20 % a que los empleados no les gustan perder la comodidad que les da su puesto actual.

“Hay que estar perfeccionando constantemente las tareas diarias, adquiriendo habilidades blandas, entrenándose en liderazgo y robusteciendo los conocimientos ya obtenidos y que se están poniendo en práctica todos los días”, aconseja García.

¿Cuándo hay que perder las esperanzas de lograr un ascenso? En este punto, los expertos consultados por Portafolio.co tampoco están de acuerdo: Hurtado asegura que si al año usted ha cumplido con los objetivos planteados y no recibe ninguna propuesta debería abandonar la ilusión de ser promovido –al menos en esa empresa-. García le recomienda perder las esperanzas a los cuatro o cinco años.

Los expertos desmitifican la creencia de que preguntar por los beneficios y el aumento de sueldo cuando se esté aplicando al ascenso está mal, pues estos son elementos que hacen parte de la oportunidad de crecimiento de una empresa. Pero Hurtado recomienda que se cuestione al respecto no al inicio, sino durante el proceso.

Lo que el director de Forum Consulting sí considera un problema cuando se está en ese proceso es dejarse gobernar por la ansiedad. “Un ascenso puede generar frustraciones personales y eso limita muchísimo, hace que se tomen malas decisiones, que los empleados lleguen incluso a ser invasivos con sus superiores. Manifestar repetidamente la necesidad de crecer en una compañía puede causar el efecto contrario al deseado”, explica García.

Para Hurtado, los ‘pecados’ se resumen en tres: llegar tarde, no cuantificar logros y no hablar de cómo se llegaron a los resultados en equipo.

Y así como el mito del salario y los beneficios es falso, hay otro al que García sí le da veracidad: la existencia de la famosa ‘rosca’ que, según él, no solo es real sino que seguirá existiendo.

A su vez, también cree que este ‘problemita’ tiene antídoto: la empatía. García dice que el ser humano toma decisiones a través de este sentimiento el cual, acompañado con inteligencia emocional, podrían conformar el equipo ganador del ascenso.

Ana María Gutiérrez
Portafolio.co