200 mil manizaleños se volcaron a las calles para pedir la libertad de los secuestrados

La historia se repitió. Como el 4 de febrero pasado, un río humano cubrió las principales calles de la capital de Caldas para exigir la liberación de los secuestrados.

POR:
julio 20 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-20

La marcha partió desde en frente del conjunto cerrado La Estación, sobre la Avenida Santander a las 10 de la mañana, arribó al sector de Fundadores, continuó por la carrera 22 y terminó en la Plaza de Bolívar, donde se realizó el Concierto Nacional por la celebración del 20 de julio.

Una temperatura agradable acompañó la masiva movilización, en la que las camisetas blancas, las banderas de Colombia y pancartas y carteles con mensajes fueron la nota predominante.

Familias enteras dejaron sus actividades dominicales para unirse al clamor nacional. Niños, adultos, viejos y mascotas recorrieron las calles.

Martha Beltrán marchó portando un cartel en el que pedía la libertad del cabo primero Libio José Martínez, secuestrado en la base de Patascoy, Nariño, en 1997.

Wilson Escobar destacó la espontaneidad de los manizaleños que en un domingo salieron de sus casas o cambiaron sus actividades tradicionales para marchar.

"Queremos verlos libres ya", "Colombia sin cadenas", "Liberenlos ya, el pueblo lo exige", eran algunas de las consignas que llevaron los marchantes.

Entre la multitud estuvieron Martha Arango y Juan Carlos, esposa e hijo del ex congresista caldense Óscar Tulio Lizcano, quien fue secuestrado por las Farc hace ocho años.

"Me dicen que esta marcha es más grande que la del 4 de febrero. Es maravilloso", dijo emocionada doña Martha.

Los niños se lucieron

El Gran Concierto Nacional en Manizales se realizó en la Plaza de Bolívar y contó con la participación del sistema de orquestas Batuta de la ciudad, la Orquesta de Cámara de Caldas y la Orquesta Sinfónica Juvenil de la Universidad de Caldas.

En total 200 niños y jóvenes músicos, que lucieron camisetas blancas y pañoletas con el tricolor patrio, participaron en el evento.

La Orquesta Sinfónica Juvenil Batuta, dirigida por el maestro Nelson Monroy, interpretó un variado repertorio de música colombiana que cautivó a miles de personas que participaron en la marcha por la Libertad y el Desfile en commemoración del 20 de julio.

La piel se puso de gallina cuando la orquesta interpretó el que ya es un himno del país, la cumbia 'Colombia, tierra querida', que fue cantado y bailado por los asistentes.

El concierto concluyó después de las 2 de la tarde y bajo un sol radiante con la interpretación de las orquestas Batuta del pasadoble 'Feria de Manizales'.

MANIZALES

Siga bajando para encontrar más contenido