Para mejorar ingresos y ocuparse en medio del desempleo, crecen los registros en Uber

Según cifras de Uber X, el 55 % de sus conductores se vinculó a la plataforma para complementar su ocupación principal. Aumenta el número de mujeres.

Uber seguirá operando, pese a que Gobierno lo declaró ilegal

Archivo Portafolio

Archivo Portafolio

Empleo
POR:
Javier Acosta
mayo 23 de 2016 - 09:55 a.m.
2016-05-23

El caso de Miguel Ramírez* es el de otros cientos de colombianos. Cuando Ramírez se ‘quebró’ y se vio obligado a vender su negocio, el cual había constituido en casi 20 años de trabajo, lo único que le quedó fue un pequeño apartamento en el noroccidente de Bogotá y un carro que había comprado recientemente, que tuvo dificultades para vender.

Ramírez recuerda que ambos bienes le generaban solo gastos, pues en el apartamento debía pagar impuestos y servicios, mientras que con el vehículo debía gastar en combustible, parqueaderos, impuestos y seguros, sin contar que estos costos eran altamente improductivos, ya que el carro permanecía parado por mucho tiempo.

Por eso, su decisión fue salir lo más pronto posible de su carro, pues sólo le generaba pérdidas. Fue en ese momento, cuando trataba de vender su Renault Sandero, que escuchó de Uber X.

“Un amigo me dijo que yo podía inscribir mi carro particular para prestar servicio de transporte”, le contó Miguel a Portafolio.co.

Dudó dos días antes de inscribirse por temores obvios de la reglamentación y de que su carro fuera blanco de ataques por parte de los conductores de servicios tradicionales, concretamente por los taxistas.

Casi nueve meses después de esta situación, Miguel Ramírez asegura que Uber X es una muy buena alternativa para generar ingresos, y además, le permite sacarle provecho a  la inversión que tiene representada en su carro.

Actualmente, junto con su esposa maneja un restaurante, pero sigue transportando a usuarios a través de esta plataforma, sin que esto le absorba mucho tiempo de su nuevo proyecto. Adicional a eso, pudo conservar su carro.

Al igual que Miguel, otros colombianos están encontrando en esta alternativa de Uber X una nueva opción de mejorar los ingresos, emplearse en periodos cesantes y tener flexibilidad para conducir y 'trabajar' en el tiempo en que lo necesiten. 

PERFIL DE ESTOS CONDUCTORES 

Para nadie es un secreto que las formas tradicionales de trabajar y maximizar ingresos están cambiando.

Hoy, por cuenta del competitivo panorama laboral, además de la disminución de la generación de plazas de trabajo, más personas buscan alternativas distintas a las de sentarse en un escritorio para, a final de mes, obtener un salario.

Emprendedores, empleados, desempleados y hasta amas de casa hacen parte de esta comunidad, basada en la economía colaborativa.

De acuerdo con cifras de la compañía, en el país el 6,8% de las personas que conducen con Uber son mujeres.

La cifra más alta de mujeres al volante la tiene Medellín, ya que representan el 9% de los conductores. 59% de las mujeres que conducen con Uber tiene más de 36 años.

Además, el 58% de los conductores tienen título profesional y 55% conducen como una actividad complementaria a su ocupación principal.

Las personas sin empleo representan el 16% de la flota y usan Uber como una fuente de ingreso mientras consiguen su próximo trabajo.

Una encuesta reciente, hecha por la misma compañía, arrojó que el 87% de los conductores que usan la plataforma valoran la flexibilidad de definir sus horarios.

En Uber Colombia explican que optar por esta posibilidad de trabajo e ingreso adicional es sencillo: solo se requiere ingresar a su plataforma y registrarse. Luego tendrá una jornada de capacitación e instrucción, y después podrá empezar a trabajar cuando empiece a interactuar con usuarios a través de la plataforma. La inscripción es gratuita.

REGLAMENTACIÓN SIGUE EN VEREMOS 

Todo esto ocurre aun en medio de un vacío reglamentario en el país. Si bien el Ministerio de Transporte reguló el servicio de lujo, la batalla jurídica continúa, pues Uber argumenta que es una plataforma tecnológica y no un servicio de transporte.

Mientras tanto, crece a diario el número de personas que se vincula a Uber X en el país, y esos colombianos reclaman de las autoridades una reglamentación clara para el uso de plataformas tecnológicas.

No es una batalla exclusiva del país. Grandes capitales del mundo también están librando esta disputa entre Gobiernos dubitativos, taxistas que reclaman que se prohíba Uber y esta nueva generación de trabajadores, como Miguel Ramírez, a quien ciertamente, la vida le sonríe gracias a esta oportunidad.

Javier Acosta
javaco@eltiempo.com
Portafolio.co