Tranquilo, no está obligado a un ascenso

Si no quiere tener un mejor puesto de inmediato, puede decirlo, lo importante es justificarlo.

buscar trabajo

Hay personas que, inteligentemente, rechazan un puesto porque saben que no se desempeñarán bien en él.

123RF

Empleo
POR:
Portafolio
junio 23 de 2017 - 07:17 p.m.
2017-06-23

Ser ascendido no es una buena noticia para todos. Hay personas que no quieren asumir nuevos retos o sienten que no están del todo preparadas. Si es su caso, dígalo con confianza, pues la empresa, su jefe y usted lo agradecerán.

“Los empleados no están obligados a decir que sí a una promoción, lo que sí es importante es que sepan cómo argumentarlo, pues a veces esto puede afectar su estadía laboral de mediano o largo plazo”, indicó John Badel, gerente en Colombia de Lee Hecht Harrison.

Nadie está obligado a asumir un nuevo cargo si siente que no tiene la preparación, las habilidades y la motivación suficientes.

Si está buscando trabajo, compre elempleo VIP

“No toda persona es ambiciosa y dispuesta a asumir retos mayores en su vida laboral, incluso cuando todo indica que podrían asumir ese reto con facilidad. Algunos empleados serán felices desempeñando el mismo cargo durante 18 años o más, pueden ser productivos en ese cargo y si se les promueve en contra de su voluntad, las cosas irán de mal en peor”, agregó Jairo Pinilla, director de Performia Colombia.

“Hay empresas más maduras que otras y que pueden entender esas decisiones, otras son más tradicionales y pueden pensar que una negativa a un mejor cargo se da porque la persona no tiene un alto compromiso, no le interesa, que carece de motivaciones o de expectativas en el futuro”, advirtió Badel.

Registre o actualice su hoja de vida en elempleo.com

Las motivaciones de un trabajador son muchas. Hay trabajadores que por razones personales no asumen un nuevo puesto, otros lo rechazan por su convicción o ética y también están las justificaciones que comprometen los resultados y habilidades futuras del candidato. Así se podrían mencionar casos como los de un profesional susceptible a manejar clientes enojados, una enfermera muy sensible para cuidar niños heridos o una persona con poca perseverancia para manejar negocios a largo plazo.

Laura Viviana Lesmes
Contenido@elempleo.com