Ser ‘millennial’ en Colombia
es cuestión de estrato

Jóvenes entre 22 y 36 años, con estabilidad socioeconómica, son emprendedores y desapegados a lo material. Los menos favorecidos, más tradicionales.

Millennials

Cuando un 'millenial' se adapta a una organización su aporte es importante y retenerlo se convierte en un reto para la empresas que lo emplea.  

123rf

Empleo
POR:
ana maría gutiérrez
febrero 22 de 2016 - 06:31 p.m.
2016-02-22

Considerarse un ‘millennial’ en Colombia parece ser un privilegio de los estratos altos. Básicamente, porque un joven con ingresos bajos no tiene las mismas posibilidades de acceder a la tecnología y los dispositivos móviles que le permitan estar al tanto de las tendencias globales. Tampoco cuenta con la estabilidad necesaria para asumir riesgos económicos, que es una de las características de esta nueva 'tribu' generacional.

Camilo Herrera, presidente de Raddar, firma consultora y analista de mercados y tendencias de consumo en el país, afirma que las personas en la base de la pirámide tienen expectativas diferentes, "pues no han asegurado su futuro ni el de su familia".  

Por esa razón, en Colombia la mayoría de los jóvenes de clase media y baja, con edades entre 22 y 36 años, aproximadamente, optan por un empleo estable, pues para la mayoría el dinero es necesario para tomar sus decisiones; también se inquietan por tener algún día una pensión y se entusiasman con la idea de estrenar carro, poder comprar una casa y conformar una familia.

Con menos intensidad se cumplen estas tendencias en esta población con niveles socio económicos medios y altos: gracias a un permanente acceso a la información están insertos en una comunidad global que moldea su pensamiento y replantea constantemente sus expectativas de vida.

Estos jóvenes, los más favorecidos económicamente, prefieren no estar en una empresa por más de dos años. Las ideas de emprender sus propios negocios, viajar y dejar para más adelante las preocupaciones propias de una persona mayor, como asegurar la pensión o tener un hogar, son temas que no los desvelan. Para estos, el dinero no es el fin, es una herramienta que les permite tener la vida que desean.

"Los 'millennials' están decididos a lograr lo extraordinario", García.

COMPARTIR EN TWITTER


¿Qué diferencia a esta población de 'millennials' colombianos frente a sus pares de países desarrollados como China o Alemania, por ejemplo?

Básicamente, los temas que los seducen. Mientras la generación alemana se preocupa por el medio ambiente y la salud, los colombianos están hablando de paz y pobreza, realidades que los toca.

Andrés García, director de Forum Consulting, destaca que encuentra más creatividad e innovación en la población joven local que en otras latitudes. “Las mismas dificultades sociales motivan a buscar diferentes alternativas de sustento”, explica.

Sin embargo, la desaceleración económica que protagoniza el mundo en la actualidad ha hecho cuestionar a varios expertos sobre si esta situación obligará a los ‘millennials’ a dejar de serlo – o al menos a replantear sus límites al asumir riesgos-.

¿QUIÉN CAMBIA A QUIÉN?

Esta generación, que conforma el 44 % de la fuerza laboral del mundo y ocupa el 60 % de los cargos en las organizaciones del país, está enfrentando en su fase más productiva una desaceleración económica global que dificulta sus condiciones de progreso.

El director de Michael Page para Colombia, Beltrán Benjumea, asegura que la recesión hace que estos jóvenes alteren sus prioridades, “aterricen sus expectativas y se enfrenten al mundo real”.

Benjumea dice que a sus manos llega un gran volumen de solicitudes de jóvenes en busca de empleo, y que para ellos se destina el 40 % de los altos cargos que buscan suplir en el mercado, mientras que el 60 % restante es para personas mayores de 40.

“La explicación es simple: las empresas entendieron que les sale menos costoso una persona estable dentro de una compañía que alguien que cobre menos y que se vaya a retirar al poco tiempo. La estabilidad es una inversión”; añade el director de esta head hunter.

El director de Forum Consulting concuerda con Benjumea explicando, además, que las crisis económicas generan ‘histerias colectivas’ en las que se percibe cómo la situación limita la toma de decisiones porque la oferta de opciones es escasa.

60
%
de los cargos en empresas en Colombia son ocupados por 'millennials'.


Camilo Herrera, presidente de Raddar, los contradice. Según este especialista en tendencias de consumo, hay dos realidades organizacionales con las que los jóvenes no comulgan: existen ciertas cosas que hay que hacer cada una con su debido proceso, y los ascensos rápidos no suelen ser comunes.

“Si algo es propio de esta edad y por ende de las personas en esta generación es el afán y que buscan ser jefes ya, para que las cosas sean como ellos quieren y tener un mejor ingreso, lo cual es casi siempre imposible”, explica Herrera.

Por ello, concluye que la desaceleración económica y el desempleo no los detienen y, en cambio, los incentiva más emprender y comenzar sus propios proyectos.

Aunque Herrera no niega que lo afirmado por Benjumea pueda ser cierto, plantea otra realidad: los ‘millennials’ que logran meterse en los mundos corporativos y comprenden sus normas tienden a ser exitosos.

“Tienen una visión de logro que no es común en personas de generaciones pasadas. Ellos están resueltos a lograr lo extraordinario, a romper paradigmas. Esa es una ventaja con la que compiten en el mercado laboral”, agrega García.

A diferencia de Herrera, Benjumea sí cree que la situación está haciendo que los jóvenes dejen a un lado los ‘sueños millennial’ por más educados e insertos en la cultura global en la que están, ya que son conscientes de que necesitan devengar para cumplir sus metas.

Sin embargo, apunta que hay ciertos sectores en los que tienen mayor cabida y en los que suelen prosperar con mayor facilidad, como el tecnológico y cierto segmento del financiero.

EMPRENDER NO ES MODA

Respecto a su espíritu emprendedor, García critica que en el país esta tendencia se ha convertido en una moda y que, al no tomarse con seriedad, se explica el por qué muchos de ellos fracasan y se ven obligados a regresar – o iniciarse – en el mercado laboral.

Al otro lado de la balanza están quienes aseguran que, insertos en un mercado que no sigue su filosofía, los ‘millennials’ son quienes están cambiando ‘las reglas del juego’ en sus trabajos.

“Se han convertido en un enorme reto para las empresas e incluso el sistema financiero. Antes, las compañías invertíamos millones de pesos formando a los empleados, bajo la premisa que ese capital se revertiría en el largo plazo, pero como ellos se van, este capital y tiempo se pierden”, explica el CEO de Raddar.

Contrario a lo que afirman los directores de las ‘cazatalentos’ consultadas por Portafolio.co, Herrera apunta que “saltar de una empresa a otra” es el mejor mecanismo de ascenso en cargo y sueldo, factor que los jóvenes han entendido. Para él, es tan clara la influencia de los ‘millennials’, que el gran tema en discusión dentro de los equipos de recursos humanos es la retención de ese talento.

Lo cierto es que los tres consultados coinciden en que esta generación resulta ser como un club al que no todos los menores de 40 pueden ingresar: dime a qué estrato perteneces, y te diré qué tan ‘millennial’ eres o puedes llegar a ser.