El 2011 será el mejor año del sector vivienda

Durante el primer semestre del 2011 se iniciaron 5,1 millones de metros cuadrados de vivienda en las quince principales ciudades del país, siendo esta la cifra más alta alcanzada por los constructores de estos municipios.

POR:
septiembre 15 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-09-15

Al analizar cada componente del ciclo edificador de vivienda, vemos que avanzamos por el camino indicado: en términos anuales las ventas crecen al 15%, las unidades licenciadas a un ritmo de 69%, las viviendas iniciadas crecen al 18% y la financiación de hipotecas se expande a una tasa anual de 16%. En niveles, estas variables registran valores récord en la historia del sector vivienda e hipotecario del país (ver gráfico). La extraordinaria coyuntura por la que atraviesa el sector es el resultado de la aplicación de una política de vivienda que se fundamenta en un enfoque mixto que busca, no sólo que en el país se construya un millón de viviendas, sino, lo más importante, que un millón de familias colombianas puedan adquirirlas. Por el lado de la demanda, estamos articulando por primera vez y con éxito instrumentos como el subsidio, el crédito y el ahorro; y vamos a desarrollar el arrendamiento con opción de compra, como una modalidad que permitirá que muchos hogares adquieran vivienda, aportando al mes lo mismo que hoy están pagando por su vivienda en arriendo. Estas herramientas estarán dirigidas, fundamentalmente, a hogares de bajos ingresos y vinculados a la economía informal. Por el lado de la oferta, estamos estimulando la construcción masiva de vivienda de interés prioritario con la reincorporación de los macroproyectos de vivienda a nuestro ordenamiento jurídico (Ley 1469 de 2011) y con la optimización del uso del suelo, estimulando el redesarrollo y la renovación urbana de la ciudad ya construida (Ley del PND). A estos instrumentos debemos sumar la creación de un subsidio de oferta dirigido al urbanismo de los proyectos estructurados con el acompañamiento de la nación y dirigidos a la población más vulnerable del país, como lo son los hogares en situación de desplazamiento. Mención especial merece el instrumento de subsidio a la tasa de interés, que hemos denominado en esta administración 'El premio al buen pagador'. El Gobierno Nacional ha inyectado al Frech $337 mil millones que nos ha permitido contar con 136 mil cupos que, sin lugar a dudas, ha influenciado la decisión de compra de los hogares. La virtud del instrumento radica en que reduce el monto de la cuota mensual del crédito, aliviando así el flujo de caja de los hogares y permitiendo el acceso al sistema financiero formal, de miles de familias que sin el subsidio no tendrían la oportunidad de ser elegibles para un crédito hipotecario. Para el mes de noviembre, fecha en que se agotan los cupos actuales, el Gobierno Nacional presentará al país una nueva reglamentación del instrumento, que le permitirá al sector contar con 175 mil nuevos cupos para los próximos años, los cuales serán focalizados en vivienda de interés social y prioritaria. Bajo este contexto, la creación del nuevo Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio se constituye en una oportunidad histórica para fortalecer la capacidad institucional y técnica del sector y para consolidar las competencias de la nación en política de vivienda, agua potable y desarrollo territorial, ampliando los objetivos y diversificando los instrumentos de intervención. El reto del nuevo ministerio será lograr una efectiva articulación de las políticas de vivienda y financiación hipotecaria, con las de agua potable y desarrollo territorial, bajo el contexto de ciudades sostenibles. En línea con lo anterior, el nuevo ministerio deberá diseñar de manera efectiva estrategias regionales para el adecuado uso del suelo, para la eficiente financiación de las ciudades y de su infraestructura, garantizando el debido equilibrio entre las expectativas de crecimiento urbano, la protección ambiental, la valoración del componente rural y las relaciones subregionales entre municipios. De esta manera, si logramos avanzar en todos los aspectos relacionados con el desarrollo urbano de nuestras ciudades y la expansión del sector de la construcción, al final del cuatrienio Colombia habrá logrado igualar la producción de vivienda formal con la formación anual de hogares, y por tanto habrá logrado detener la conformación de nuevos asentamientos precarios, contribuyendo al tiempo con el crecimiento de la economía, a la generación de cientos de miles de empleos, a la creación de riqueza en el país y al mejoramiento de las condiciones habitacionales y de bienestar de la población colombiana. HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido