En solo 15 años, el país cambió la cara

En tres lustros el país ha vivido tragedias naturales, líos con el vecindario, acciones guerrilleras, protestas, polémicas nacionales, polarización política y corrupción.

El desatraso vial será el mayor avance en los próximos 5 años.

Archivo particular

El desatraso vial será el mayor avance en los próximos 5 años.

Finanzas
POR:
septiembre 28 de 2015 - 08:36 p.m.
2015-09-28

Colombia parece otro país comparado con el que era hace apenas 15 años. De ser un Estado inviable saltó a uno de los milagros económicos de Amérca Latina, y se convirtió en la nación más atractiva para invertir en la región.

En efecto, los primeros tres lustros del nuevo milenio han sido prósperos y de mucho progreso para los colombianos. Así lo creen incluso los más pesimistas, quienes están de acuerdo en que el país es hoy radicalmente mejor al que teníamos cuando despuntó el siglo XXI.

Las cifras lo dicen todo. Crecimiento anual cercano al 4,5 por ciento, en promedio, el ingreso per cápita se triplicó, el desempleo era de 19,7 por ciento y hoy ronda el 9 por ciento, la inflación era casi tres veces superior a del año pasado, las exportaciones saltaron de 13.000 millones de dólares en el 2000 a 54.000 millones de dólares en 2014, el salario mínimo pasó de 260.100 pesos a 644.350 pesos, en tanto que la pobreza se redujo de cerca del 50 por ciento y hoy se encuentra en el 28,2 por ciento.

El presidente Juan Manuel Santos presentó recientemente los resultados de un estudio que señala que la clase media colombiana es superior en más de un millón de personas, frente al número de quienes están catalogados como pobres.

En el 2000 se hablaba del Caguán y la fracasada zona de despeje, hoy se espera con optimismo la firma de un acuerdo con las Farc sin ceder un milímetro del territorio nacional, hecho que se produciría en los próximos seis meses. A ello se sumaban innumerables grupos de paramilitares que hoy persisten disfrazados de bandas criminales dedicadas al negocio del narcotráfico.

En realidad, el país es distinto al de hace 15 años, en todos los sentidos. En este periodo, Colombia pasó por la guerra frontal con las grupos alzados en armas, y está cerca de cerrar este costoso ciclo en vidas, con la firma de un acuerdo de paz.

El camino recorrido ha estado lleno de espinas: tragedias por sequía e invierno, problemas con el vecindario, incursiones de la guerrilla, descontento de diferentes sectores de la comunidad, estrés ambiental, polémicas nacionales, polarización política y graves escándalos por corrupción. La banca de capital local se volvió multinacional, decenas de empresas y cadenas de supermercados se globalizaron, el país tiene vigentes 15 Tratados de Libre Comercio con los principales bloques económicos y aliados estratégicos, y avanza en su objetivo de ingresar a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), conocida como el club de los países en desarrollo.

En conclusión, los colombianos pueden decir que en este milenio, todo tiempo futuro puede ser mejor.

LA REELECCIÓN PRESIDENCIAL VINO Y SE FUE

El cambio de un artículo de la Constitución Nacional fue el acontecimiento de mayor impacto en la política colombiana en los últimos tres lustros. El país ha tenido prácticamente dos presidentes en lo que va del Siglo XXI, cuando en realidad podía haber tenido cuatro. En efecto, la decisión del presidente Álvaro Uribe Vélez de revivir la reelección, aunque fue un hecho político, tuvo un gran impacto en la vida nacional. Se resquebrajó el equilibrio de poderes, se modificaron los periodos de alcaldes y gobernadores y el país se polarizó. Pero, en solo 15 años, la reelección vino y se fue.