En 2014, el déficit fiscal fue de $15,74 billones

Según la Contraloría, el manejo de las finanzas públicas en 2015 debe ser más prudente que en las vigencias anteriores, dado el complejo panorama que enfrenta la economía colombiana.

El Sistema General de Regalías no ejecutó $8,4 billones de pesos (entre funcionamiento e inversión) en el período acumulado 2012

Archivo

El Sistema General de Regalías no ejecutó $8,4 billones de pesos (entre funcionamiento e inversión) en el período acumulado 2012

Finanzas
POR:
agosto 11 de 2015 - 04:05 p.m.
2015-08-11

En el informe sobre la situación de las finanzas del Estado, el sector público consolidado conformado por el Gobierno central, los gobiernos territoriales, los fondos, el sistema de regalías y el sector público financiero, mostró un resultado fiscal deficitario por $15,74 billones para el año 2014 superior en $1,95 billones al presentado en 2013.

El Gobierno central, fue el que más contribuyó con un déficit de $18,63 billones.

El resto de sectores y entidades mostraron un balance positivo por $2,89 billones. Además, fueron superavitarios los gobiernos centrales territoriales, el sector de seguridad social, el Sistema General de Regalías, los establecimientos públicos nacionales, los establecimientos públicos territoriales y Fogafín.

Por su parte, las empresas no financieras, los fondos públicos, el Fondo Nacional del Café y el Banco de la República fueron deficitarios.

Lo anterior implica un déficit del sector público consolidado de 2,08 % del PIB compuestos por un déficit del Gobierno central de 2,46 % y un superávit del resto de sectores de 0,38 % del PIB.

BAJA EJECUCIÓN DE REGALÍAS

El Sistema General de Regalías no ejecutó $8,4 billones de pesos (entre funcionamiento e inversión) en el período acumulado 2012-2014, de acuerdo a un informe de la Contraloría.

De esos $8,4 billones, la gran mayoría corresponde a inversión no ejecutada  -presupuesto menos compromisos- por los departamentos y municipios que llegó a $7,9 billones.

El superávit total del sistema, es decir ingresos menos gastos, ascendió a $16,7 billones, cifra que incluye los $8,5 billones de recursos de ahorro destinados al Fondo de Ahorro y Estabilización y el Fonpet.

Los otros $8,4 billones antes mencionados corresponden al superávit de inversión y funcionamiento, que para la Contraloría estarían reflejando ineficiencia en la ejecución de los recursos.

Entre 2012, 2013 y 2014 se asignaron recursos de regalías para inversión por $17,8 billones y a diciembre de 2014 se habían comprometido $9,9 billones y se pagaron solo $6,1 billones.

Adicionalmente, la lentitud en la ejecución ha llevado a que, a diciembre de 2014, la población que debe beneficiarse con los recursos de regalías  sólo haya recibido bienes y servicios por $2 billones de pesos, que es el valor de los proyectos terminados.

DESALENTADOR MANEJO DE RECURSOS PARA GESTIÓN AMBIENTAL

Contraloría señaló deficientes resultados en gestión ambiental del cuatrienio 2010-2014 y resaltó que no se alcanzaron metas prioritarias como la delimitación de páramos y humedales.

Lo mismo sucedió con la formulación de los Planes de Ordenación y Manejo de Cuencas Hidrográficas.

El Contralor Edgardo Maya Villazón llamó la atención por la ineficiencia presupuestal de las CAR.

La Estrategia de Sostenibilidad Ambiental del Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014 no paso el examen porque encontró resultados deficientes en metas prioritarias como la delimitación de páramos y humedales, la formulación de los Planes de Ordenación y Manejo de Cuencas Hidrográficas y las acciones emprendidas frente al cambio climático.

El jefe del organismo de control señaló también como en 2014 persistió la ineficiencia en la ejecución de los recursos del Presupuesto General de la Nación apropiados por las Corporaciones Autónomas Regionales con destino a gastos de inversión.

Frente a la meta de delimitación de humedales no se obtuvieron los resultados esperados.

En la estrategia de gestión integral del recurso hídrico, los resultados de las metas también son deficientes, especialmente en lo relacionado con ordenación de cuencas e incorporación de gestión del riesgo.

Igual situación se presentó con la meta de formulación de cinco planes estratégicos de las macrocuencas, Magdalena–Cauca, Caribe, Pacífico, Orinoco y Amazonas, que alcanzó apenas el 40 % de cumplimiento.

En cuanto a la estrategia de cambio climático, no se cuenta con ningún plan de adaptación sectorial finalizado de los cuatro previstos.

Para los sectores (social, infraestructura, agropecuario, defensa y seguridad, gestión pública y minas) el gasto de inversión ambiental, evidenció una tendencia a la disminución, situación que afectó el cumplimiento de las políticas y planes ambientales.