‘Es el momento de dar el paso hacia la cooperación política’

El responsable de la UE para América asegura que potenciar el desarrollo económico son los pilares a fortalecer con la Alianza del Pacífico.

Roland Schäfer, director adjunto para las Américas del Servicio Exterior de la Unión Europea (EEAS).

Roland Schäfer, director adjunto para las Américas del Servicio Exterior de la Unión Europea (EEAS).

Cortesía Delegración de la UE en Colombia

POR:
Portafolio
junio 28 de 2017 - 09:42 p.m.
2017-06-28

La Unión Europea ha mostrado en los últimos tiempos un mayor interés en fortalecer su relación con América Latina, lo que hace que la Alianza del Pacífico esté en el centro del interés del bloque en la región.

Es por esto que Portafolio habló con Roland Schäfer, director adjunto para las Américas del Servicio Exterior de la Unión Europea (EEAS), quien destacó que ha llegado el momento de dar un paso más hacia una cooperación política.

¿Cuál es su visión de la Alianza del Pacífico?

Para La Unión Europea, la Alianza del Pacífico es un proceso de integración muy relevante y, aunque ya tenemos acuerdos de intercambio con los cuatro países, nos interesa asociarnos a él, ya que compartimos las mismas perspectivas.

¿Buscan una mayor relación con el bloque?

Nos parece interesante dar un nuevo paso en la relación. Hasta ahora teníamos el contacto, pero es el momento en el que queremos ver un intento político de cooperación. Nos parece que hay dos aspectos fundamentales: el primero es aumentar todo lo relacionado con desarrollo económico y comercio y, el segundo, la perspectiva hacia Asia. La situación actual hace que este último tenga una gran relevancia, ya que las nuevas actitudes en el norte le han hecho ‘jaque mate’. En ese contexto, asociarnos con la Alianza nos parece natural. El objetivo es fortalecer la relación y darle un complemento más político.

¿Qué tipo de asociación?

No necesitamos ese tipo de formalidad en la relación. Sabemos muy bien que la UE no puede darles lecciones a otros y ni hacer que imiten lo que hemos hecho. La Alianza del Pacífico es diferente y necesita encontrar su camino en un contexto regional complejo. Lo que sí necesitamos es un compromiso político en los dos vectores anteriores.

¿Es cierto que la UE está cada vez más cerca de los bloques de la región?

Las relaciones con los bloques de América Latina es de una importancia primordial. En un contexto de proteccionismo es aún más crucial que los que proponen un orden internacional de libre comercio junten los esfuerzos, por eso estamos muy comprometidos en las negociaciones con Mercosur, que esperamos poder terminar a final de año, y estamos reformulando el acuerdo con México y Chile, dos miembros de la alianza. Todos estos son pactos que perseguimos desde hace mucho tiempo y queremos terminar este año.

La Alianza del Pacífico es algo nuevo, pero que se ha abierto rápidamente y se han visto unas mayores relaciones con Mercosur, es decir, lo natural ha vencido. La Alianza lo tiene todo para actuar dentro de Latinoamérica y, por eso, nos parece más importante fortalecer los lazos.

¿Debe tomar la UE el liderazgo en la región que EE. UU. dejaría vacante?

Cabe decir que no hemos esperado el cambio en Washington para hacer todo esto. Las negociaciones con Mercosur se desbloquearon en el 2015, al igual que la decisión con México o Cuba. Europa siempre ha estado presente con sus socios en América Latina y estos procesos no son una reacción. No quiere decir que no nos importe, y claramente este es un momento en el que hay una mayor responsabilidad, aunque la compartimos con todos los países de Latinoamérica.

¿Cómo ven la integración que se persigue entre toda Latinoamérica?

Naturalmente, creemos que es muy positivo y somos proclives a todos los procesos de integración; de hecho, estamos preparando la cumbre UE-Celac y avanzamos en nuestras asociaciones con la región. La UE siempre ha querido dejar la libertad para que cada zona busque los mecanismos que son mejores y estaremos ahí para apoyarlos.

La UE se ha comprometido mucho con el proceso de paz de Colombia, ¿cómo valoran la situación actual del país?

Colombia siempre ha sido ejemplo de éxito cuando queremos decir cómo la UE quiere apoyar un proceso de paz. Lo que se ha hecho es un proceso político impresionante y es la base para la evolución económica del futuro.

De hecho, el país es uno de los más prometedores para los inversores de Europa, pero necesita estabilidad y crear esa narrativa en la que el Estado aporta el orden necesario.

Conozco empresarios que desde hace más de 10 años tienen en su despacho el informe sobre Colombia y querían venir si se solucionaba este problema. Pero el proceso no ha acabado, ahora el desafío es seguir luchando contra el crimen organizado, el fraude o la minería ilegal, contra todo lo que amenaza el orden de la economía legal, y este es un proceso de largo plazo. No hay ningún país en el que la evolución política y económica estén tan ligadas.

¿Cuáles son los retos de la ‘nueva’ Unión Europea?

Europa siempre ha sido construida en tiempos de crisis. Pasó en los 90 con la refundación, y hoy estamos en otra crisis, con un liderazgo disputado en el que la UE se encuentra con la posibilidad de ser también un importante líder en este mundo multipolar. Ese es el nuevo desafío, tener el liderazgo político, económico y de seguridad.
Debemos actuar en un contexto complicado con todo lo que somos, y con pragmatismo.

Creo que estamos en el buen camino y la cooperación franco-alemana va a ser un pilar, al igual que la experiencia de Italia con el tema de los refugiados o de España con su conocimiento de América Latina; hay una posibilidad de que Europa sea ese líder que auna poder militar, económico y de valores.

¿Hará falta cambiar los tratados de la Unión?

No sé si tendremos otro cambio de tratados, aunque no es tan importante. No se puede imaginar que la UE no cambie al mismo ritmo que el mundo; si podemos adaptarnos, bien, pero si hay que cambiar, no podemos no hacerlo. Es hora de participar en la cooperación del mundo, como se ha visto con el hecho de que Colombia haya pedido apoyo para el proceso de paz. Este es un ejemplo de lo que podemos hacer en un mundo en el que la UE tiene una voz importante.

Rubén López Pérez
rublop@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido