Nunca más

Nunca más

POR:
diciembre 16 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-12-16

Alguien me dijo hace unos años, exactamente en el 2003, terminadas las negociaciones para la definición del arancel externo común de la CAN, aún con la presencia de Venezuela y en la que se aprobó este mecanismo con la participación parcial del Perú: “Fíjese, Germán, no son cuentos de niños, también en la realidad los cisnes cantan e inmediatamente después se mueren”. Después de este hecho se retiró Venezuela y los conflictos de Colombia con ese país y Ecuador se hicieron insoportables. El papel del organismo técnico de la integración (la Secretaría General) no se observó por ninguna parte, pero ahí sigue. Dicen, y parecen tener razón los que así lo afirman, que institución internacional que tenga edificio propio jamás se muere, así algunos de sus habitantes se parezcan bastante a los fantasmas y deambulen por ahí disfrazados; en este caso, de funcionarios de una integración que por ahora no existe. Ingenuamente pensaba que esto era lo peor que le podía ocurrir a la Comunidad Andina. Hoy con las recientes revelaciones de los informes de los piratas electrónicos que le permiten a uno entender el por qué Drake se convirtió en Sir Francis Drake, sabemos que lo que Chávez y Correa decían era tristemente cierto: el gobierno colombiano tuvo la firme intención de invadir Venezuela en busca de la cúpula de las Farc, de hecho en parte lo hizo con la captura de Granda. Estuvimos, si a la locura se hubiese puesto cuidado, al borde de incendiar el vecindario. Nada más y nada menos. Tamaña estupidez. Tristemente, las revelaciones hoy conocidas, fortalecen internamente el Gobierno cuasi-dictatorial del gobernante venezolano. Hoy sus verdades a medias se convierten en certezas, tanto en sus denuncias sobre Uribe, como sobre el papel desestabilizador en Latinoamérica cumplido por los Estados Unidos de América y la utilización para ese fin de nuestro anterior gobierno. El hecho, que el gobierno Santos apele a la diplomacia y no al micrófono o a los hechos parece una política inteligente que permitirá que el pueblo venezolano se mire en el espejo, sin la interferencia de nuestro país. Sin embargo, hay que ser realistas, la desconfianza entre los gobiernos de los dos países hermanos continúa siendo evidente. Lo único que parecería pertenecer al pasado en nuestras relaciones es que no se continuará aplicando el aforismo de que el “fin justifica los medios”. Eso ya es mucho. No obstante, falta todo por hacer para reconstruir la confianza y, como PORTAFOLIO es un diario económico, no olvido decir que también el comercio y las relaciones económicas. ¿Será que en el 2010 cesó la "horrible noche" entre los dos países? ¿Se reconstruirán también las relaciones con Ecuador? ¿Se podrá diseñar una agenda de futuro, integradora y bolivariana, o simplemente lograremos consolidar una “coexistencia pacífica”, disque con el respeto a las diferencias, como si nuestros pueblos no consideraran necesaria la integración?. No hay nada oculto bajo el sol. Poco a poco vamos conociendo cada vez más verdades sobre lo que realmente ocurrió durante los últimos ocho años en Colombia. Vivan las denuncias sobre la barbarie de los gobernantes o sobre cualquier otra. Nunca más debemos permitir que estos demenciales comportamientos se repitan. Feliz año a los lectores, o por lo menos, tranquilo y sin ceguera. Poco a poco vamos conociendo más verda- des sobre lo que real- mente ocurrió durante los últimos 8 años en Colombia. Vivan las denuncias sobre la barbarie de los gobernantes o sobre cualquier otra”.GERMÁN UMAÑA MENDOZA Profesor universitario dgumanam@unal.edu.coANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido