Un 15% del total de las ventas colombianas al exterior entre enero y abril de 2008 se hicieron a Europa

Según estadísticas oficiales, estas representaron 1.812,6 millones de dólares. La mayor parte de la facturación corresponde a productos básicos, sin mayor valor agregado y sin generar mucho empleo.

POR:
julio 15 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-15

La participación de las llamadas Exportaciones No Tradicionales (ENT) no alcanza a una cuarta parte.  En el primer trimestre del año, según información del Dane, las ENT al mercado comunitario participaron con el 24,7 por ciento del total exportado a esta región y con un escaso 8,3 por ciento dentro de las ENT a todo destino.

Lo anterior, pese a que desde el primero de enero del 2006, con la entrada en vigencia del Sistema Generalizado de Preferencias SGP Plus, el 80 por ciento de las exportaciones colombianas pueden entrar a este gigantesco mercado sin pagar aranceles.

Aprovechar preferencias

El potencial exportador en las no tradicionales, sin embargo, es mucho mayor dado el tratamiento arancelario por cuenta del SGP Plus, cuya primera fase de revisión por parte de la UE irá hasta el 31 de diciembre de este año.

De acuerdo con información del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, además del café, carbón y ferroníquel (productos clasificados dentro de los tradicionales y que son el 63 por ciento de las ventas a Europa), un 17 por ciento adicional está libre del pago de aranceles.

Entre los principales bienes beneficiados con arancel cero están las flores, las frutas tropicales incluidas mandarinas, cebollas, puerros, coles, colifores, repollos y las ensaladas de verduras y alimentos para perros y gatos.

Igualmente, atún y en general productos de la pesca; el camarón paga un arancel reducido de 3,6 por ciento. También, extractos de café, café descafeinado, tostado, molido y liofilizado, aceite de palma, tabaco, cacao, jugos de frutas, cueros y pieles (liberalizados), bolsos de mano, calzado, textiles, confecciones, lencería, ropa interior, terciopelo, medias pantalón, polímeros, polipropileno, vidrio templado, herbicidas y peces ornamentales.

Vender a la UE, no obstante las facilidades arancelarias, es diferente a hacerlo al mercado estadounidense, donde dos factores determinantes son el precio y los volúmenes de pedido.

Al consumidor europeo, a quien también le interesa el precio aunque no como aspecto decisivo, se le llega con diseño, moda, colores, empaque, texturas, en el caso de los productos manufacturados, y con procesos productivos 'amables' con el ambiente y el respeto empresarial a los derechos de los trabajadores.

Allá existen nichos de mercado que pueden ser atendidos por empresas colombianas, claro, siempre y cuando cumplan también con los requisitos de sanidad, seguridad y calidad de los productos y medios de transporte.

Los dos puntos anteriores son el examen final, y en este es donde se raja más de un exportador.

Siga bajando para encontrar más contenido