Exportaciones: a retomar la conquista africana

Aunque la coyuntura de los últimos tres años ha hecho que el comercio sea intermitente, las oportunidades no desaparecen.

Exportaciones

Archivo Portafolio.co

Economía
POR:
Portafolio
julio 25 de 2016 - 10:09 p.m.
2016-07-25

Como parte del desplome del comercio exterior colombiano en los últimos tres años, también hubo una especie de pausa en el descubrimiento del mercado africano.

Y aunque las cifras generales muestran inestabilidad en los volúmenes de comercio con ese continente, la realidad es que las dificultades de la coyuntura no han sido un obstáculo para que las empresas colombianas sigan abriéndose paso al otro lado del Atlántico.

Para dar una idea, registros de ProColombia señalan que el año pasado 130 empresas colombianas exportaron productos no minero energéticos a África por valor superior a 10.000 dólares.

La balanza comercial es ampliamente favorable para Colombia. Datos del Ministerio de Comercio señalan que, el año pasado, las exportaciones hacia África sumaron 326,5 millones de dólares, frente a importaciones por 117,2 millones de dólares.

Y, en lo corrido del 2016, las ventas externas de Colombia a ese mercado van en 133,1 millones de dólares, con compras por apenas 25 millones de dólares.

Esto se produce a pesar de que no hay una estrategia para ese mercado (como sí se ve en el comercio hacia otras regiones).

“Algunas empresas han llegado de manera individual y lo han hecho bien. Si bien han disminuido las exportaciones hacia varios países de ese continente debido a la coyuntura, África sigue siendo un mercado interesante, pues es un nicho atractivo para confitería, metalmecánica y maquinaria agrícola”, afirma Javier Díaz, presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex).

Como ocurre con otros socios, casi tres cuartas partes corresponden a petróleo y otros bienes minero energéticos. No obstante, los productos de actividades no extractivas están ganando terreno en África.

En el sector agrícola y agroindustrial se destacan el café, los productos de confitería, chocolates y panadería y la carne congelada. Mientras tanto, entre las manufacturas se cuentan layas, palas, picos y azadas, distintos tipos de aparatos y maquinaria, materiales de construcción, así como insumos (cueros, productos químicos, colorantes, etc.).

Otra señal de que la tarea está por hacerse es que, hasta ahora, la concentración es alta, pues apenas cinco países (Nigeria, Costa de Marfil, Sudáfrica, Argelia y Angola) abarcan el 65 por ciento de las exportaciones no minero energéticas.

EL POTENCIAL

Algo que podría considerarse una ventaja para las empresas de esta parte del mundo son ciertas similitudes de la población africana con la latinoamericana. De hecho, en ese continente la mayor parte de la población es joven, está aumentando la urbanización, y la clase media también está en expansión, según datos del Banco Africano de Desarrollo.

Esto, sin contar con que el tamaño de mercado es casi el doble que el de Latinoamérica, y se trata de un importador neto.

Y si bien varios países africanos también han tenido que restringir sus importaciones por el desplome de los precios del petróleo, la realidad es que la devaluación les ha permitido a las firmas colombianas competir con precio.

Además de los países mencionados previamente, hay otros en los que las empresas colombianas ya han dado algunos pasos y necesitan consolidarse.

Por ejemplo, Ghana es uno de los países que ha mostrado interés por comprar bienes colombianos. Es más, este año se han dado acercamientos con firmas que distribuyen productos de consumo masivo en ese país.

Por lo pronto, ProColombia ha identificado oportunidades puntuales en varios mercados, lo que incluye alimentos procesados y congelados para Sudáfrica, Marruecos, Kenia y Nigeria, herramientas, maquinaria, autopartes y medicamentos para Angola, así como plásticos y caucho para Marruecos y Kenia.

Sin embargo, el tema logístico es otro punto a mejorar, pues no hay conectividad directa ni aérea ni marítima, y las escalas se hacen en lugares que ni siquiera son equidistantes, como Estados Unidos o Europa.

luicon@eltiempo.com