‘Es natural que Canadá sea uno de los primeros miembros asociados’

El Ministro de Comercio afirma que su país fue el primer Estado no latinoamericano en ser observador de la Alianza del Pacífico.

François-Philippe Champagne, ministro de Comercio Internacional de Canadá.

François-Philippe Champagne, ministro de Comercio Internacional de Canadá.

Cortesía: Embajada de Canadá

POR:
Portafolio
junio 29 de 2017 - 09:11 p.m.
2017-06-29

“Canadá es el mejor socio para la Alianza del Pacífico”. De esta forma describe François-Philippe Champagne, ministro de Comercio Internacional de este país, sus vínculos con el bloque regional, una relación que, espera, se siga fortaleciendo.

Tal como le explicó a Portafolio, Canadá fue el primer país no latino en ser observador de la Alianza, por lo que cree que el paso natural es que también sea uno de los primeros en convertirse en un miembro asociado.

¿Qué tan relevante es Colombia como socio comercial de Canadá?

Para Canadá es muy importante. El comercio bilateral está en torno a los 1.600 millones de dólares canadienses (US$1.230 millones), y son más de 10.000 millones de dólares (US$7.700 millones) en inversiones de más de 100 compañías canadienses, por lo que es relevante tener presencia en el país. Además, somos líderes en una agenda de comercio progresivo e incluyente, por lo que estamos muy contentos de ver cómo podemos ayudar en estos temas.

¿Y dentro de una perspectiva regional?

Podemos decir que Colombia no tiene un mejor socio que Canadá al hablar de comercio. Es el segundo mercado más grande de exportación en Latinoamérica y el Caribe, por lo que obviamente es fundamental. Pero si además tenemos en cuenta la Alianza del Pacífico, lo que se ve es una oportunidad increíble para las dos partes. Este es un bloque de 225 millones de personas, con un comercio bilateral de alrededor de 50.000 millones de dólares canadienses (US$38.500 millones) y el 75% de las mercancías van a la Alianza del Pacífico. Por todo esto, es fundamental fortalecer nuestra relación. Canadá fue el primer país no latino que se convirtió en observador, y ahora el paso natural es ser uno de los primeros en convertirse en miembro asociado a la Alianza.

¿Por dónde pasan sus expectativas de la reunión de la Alianza del Pacífico?

El punto principal es que todavía hay espacio para acuerdos multilaterales en el mundo. Creo que la Alianza del Pacífico debe decir alto y claro que hay posibilidades para lograr un comercio abierto.

¿Qué enfoque tiene Canadá del comercio global?

En tiempos de incertidumbre, los países que creemos en un comercio abierto nos tenemos que unir para proporcionar mayores oportunidades. El primer ministro Trudeau me ha pedido una cosa, que este sea beneficioso para la gente, que dé trabajos para la clase media y que nos aseguremos de que los consumidores tengan mejores precios y opciones; el comercio es mucho más que reducir barreras. Las personas ven los beneficios, por lo que el foco de Canadá es ubicar a la gente en el centro de nuestra agenda, y es lo que venimos a hablar para fortalecer nuestra relación, queremos ser el mejor socio en prosperidad y seguridad.

¿Cuál es el significado de un comercio progresista?

Que en nuestros tratados nos aseguramos de tener capítulos que se preocupen por el medio ambiente, el mercado laboral, la diversidad cultural, o el derecho a que cada país haga sus leyes de acuerdo a sus propios intereses, es decir, asegurarnos de dar todas las oportunidades posibles.

¿Extenderán esta mayor relación a toda la región?

Canadá siempre persigue una estrategia de diversificación. Representamos una porción muy pequeña de la población mundial, pero somos el 2,4% del comercio internacional, este forma parte de nuestro ADN y, para nosotros, es clave estar en cualquier grupo que busque liberalizar el comercio. Por esto, también hablamos con Mercosur, hemos alcanzado un TLC con la Unión Europea, que esperamos que se aplique pronto, y desarrollamos discusiones sobre un posible acuerdo con China. Tenemos vínculos tanto en el Atlántico como en el Pacífico y, actualmente, contamos con acceso preferencial a 1.100 millones de consumidores.

¿Cómo les gustaría que se fortalecieran los vínculos con la Alianza Pacífico?

Hoy en día tenemos ya TLC con los cuatro miembros, pero está claro que queremos seguir avanzando. Por poner un ejemplo, en la modernización del TLC con Chile hemos incluido un capítulo para la equidad de género. Canadá es el socio natural de la Alianza del Pacífico, ya que compartimos valores e intereses comunes.

¿Cuáles son las principales oportunidades de comercio entre Colombia y Canadá?

Gran parte ha estado basado en los recursos naturales: minería, petróleo o gas, pero tenemos que ir más allá y creo que hay mucho que podemos hacer en educación, en tecnología limpia o agricultura, mejores prácticas. También es importante proveer oportunidades para las pymes, así como conectar los países o traer la tecnología y la experiencia. Y, por supuesto, no hay que olvidar el proceso de paz, en el que el comercio va a ser clave.

¿Cómo enfrentan las negociaciones del NAFTA?

Canadá y EE. UU. tienen una relación única, intercambiamos 2.000 millones de dólares canadienses en bienes y servicios al día y hay 400.000 personas que cruzan la frontera, somos el primer cliente y el principal proveedor de energía. No solo nos vendemos mutuamente, sino que hacemos cosas juntos. Es necesaria la modernización de un acuerdo como este y el principal reto es cómo hacemos que América del Norte sea más competitiva.

¿Están preocupados por un freno al TLC con la UE?

No estamos preocupados, hemos tenido un proceso de negociación totalmente abierto y transparente y este acuerdo es el más progresista que se ha hecho jamás, por lo que supone tener los mejores estándares; la negociación ha tenido a las personas en el centro.

Rubén López Pérez
rublop@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido