Vea las razones de los empresarios colombianos para apostarle al optimismo

Un análisis de Bancolombia prevé que la economía creció 3,2% en el primer trimestre. Pronto trámite de la tributaria despejaría más el panorama.

Industria

La producción industrial tuvo un buen repunte durante el primer trimestre del 2016. La producción real fabril aumenta y la confianza mejora.

Archivo Portafolio

Economía
POR:
Portafolio
abril 24 de 2016 - 08:10 p.m.
2016-04-24

En medio de un panorama convulsionado por diferentes factores internos y externos, la economía colombiana no solamente resiste la presión de los precios internacionales del petróleo y los minerales, sino que ha recobrado una tendencia creciente del optimismo por parte de algunos de sus principales protagonistas.

En efecto, a la manifestación de bienestar expresada por los hogares en varias encuestas de percepción sobre su situación personal, se suma ahora el optimismo de los industriales, soportado en las cifras de crecimiento del sector que, según el Dane, en febrero pasado creció 8,2 por ciento, impulsado por la entrada en operación de nuevas áreas de la refinería de Cartagena, y por la mejoría en la dinámica de sectores como los textiles y las confecciones.

Los analistas señalan que es normal que el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, convoque al país a no caer en el pesimismo, como lo hizo hace dos meses en una entrevista con El Tiempo, llama la atención que el positivismo venga del sector privado y los hogares, en medio de la oleada de críticas y situaciones adversas, que hacen ver al país peor de lo que señalan sus perspectivas.

El optimismo mantiene su tendencia al alza en las encuestas empresariales de la Andi y Fedesarrollo. De acuerdo con el Observador Semanal del Grupo Bancolombia, los analistas económicos de la entidad prevén que en el sondeo que Fedesarrollo publicará esta semana se mantendrá el optimismo estrechamente relacionado con el crecimiento del sector, que en los tres primeros meses del 2016 ronda un promedio de 8 por ciento.

Los analistas de Bancolombia sostienen que durante los primeros meses del 2016, la economía local ha venido experimentando un aterrizaje controlado, en medio de un ambiente de alta volatilidad en los mercados.

“Nuestro escenario indica que en el primer trimestre de 2016 la tasa de crecimiento podría haber sido similar al del cierre del año pasado, con una expectativa de 3,2%”.

El informe destaca, además, el comportamiento de las ventas al por menor, que después de varios meses de moderación registró un crecimiento de 5,4% en febrero pasado. “En el frente del comercio a pesar de los efectos negativos que ha generado la depreciación del tipo de cambio sobre algunos segmentos como los bienes durables y los productos importados, otros rubros relacionados con los bienes producidos localmente, tales como turismo y restaurantes se han visto favorecidos. Esto ha permitido que la confianza de los empresarios del sector se haya recuperado”.

El nuevo panorama de la economía ha incidido en la mejoría de la confianza empresarial, que en febrero aumentó 10,4 por ciento, el nivel más alto desde enero de 2012. “Prevemos que el optimismo de los comerciantes se mantenga en niveles similares a los registrados en el mes anterior (25,4%)”.

Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia, Andi, Bruce Mac Master, dice que, efectivamente, los agentes económicos han asimilado varios de los factores que estaban minando el ánimo general tales como la incertidumbre sobre la paz, la reforma tributaria, los precios del petróleo, la tasa de cambio y la inflación.

En su concepto, aunque algunos de estos frentes siguen latentes, los resultados de las encuestas empresariales y de consumo revelan que los consultados han reducido sus preocupaciones.

“Individualmente las compañías sienten que les está yendo bien y que van a continuar así, pese a que el conjunto de la economía refleje diferentes problemas e incertidumbres”, señala Mac Master.

Sin embargo, señala que la variable que aún está generando más inquietud es la de la reforma tributaria. Reiteró que es indispensable que el proyecto sea presentado al Congreso una vez comience la nueva legislatura, el próximo 20 de julio, para garantizar que haya discusión. “No queremos que el texto de la reforma se presente en el último trimestre para que no nos pase como en el 2014 y que se termine aprobando a través de un pupitrazo”, advierte.

LA INFLACIÓN. EL TORMENTO

Esta semana se realizará la reunión de la junta directiva del Banco de la República correspondiente a abril. Los analistas prevén un nuevo incremento de la tasa de interés de la entidad, con el objetivo de controlar la inflación, uno de los indicadores que mayor ruido le ha introducido a la economía en el último año.

Entre abril de 2015 y marzo de 2016, la inflación se ubicó en 7,98%, la cifra más alta desde octubre del 2001. Además, en el primer trimestre de este año, el costo de vida se encareció 3,55%.

Por lo anterior, los analistas creen que el Emisor aplicaría el próximo viernes un aumento de 0,25 puntos básicos, con lo cual la tasa de referencia se ubicará en 6,75%.