Estudios ambientales ahora son interactivos

Estos mezclan fotografías, videos, imágenes en 360 grados, transparencias, entrevistas y textos. Son más rápidos de elaborar y evaluar.

Mapas

Las empresas interesadas los pueden conservar por tiempo indeterminado.

Economía
POR:
Portafolio
diciembre 19 de 2016 - 09:06 p.m.
2016-12-19

Videos, imágenes en 360 grados, fotografías, mapas con capas que se superponen con las transparencias que les quieran dar los interesados sobre zonas geológicas, hidrológicas, flora y fauna, entrevistas y texto hacen parte de los nuevos estudios para obtener licencias ambientales en minería, agricultura, petróleo y obras de infraestructura que realiza la empresa Atención Social Integral (ASI), recientemente premiada por la presidencia de la República en la modalidad de ‘Innovación en procesos productivos’.

Estos estudios de impactos ambientales interactivos comenzaron a realizar como una necesidad de la industria, asegura Gloria Lee, presidenta de la compañía, ya que hace todo más transparente y fácil de ver, evaluar y entender tanto por parte de las compañías interesadas como de las entidades gubernamentales.

Además permite ahorrar tiempo ya que los estudios por este sistema se elaboran en la mitad de lo normal y la evaluación se podría hacer hasta en 15 días hábiles, cuando en el momento lo mínimo son 55 días, con la facilidad de que con la tecnología aplicada, la verificación de la información por parte de las autoridades es mucho más fácil.

Vimos la necesidad de cambiar ese lenguaje muerto de los estudios para licencias ambientales que pueden ser hasta de 100.000 páginas, por uno de fotografías, videos, sonidos, entrevistas, interactividad, en donde los funcionarios pueden verificar además los documentos uno por uno, tal cual estuvieran en papel”, añade Lee.

La presidenta de ASI afirma que en la actualidad, además, los estudios también son presentados en papel, como lo exige la ley, pues como todas las compañías que los elaboran no tienen la capacidad para realizarlos de esta manera, las autoridades todavía no han implementado el sistema, pero la idea es que en el futuro todos los estudios se hagan de manera interactiva.

Estos estudios se entregan a manera de un enlace en internet (URL) o en un DVD, si la autoridad ambiental lo exige, por lo que también se ahorran miles de hojas de papel.
Lee aclara que esto también permitirá disminuir el costo de los estudios, los cuales pueden llegar a costar hasta 4.000 millones de pesos, según la amplitud del proyecto.

Y es que su compañía ha logrado disminuir el tiempo de elaboración a la mitad, ya que mientras una parte del equipo está trabajando en el campo y enviando la información diariamente a través de internet, otros están procesando la información en Bogotá, “antes había que esperar a que llegaran a Bogotá para comenzar a procesar la información”, menciona Lee.

Un proyecto de infraestructura necesita unos 50 ingenieros en el área por varios meses y con drones está labor solo necesita unos 15 días con una disponibilidad de 10 ingenieros.

Lee, con más de 30 años de experiencia en el campo, revela lo que debe ser el futuro de este ramo: que estos estudios dejen de lado el único objetivo de obtener la licencia para centrarse en la parte de seguimiento ambiental a los proyectos en tiempo real con la plataforma ‘Chila’, que también hace parte del proyecto, además de crear conciencia ambiental y eliminar la subjetividad para garantizar la calidad.

Chila es una gran innovación porque el seguimiento al impacto ambiental de los proyectos se puede hacer diariamente por parte de las autoridades y no hay que esperar, como ahora, hasta un año para saber el impacto ambiental que se causó en un área. Todos los días se puede subir la información desde el área, lo que sirve para prevenir muchas cosas”, explica Lee.

Para la ejecutiva, uno de los principales problemas con las licencias ambientales para proyectos en Colombia es que las compañías quieren mucho, el Gobierno dar muy poco y las comunidades se aprovechan, dicen que sí lo permiten y después quieren más y amenazan con no dejarlos hacer, “con este estudio interactivo se permite la integración de las comunidades con el proyecto y todo queda claro”, comenta.

Los estudios de impacto ambiental incluyen el concurso de profesionales de diferentes ramas como ingenieros ambientales, forestales, civiles, geólogos, profesionales sociales, hidrogeólogos, biólogos, fotógrafos, diseñadores, realizadores de video y pilotos de drones.

Pedro Vargas Núñez
Subeditor Portafolio