11-S un día en que el mundo cambió

2001 El 11 de septiembre se convirtió en una fecha en que la seguridad, la política y la economía mundial cambiaron tras los atentados perpetrados en E.U. por la facción terrorista islámica Al Qaeda y que ocasionaron más de 3.000 muertos.

POR:
noviembre 27 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-27

El mundo vio cómo un símbolo de Nueva York, la Torres Gemelas, se derrumbaban luego de los atentados con aviones llenos de pasajeros. No obstante, la capital estadounidense, Washington, también se vio afectada por un atentado contra el Pentágono, la base neurálgica de la defensa de ese país, además un avión con pasajeros cayó cerca de la ciudad y del que se presume estaba destinado a ser estrellado contra la Casa Blanca, sede del presidente George W. Bush. El transporte aéreo de carga y de pasajeros cambió para siempre, así como la vigilancia y el control de centros comerciales, edificios gubernamentales y viviendas. Los analistas consideraron que la economía mundial tendría una larga secuencia de efectos, todos ellos negativos. Mientras el alcalde de Nueva York, Rudolf Giuliani, entregaba los certificados de defunción a los familiares de las víctimas de los atentados terroristas, los comerciantes y el resto de los neoyorquinos volvían a sus actividades normales. Más de 3.000 personas desaparecieron tras los atentados perpetrados en el World Trade Center de Nueva York. La información fue entregada por el alcalde Giuliani, quien lamentó decir que existían pocas posibilidades de encontrar a más personas con vida. El Presidente George W. Bush reconoció que Estados Unidos entraba en guerra contra el terrorismo para “liberar al mundo de los malvados”. Los ataques ocasionaron que los presidentes de los países más poderosos del mundo, liderados por George W. Bush, emprendieran una acción contra Afganistán, país en el que se ocultaron los principales jefes de la célula terrorista Al Qaeda y posteriormente contra Irak, país que presumiblemente desarrollaba armamento nuclear y su presidente, Sadam Hussein apoyaba a organizaciones terroristas. El líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, instigó a los musulmanes pakistaníes a defender el Islam contra la cruzada cristiana liderada por Estados Unidos. El mandatario estadounidense ordenó intensificar el operativo en Afganistán para capturar a Osama Bin Laden. Con la entrega de Kandahar, las tropas estadounidenses llegaron a la zona de Tora Bora, lugar que es señalado como el escondite más probable del terrorista saudí. Los diferentes analistas económicos coincidieron en que la demanda por productos y servicios desde E.U. tendería a bajar y sería necesario no solo buscar nuevos mercados, sino ajustarse y recurrir a alternativas para enfrentar este reto. Se estimó que el crecimiento económico global caería a 2,6 por ciento, un retroceso de más de dos puntos porcentuales con relación al 2000. El transporte aéreo de carga y de pasajeros cambió para siempre”.

Siga bajando para encontrar más contenido