En mayo el nivel de recaudo en Electricaribe llegó al 88,4% | Economía | Portafolio

En mayo el nivel de recaudo en Electricaribe llegó al 88,4%

Después de seis meses de intervención, la electrificadora de la costa recobra importantes índices en el flujo de caja.

Electricaribe

Electricaribe fue intervenida el 15 de noviembre del 2016 por la Superservicios.

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
junio 07 de 2017 - 10:23 p.m.
2017-06-07

A los seis meses de la intervención de Electricaribe por parte de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios (SSPD), esta entidad presenta su informe de gestión en el que revela que no solo recobra importantes índices en el flujo de caja, sino que presenta avances en los indicadores de cobro, pérdidas y calidad.

(Lea: Hasta 23.000 millones de dólares podría perder el país por demandas internacionales

En el citado texto, al que tuvo acceso Portafolio, señala que los ingresos, desde el inicio de la intervención y con corte a 31 de mayo del 2017, han sido de $2,28 billones (incluidos terceros, FOES y subsidios), mientras que los pagos han llegado a los $2,23 billones, de los cuales $1,52 billones fueron por concepto de pagos de energía a generadores y a XM –administrador del sistema interconectado–.

(Lea: EPM, interesada en parte del mercado de Electricaribe

En cuanto a la cancelación de la deuda de energía, el documento muestra que esta comprometió el 66,8% de los ingresos y el 68,4% de los pagos totales. Además, se atendieron las acreencias a los proveedores por $259.408 millones que representan el 11,4% de los ingresos y el 11,6% de los desembolsos.

(Lea: 'Colombia debe ofrecer seguridad jurídica’
El agente especial, Javier Lastra Fuscaldo, precisó que “a los seis meses de la intervención, se están viendo unos resultados favorables y positivos en términos de recaudo, el cual cerró para mayo en un 88,3%”.

Este último indicador, según el Agente Especial para Electricaribe, no se presentaba desde septiembre del 2014.

“Lo anterior ha sido el resultado de las estrategias diseñadas e implementadas, tales como: gestión social en las comunidades, financiamiento de deuda acorde a las capacidades económicas del cliente y recuperación de cartera oficial con cruce de impuestos”, resalta el informe.

“La apuesta es trazar estrategias que permitan mejorar el recaudo, acercarnos más a la comunidad para que vea a Electricaribe como una empresa que presta un servicio cada vez mejor, con el fin de que los usuarios cancelen a tiempo sus facturas”, enfatizó Lastra Fuscaldo.

Se debe recordar que en el indicador de cobro, desde el año 2011 (como dice el informe) se presentaba una tendencia decreciente del 9,37%, lo que representa aproximadamente $360.000 millones anuales en la caja de la electrificadora.

Con respecto al indicador de pérdidas de red, el reporte revela que en lo corrido del 2017 ha sido del 21,55%, pero que la meta al 31 de diciembre es disminuirlo en un 0,43%. “Las estrategias se están focalizando en incrementar la venta base para aumentar los ingresos de la compañía”, dice el texto.

Sobre el tema, el Agente Especial indicó que se ha logrado mantener la continuidad del servicio, con las interrupciones normales por el estado de la red.

“Esta es la meta de la intervención mientras se encuentra la solución definitiva, con la entrada de uno o unos nuevos operadores que inviertan para mejorar en la infraestructura”, dijo Lastra.

Sin embargo, el informe recalca que el “indicador de pérdidas, incluyendo irregularidades (energía consumida dejada de facturar), desde el 2013, ha venido presentando un incremento, como consecuencia de la desaceleración de las inversiones, especialmente en el 2015 y el 2016, con cifras cercanas a los $131.000 millones, valores estos muy inferiores para el Capex de una compañía del tamaño de Electricaribe”.

De acuerdo con el texto, además este indicador no ha presentado el crecimiento deseado ya que se “han facturado 141 gigavatios/ hora menos, por irregularidades después de la intervención: “Esto debido a la normalización del proceso de actas de irregularidades”.

Pero aclara que la afectación en la caja por este menor volumen de irregularidades es solo de $6.700 millones menos debido al bajo nivel de recaudo de este tipo de energía (aproximadamente 12%).

Finalmente, el documento resalta que en los indicadores de calidad relacionados con el tiempo de espera y atención de oficinas se han reducido en un 21%. Es decir, que antes de la intervención el promedio era de 35 minutos y hoy es de 28. “Además de la optimización en los procesos de atención, se ofrecen fórmulas a los usuarios para que realicen los pagos en carteras altas y atrasadas, dependiendo de su capacidad económica para que puedan atender su deuda”, explicó Lastra Fuscaldo.

Así, se busca que los usuarios atiendan el pago mensual de su factura, paguen la deuda anterior y continúen con el servicio.

Alfonso López Suárez
Redacción Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido