Cosecha cafetera, en riesgo ante probabilidad de fenómeno de La Niña

Una temporada de lluvias provoca nubosidad, lo que impide que las plantaciones reciban sol, retrasando la floración y reduciendo la producción.

Roberto Vélez será electo como gerente de Federacafé
Economía
POR:
reuters
junio 21 de 2016 - 05:30 p.m.
2016-06-21

Los cultivadores de café de Colombia, que aún evalúan los daños del fenómeno de El Niño sobre la producción, se preparan para un nuevo golpe que llegaría de la mano de La Niña, dijo el máximo dirigente de la Federación Nacional de Cafeteros.

El Instituto de Estudios Ambientales elevó a un 76 por ciento la probabilidad de que el fenómeno climático de La Niña se produzca entre finales de este año y comienzos del 2017 con un incremento de las lluvias que podrían provocar inundaciones y afectar el sector agrícola.

La Niña afectó Colombia en 2010 y 2011 con fuertes lluvias que provocaron una caída de la producción de café, su principal exportación agrícola, por lo que se teme que el escenario se repita.

"Estamos recolectando todavía café que fue afectado por el Fenómeno del Niño con un problema claro de calidades por la presencia de granos de menor tamaño", dijo a Reuters el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Roberto Vélez.

El Niño, que se registró desde el segundo semestre del año pasado y hasta abril, provocó una escasez de lluvias, altas temperaturas y sequías en varias regiones de
Colombia, el primer productor mundial de café arábigo lavado, afectando la cosecha.

La falta de lluvias y las altas temperaturas hacen que el café se seque dentro de la cereza y que la almendra no crezca, lo que se evidencia en granos defectuosos.

"Nos preocupa el anuncio de un fenómeno de la Niña, nos preocupa el impacto que pueda tener sobre la caficultura. Para la caficultura es más dañino un fenómeno de La Niña que un fenómeno del Niño", aseguró el dirigente gremial.

Vélez explicó que una temporada de lluvias prolongada como la que se podría avecinar provoca nubosidad, lo que impide que las plantaciones de café reciban sol, retrasando la floración y reduciendo la producción.

Adicionalmente, el exceso de humedad se convierte en un factor propicio para la expansión del hongo de la roya, que destruye las hojas de los arbustos y reduce la cosecha. "El impacto que tiene la roya sobre los cafetales es devastador", aseguró Vélez.

Colombia es el tercer productor mundial de café después de Brasil y Vietnam, registró en el 2015 una producción de 14,1 millones de sacos de 60 kilos, la mayor en 23 años y recuperando sus niveles históricos tras cuatro años de incumplir su meta por las fuertes lluvias y un programa de renovación de cultivos.

Vélez estimó que la cosecha en 2016 podría cerrar en 14 millones de sacos, pero descartó la posibilidad de incrementar la producción con un aumento del área cultivada, actualmente en 960.000 hectáreas.

El dirigente reveló que mientras la productividad aumentó en Colombia a 18 sacos por hectárea desde 12 en el 2012, en Brasil es de entre 22 y 30 sacos y en Vietnam de hasta 50 sacos.

"El esfuerzo lo tenemos que hacer vía productividad. Tenemos 960.000 hectáreas con café, pero tenemos todavía una productividad por hectárea que dista mucho de lo que uno desearía", concluyó.