‘Estoy 110 % de acuerdo con el TLC’

Si alguien aún le apuesta a una reducción, aunque sea leve, en las cotizaciones de petróleo, está equivocado.

POR:
mayo 12 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-12

Y es que mientras que en los diferentes países, y en especial en China e India, siga aumentado el número de carros que ruedan por las carreteras, la demanda de gasolina seguirá subiendo y por consiguiente también por el petróleo, lo que presiona las cotizaciones internacionales del crudo. Así lo señaló el profesor Arnold Harberger, uno de los más reconocidos economistas del mundo, hoy principal asesor económico de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional y profesor emérito de la Universidad de Chicago, quien estuvo de visita en el país por unos días. “En un sentido fundamental, debemos celebrar que estos auges de economías como China e India representan el escape de la pobreza de millones de personas. Y si eso nos deja la gasolina a cuatro dólares el galón, así sea”, precisó el profesor. En materia de biocombustibles se declara opositor a que los gobiernos subsidien o incentiven la producción de estos, y señala que es un asunto que debe nacer de las fuerzas económicas. Y por supuesto, le apuesta a la ratificación del TLC entre Colombia y Estados Unidos y no duda en cuestionar la posición de Nacy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, de darle largas al tema. “La cotización de Nancy Pelosi en nuestro mercado va bajando día tras día, mientras ella demora esto”, puntualizó. PORTAFOLIO indagó la opinión del profesor Harberger en diferentes temas: desde los altos precios del petróleo hasta los problemas y oportunidades que genera la devaluación del dólar frente al peso, pasando por la aprobación del Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Estados Unidos. ¿Cree que se van a sostener en los niveles actuales los precios del petróleo? ¿El mundo debe temer por esta alza? Es un evento que ha sorprendido a todo el mundo. Ni los mismos productores se habían imaginado el petróleo a 120 dólares el barril. La demanda de petróleo depende entre otras cosas, del número de autos trabajando en las carreteras del mundo, y esto especialmente pensando en China e India que están agregando a su inventario de autos millones de carros por año. Eso aumenta la demanda de gasolina enormemente año tras año. Este es un evento de la historia económica. Los gobiernos deben prepararse para seguir asumiendo estos precios altos del petróleo. ¿No van a bajar? Yo no voy a decir que van a seguir subiendo, pero estamos en rangos inusitadamente altos y yo creo que no vamos a tener petróleo en 20 ó 30 dólares el barril en un futuro visible. Va a seguir alto, en ese sentido, bastante más alto de lo que estamos acostumbrados en un pasado largo. ¿Cuál cree usted que es el efecto del uso de la tierra para la producción de biocombustibles? Yo soy partidario, fanático, de las fuerzas económicas y obviamente cuando tenemos petróleo a 120 dólares el barril, las fuerzas económicas van a buscar maneras de sustituir con otra cosa y el biodiésel entra como un caso obvio. Yo no creo que se deba tratar de impedir el traspaso de terrenos a producir biocombustibles. Pero tampoco digo que los gobiernos deben subsidiar eso o tratar de estimularlo. Que este producto luche por sí mismo y sin metas puestas por el Gobierno. En el caso de biodiésel, en especial en Estados Unidos, estamos teniendo mucho énfasis en el maíz, como el camino. Sabemos que la caña de azúcar es mucho mejor para la producción, lo hace más barato. Yo creo que eso debemos dejarlo a la lucha en el mercado entre los diferentes productos para encontrar finalmente las fuentes más baratas. ¿Cómo ve usted la economía de Estados Unidos, hay o no hay recesión? Hasta ahora no hay, pero el peligro existe y yo creo que las medidas tomadas han sido prudentes y útiles para limitar la merma de actividad. Si la definición ‘oficial’ de una recesión es dos trimestres de crecimientos negativos en términos reales, no hemos tenido los dos trimestres, ni un trimestre, pero seguramente tenemos tasas de crecimiento muy bajas y sería muy factible que con la revisión de las cifras del primer trimestre aún podría llegar a menos 1 ó menos 2 por ciento. Diría es que hasta ahora la situación no es tan terrible, y creo que es ‘casi un milagro’ que a pesar del trastorno financiero, con este mercado de hipotecas y la bancarrota de varios bancos, no hayamos sufrido mucho más de lo que hemos experimentado hasta ahora. Ante la posibilidad de una recesión, ¿cuáles considera usted que serían los países más afectados? Muy complicado. Uno diría que en la manera más directa, los países que venden más a Estados Unidos y ahí se incluyen Canadá, México y China, entre otros. Pero uno puede medirlo en dos términos: uno, los países que más exportan a Estados Unidos y esos son los mencionados. Otro puede ser los países que exportan mayor porcentaje de su Producto Interno Bruto a Estados Unidos y esos pueden ser países como Haití o República Dominicana, países muy chicos cuyas exportaciones no son en monto muy grandes pero son de suma importancia para ellos. Sería fácil imaginar que todo país consumidor de petróleo, ha sufrido ya mucho más por el aumento del precio del crudo que por lo que pudiera sufrir con esta merma en Estados Unidos, en una recesión modesta. ¿Cuál es su percepción de la economía mundial?, ¿Para dónde va? Soy muy optimista por la economía mundial, porque las locomotoras que ahora la están impulsando son India y China, y están ahí con mucha fuerza y vigor, adelantándose rápidamente. ¿Cómo explotar un fenómeno como la depreciación del dólar, en favor de Colombia? En general, la revaluación de dinero viene de una gran afluencia de divisas proveniente de alguna causa u otra. Ustedes tienen café a mejor precio, exportaciones de petróleo a mejor precio, entre otras. Yo no sé exactamente de dónde haya venido esta mayor afluencia de dólares, ojalá no sea de la cocaína, pero en general eso representa automáticamente mayor rentabilidad para el país, es decir, una mayor prosperidad en términos generales. Sin embargo, pone en determinado grado de peligro las actividades que se nutren de un dólar alto. Entonces cuando el precio del dólar baja, las actividades de exportación que necesitaban ese dólar alto para su prosperidad se ven perjudicadas. Existe en todo el mundo cuando pasa esto. En general, si uno mide el beneficio y costo para todo el país, en su totalidad se está beneficiando a pesar de que unos grupos dentro se afecten. Pero su costo está más que cancelado con el beneficio de los consumidores y de los productores de otros bienes. '' Soy muy optimista por la economía mundial, porque India y China son las locomotoras que la están impulsando”. '' El precio del crudo va a seguir alto, bastante más alto de lo que estamos acostumbrados en un pasado largo”. '' No se debe impedir el paso de terrenos para producir biocombustibles, pero los gobiernos tampoco deben estimularlo”.IMPRESIONES SOBRE EL TRATADO DE LIBRE COMERCIO CON ESTADOS UNIDOS El profesor Arnold Harberger también opinó sobre un tema muy importante para Colombia: el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. Como un fanático de las fuerzas económicas, el catedrático dejó en claro su posición ante el congelamiento por parte de Estados Unidos del TLC. Estas son sus impresiones. “Los economistas de Estados Unidos estamos 110 por ciento a favor del Tratado. Y no vemos ninguna razón económica, política ni otra para no pasarlo. Lamentamos cada vez que vemos en los diarios que pasa otro día más sin que el Tratado haya sido ratificado y por eso la cotización de Nancy Pelosi en nuestro mercado va bajando día tras día. Creo que al final de las cuentas el Tratado va a ser aceptado y que realmente es un tipo de chantaje que Pelosi trata de usar para ganar otros propósitos, en contrapartida por el apoyo al Tratado, pero no doy ninguna nota buena a ese tipo de trucos”.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido