Este es el uso que se les da a los créditos en los hogares colombianos

Los créditos formales son utilizados principalmente para financiar actividades productivas e inversión, mientras que los informales son para consumo.

Billetes

Si bien ambos tienen acceso a todo tipo de préstamos, y los formales dominan, en el campo se ve una mayor participación de los informales.

Archivo Portafolio.co

Economía
POR:
Portafolio
agosto 22 de 2016 - 11:17 p.m.
2016-08-22

En la mayoría de los hogares hay algún tipo de deuda. La diferencia es que los créditos formales son utilizados principalmente para financiar actividades productivas e inversión, mientras que los informales son para consumo y pagar otros compromisos.

Así lo señala un estudio realizado por investigadores del Banco de la República, con el fin de establecer los factores que determinan el acceso al crédito en hogares urbanos y rurales. (Lea: El 85 por ciento de los créditos de vivienda se toma en pesos)

Si bien ambos tienen acceso a todo tipo de préstamos, y los formales dominan, en el campo se ve una mayor participación de los informales.

Según el estudio, el 59% de los hogares en las ciudades tiene algún tipo de deuda y de ellos, el 53 % tiene una sola obligación. En el otro extremo, es decir, con cuatro o más créditos, está el 10 % de las familias.

Al ver qué tipo de créditos son, el 79 % corresponde a los formales, lo que incluye entidades financieras, cooperativas, fondos de empleados, almacenes de cadena, entre otros.

Mientras tanto, el 30% tiene créditos informales que, vale recordar, no son únicamente el ‘gota a gota’, sino préstamos de familiares, amigos, la tienda de barrio y casas de empeño.

Los recursos son utilizados para comprar muebles y electrodomésticos (31%), comprar ropa y comida (25%), pagar deudas (23%), montar un negocio o invertir (18%), así como mejorar (14%) o comprar vivienda (11%).

En las áreas rurales, el 49% tiene al menos un crédito, de los cuales el 71% es formal y el 40% son informales. Su principal uso es para invertir en la finca, seguido por la compra de ropa y comida, la adquisición de otros activos, y el pago de deudas.

En ambos casos, el estudio encontró que los créditos del sector formal son usados para actividades de inversión y producción, y los informales son para consumo, lo que podría estar relacionado con los montos a los que pueden acceder en cada fuente.

Teniendo en cuenta que en ambos casos en promedio el 25% de sus créditos es para comprar ropa o comida, el estudio señala que esto “podría estar reflejando problemas de bajos ingresos para cubrir necesidades básicas de los hogares”.

OTROS FACTORES QUE INCIDEN

Según el estudio, en las ciudades los hombres casados o separados, y a medida que aumenta su nivel de educación, elevan la probabilidad de tener créditos formales con entidades financieras. En general, a mayor ingreso del hogar, son más propensos a tener más deudas formales y menos informales. Igualmente, en las familias más numerosas hay más probabilidades de tener obligaciones informales.

Las principales razones para caer en mora en las ciudades son un choque en el ingreso del hogar, mientras que en el campo es algún desastre natural.