Síndrome del trabajador quemado: cuando el estrés arde

El agotamiento físico y psicológico, causado por la sensación de frustración laboral, son algunos síntomas de este trastorno.

Este trastorno, también conocido como síndrome del trabajor quemado debido a la sensación que experimentan quienes  lo sufren, afecta a nivel físico y psicológico a quienes viven en un estado de estrés, frustración y ansiedad permanentes.

Este trastorno, también conocido como síndrome del trabajor quemado debido a la sensación que experimentan quienes lo sufren, afecta a nivel físico y psicológico.

123rf

Empleo
POR:
Portafolio
mayo 22 de 2016 - 07:00 p.m.
2016-05-22

Tener la sensación de que se quema por dentro, junto al desgaste emocional y físico se le conoce como el síndrome del trabajador quemado o SB. Es un trastorno que se proyecta a nivel emocional, el cual se genera por un mal ambiente laboral y por la frustración que tienen algunos empleados que creen que no realizan bien su trabajo, provocando con esto alteraciones a nivel sicológico y físico.

En Europa, se realizó un estudio en el cual el Síndrome de Burnout ha afectado alrededor de 43 millones de trabajadores europeos. Entre los más afectados se encuentran psicoterapeutas, médicos, enfermeros y personal de rescate, que sufren lo que se conoce como ‘desgaste por empatía’, especialmente si trabajan con niños.

“El síndrome de Burnout no solo afecta al trabajador, también a la organización por la calidad de servicio que se presta. Se debe apostar por tener organizaciones saludables, donde se proteja al trabajador, y más en situaciones de estrés que a la larga, de manera crónica, pueden llevar al SB”, explica Esther Grau, coordinadora Máster en prevención e intervención sicológica de la Universidad Internacional de Valencia.

ESTRÉS LABORAL O BURNOUT

El estrés laboral hace que el cerebro se active, a veces, de forma positiva y permite que la persona enfrente las condiciones que le causan dificultad; pero si el estrés permanece, se transforma en crónico y afecta de forma negativa al individuo.

El SB sería el resultado de ese estrés crónico, en el que el trabajador no puede encarar el ambiente profesional que habita.

“La persona que tiene mucho trabajo siente estrés, pero no percibe la lejanía laboral, la crisis con su profesión o una distancia emocional; simplemente tiene mucho trabajo y siente estrés. Un sujeto que sufre el SB se ve afectado emocionalmente y va más allá de sentir presión en el trabajo”, señala María Claudia Peralta PhD. en Psicología Social de la Universidad Autónoma de Barcelona, España (UAB).

Experimentar un alto agotamiento físico y sicológico ocasiona que la persona sienta que no puede más con la atmósfera profesional, y perjudica la realización personal y su desempeño, es decir, sufre un desgaste permanente.

Por esto, también, afecta el ámbito familiar, y la persona siente que desperdicia su energía, que se quema o incinera al no obtener resultados.

CAUSA Y EFECTO

Las dolencias que provoca este síndrome afectan a quien lo padece y puede agravarse si no se identifica a tiempo. El sujeto puede sufrir fuertes dolores de espalda, de cabeza, molestias estomacales, tensión alta, problemas cardiacos o un infarto, al advertir una sensación de agotamiento permanente, de consumación corporal y emocional.

A la vez, percibe la imposibilidad de no poder realizar las actividades laborales, que no está a la altura de lo que le piden en el trabajo, falta de creatividad e incapacidad de resolver los conflictos interpersonales; esto desencadena despersonalización y distancia, pérdida de eficacia e impotencia en el individuo.

Ante estos casos se recomienda, como primer paso, visitar a un experto o especialista que le ayude a reconocer qué le sucede, para que pueda enfrentar el diagnóstico que este le da y así, le ayuda a mitigar la alteración, sicológica o física.

Después se debe entender que lo que padece se da por las condiciones que vive en el trabajo y por consiguiente, pueda expresar y verbalizar ese sentimiento de una forma tranquila, clara, y empiece a identificar qué factores en el ambiente le producen eso, para buscar la forma de cambiarlos y mejorarlos.