Más de 650 empresas del país ya emplean a excombatientes

Fuera de la estrategia laboral para exguerrilleros y exparas, la ACR ha apoyado unos 14.000 emprendimientos en 14 años, de los cuales 65% sobrevive.

Excombatientes

El 20 por ciento de los excombatientes tiene capacidad para emprender y el 80 % está más por emplearse.

Archivo particular

Economía
POR:
Portafolio
febrero 12 de 2017 - 12:36 p.m.
2017-02-12

En Colombia se han reincorporado a la vida civil unos 59.000 guerrilleros y paramilitares y uno de los retos del Gobierno y la sociedad es propiciarles condiciones que aseguren su subsistencia para que no reincidan.

Esa labor cobra más importancia ahora que un nuevo grupo, las Farc, se apresta a retornar a la vida civil. El director de la Agencia Colombiana de Reintegración (ACR), Joshua Mitrotti, explica cómo se asumirá ese reto. También habla de una feria virtual que se realizará en marzo para promover los proyectos productivos de desmovilizados. 

ACR

Joshua Mitrotti, reemplazó a Alejandro Éder en la ACR en noviembre del 2014. Es politólogo, historiador y especialista en periodismo.

Archivo particular

¿Cuántos proyectos productivos tienen los desmovilizados?

A partir de un modelo que dura 6,5 años, hemos desembolsado más de 14.000 proyectos productivos. Del 2011 al 2015 fueron alrededor de 6.500 proyectos productivos y la tasa de supervivencia está en alrededor del 65%. Lo que hemos aprendido es a perfilar muy bien a la gente para que su proyecto sirva para mejorar las condiciones personales y de su entorno.

¿Qué tipos de emprendimientos hay?

Hay mucho proyecto agrícola, como cultivos de frutas y hortalizas; tenemos unos proyectos fantásticos de creatividad, como personas que se han dado cuenta de que en ciertas comunidades faltan lavadoras, las compran y alquilan por horas el servicio de lavado. Con algunos aliados hemos desarrollado tiendas comunitarias, entre otros.
Además, hay muchos temas de servicios. Son proyectos inicialmente de supervivencia, de 2 a 8 millones de pesos, dependiendo del tipo de desmovilización por el que hayan entrado.

(Lea: Los retos de la economía tras el fin del conflicto). 

¿Cómo así?

Hace 14 años se estableció que a la gente del paramilitarismo les pagan $2 millones y para la gente de las Farc y el Eln son $8 millones.

¿Por qué la diferencia?

Porque en el 2003 se esperaba que los paramilitares, como venían juntos se iban a quedar juntos y se pensó que al ser tantos, uniendo sus $2 millones individuales se podían financiar los proyectos. Sin embargo, la realidad nos ha mostrado que tienen muchos problemas de asociatividad.

¿Y en los que viene con las Farc, qué tienen pensado?

Hay unos beneficios que se pactaron en el acuerdo de paz, que vienen muy en la lógica de lo que hemos tenido. Se habla de un 90% del salario mínimo durante 24 meses, con unos cumplimientos de una ruta; además, proyectos productivos individuales de $8 millones y de una fase de independización con un único pago por $2 millones. Ahora, en el marco del CNR (Consejo Nacional de Reincorporación), donde hay dos delegados de las Farc y dos del Gobierno (la ministra del Trabajo y yo) vamos a terminar de revisar la experiencia nacional e internacional y a mirar las expectativas que tiene esta comunidad de las Farc para acordar los lineamientos de la política pública que tendrá que implementar el Gobierno.

¿Saben cuántos son aptos para el emprendimiento?

La Universidad Nacional hará un censo que deberá estar listo en dos meses para ver el perfil de estas personas y poderlas acompañar en el tránsito de organización armada a una social, económica y política, donde habrá varias alternativas para cada uno de ellos.

¿Ese estudio ya empezó?

Va a empezar. Espero que sea de acá a las próximas tres semanas y tener resultados preliminares en dos a tres meses para comenzar a diseñar en el CNR la política pública de reincorporación efectiva y eficaz para los intereses de las Farc.

Ellos han dicho que quieren continuar unidos, en proyectos colectivos.

El objetivo no es romper con las Farc, sino hacer una transición para que se pueda aprovechar la visión comunitaria y colectiva que ellos tienen, siempre en respeto a las libertades individuales.

(Empresarios de Bogotá ayudarían a reintegrar guerrilleros). 

¿Cómo va la vinculación de los empresarios, que fue débil en otros procesos?

Uno de los grandes aprendizajes de la ACR en los últimos 14 años es que esto es posible si hay una corresponsabilidad absoluta de todos los actores sociales y de manera prioritaria del sector privado. Hace 11 años empezamos a trabajar de manera sistemática con el sector privado y hoy tenemos más de 650 empresas cooperando con la política de reintegración, que generan 2.000 empleos formales, pero adicionalmente son 8.000 puestos en que ellos no tienen idea de que están contratando desmovilizados. Eso habla muy bien de ellos.

Explíquese en el tema de los 8.000 últimos puestos

Porque los 2.000 se generan las 650 empresas es por intermedio mío y en alianzas. Los otros 8.000 es porque abren convocatoria y el desmovilizado, producto de los avances en su proyecto de vida, puede competir y ganar esos puestos. El sentido no es que nosotros seamos una bolsa de empleo para los desmovilizados.

VITRINA PARA PROYECTOS PRODUCTIVOS 

‘Una ventana para soñar’ es el proyecto que desarrollan desde mayo del 2016 la ACR, Usaid, OIM, la Universidad Eafit, Reconciliación Colombia y Colnodo, con el apoyo de Google.org.

El proyecto en su totalidad costó $800 millones.

Cien emprendedores (entre personas en proceso de reintegración y víctimas) de Bogotá, Medellín y Montería se capacitaron en temas como emprendimiento, mercadeo y perfil digital, gestión de marca, autoconocimiento e inteligencia emocional, finanzas y mercadeo.

En marzo tendrán una especie de feria virtual como vitrina para promover sus productos en el sitio www.unaventanaparasoñar.com. La idea es que el resto de los empresarios del país se vuelvan sus compradores y aliados.