El 2008 arrancó menos optimista

Las expectativas de los empresarios colombianos cedieron en el primer trimestre del año. Aunque en forma leve, aumentaron los temores por la situación futura del país, bajó el ánimo para realizar inversiones en Colombia y en el exterior, creció la preocupación por las tasas de interés y los impuestos, las empresas reportaron menores ventas y se registró un descenso de la cartera, la producción y los inventarios.

POR:
mayo 14 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-14

Sin embargo, el panorama del comienzo del 2008 no es de pánico ni mucho menos catastrófico. De acuerdo con los resultados de la encuesta de Clima Empresarial, realizada por Datexco para PORTAFOLIO entre 1.070 empresarios de 12 ciudades del país, la percepción sobre la economía del país sigue siendo de optimismo. Los ejecutivos encuestados reconocen que el 2008 no tendrá la misma dinámica del año pasado, cuando el crecimiento del Producto Interno Bruto fue de 7,5 por ciento. En opinión de la mayoría de los empresarios, aunque su visión sobre la situación del país es menos favorable que la de un año atrás, los negocios seguirán mostrando buenos resultados. Según la encuesta de Opinómetro, las expectativas positivas sobre el país disminuyeron levemente en el primer trimestre del presente año, pero a la hora de pronosticar el comportamiento para el resto del 2008, la mayoría, el 53 por ciento de los consultados, cree que la situación general del país tiende a mejorar. Sin embargo, hay varias cosas que han comenzado a preocupar a los ejecutivos de las empresas. Por ejemplo, las tasas de interés se han convertido en una de las principales fuentes de temor. También se mantiene vigente la alerta por el alto desempleo, el cual durante el 2007 no logró la recuperación esperada, a pesar de la buena dinámica de crecimiento de la economía. Aún así, el 12,5 por ciento de los consultados reportó contrataciones a término indefinido durante el periodo enero-marzo. También sigue siendo alta la preocupación por el contrabando. El 12,8 por ciento asegura que este fue el problema que más afectó a sus empresas en los tres primeros meses del año. Llama la atención que los empresarios no han incluido la inflación como una de sus preocupaciones, pese a que este es uno de los factores que ha encendido las alarmas de la evolución de la economía en el presente año. En conclusión, los empresarios perciben un menor ritmo en sus negocios, pero mantienen las expectativas favorables sobre los resultados para el presente año. Estas opiniones coinciden con las cifras oficiales que han sido dadas a conocer en el primer trimestre, la cuales en su mayoría muestran una desaceleración del sector productivo, pero sin alcanzar niveles preocupantes.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido