A 333 casas sin techo asciende número de afectaciones por vendavales que sacudieron Puente Aranda, Bogotá

Así lo informó la Dirección de Prevención y Atención de Emergencias (DPAE), al hacer un reporte del evento del pasado 21 de marzo.

POR:
marzo 23 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-23

La entidad informó que el gran ventarrón levantó cubiertas y tejas, inclinó algunos árboles y dejó al descubierto en el piso el cableado telefónico. Agregó que la emergencia fue atendida por las entidades del Sistema de Prevención y Atención de Emergencias (SDPAE).

De forma preventiva el SDPAE evaluó 951 viviendas, de 40 manzanas entre los barrios Villas del Rosario, Santa Rita, Remanso Y 5 de Noviembre de la localidad 16 de Puente Aranda. Una vez desarrollado el censo de afectación, la entidad realizó la entrega de ayudas que consistieron en 850 tejas de zinc y 250 metros de plástico para apoyar 140 viviendas que requirieron este tipo de ayuda.

Al sitio de afectación también acudieron funcionarios de la Secretaría Distrital de Integración Social, Secretaría Distrital de Salud, Policía Metropolitana de Bogotá, Cuerpo Oficial de Bomberos, Defensa Civil, Bomberos Voluntarios, Alcaldía Local de Puente Aranda, Jardín Botánico de Bogotá, Aseo Capital, Codensa, Gas Natural y ETB.

¿Cómo fue la emergencia?
El fenómeno natural se presentó en tres fases. La primera tomó por sopresa a los residentes de esa localidad al occidente de la ciudad el domingo 21 de marzo a las 5:30 de la mañana y afectó 30 cuadras.

Los residentes del sector contaron que primero sintieron una especie de remolino que hizo crujir los techos de sus casas y en minutos otros dos terminaron levantando por el aire cuanta teja encontraron.

"Volaron techos livianos y al piso fueron a dar toda clase de objetos. También resultaron golpeados muchos vehículos a los que les cayeron pequeños pedazos de estructuras", dijo César Augusto Beltrán, uno de los testigos.

La destrucción de techos y la caída de árboles se contaron entre los daños materiales más visibles, según el Cuerpo de Bomberos de la ciudad, los primeros que asistieron a la emergencia.

La Dirección de Prevención y Atención de Emergencias (DPAE) realizó durante todo el domingo la inspección de la zona para establecer el censo de destrozos a causa del vendaval. "Esta semana daremos a conocer el valor total de daños y pérdidas", dijo Tato Patiño, vocero de la entidad.

En los barrios Santa Rita, Villa Mayor y Villa del Rosario, se reportaron la mayoría de los daños. Sus habitantes madrugaron a recoger los vidrios y los escombros que dejó el paso de los vientos.

Muchos se encaramaban en los tejados para quitar los pedazos de techo averiados y remplazarlos por unos nuevos, temiendo que comenzara a llover.

Una persona resultó levemente herida por intentar, por sus propios medios, arreglar los daños causados por el vendaval. "Les recomendamos a los afectados no reparar por su cuenta tejados y estructuras débiles. Es mejor que se asesoren de personas especializadas en el tema", dijo Patiño.

El lugar de los hechos fue asistido por 150 expertos del Sistema Distrital de Emergencias y por personal de la Policía, Los Bomberos y la Defensa Civil.

Esta semana se informará a los más afectados cuál es el procedimiento para que puedan beneficiarse de una excepción de impuestos que auxilia a las víctimas en este tipo de acontecimientos.

"Nosotros les entregamos un certificado de pérdidas a las víctimas para que se acerquen con este documento a la Secretaría de Hacienda y se inicie un procedimiento en el que es posible que se les haga un descuento en el impuesto predial", manifestó la Dpae.

Vendavales alcanzan vientos de hasta 60 kilómetros por hora
Según Ruth Correa, meteoróloga del IDEAM, los vendavales son vientos que se registran por lapsos muy cortos de tiempo, casi siempre por minutos, en áreas pequeñas y muy rara vez se pueden pronosticar.

Ocurren por presencia de una nubosidad de desarrollo vertical, que puede suceder en niveles bajos o altos o cuando en la mañana hay calentamiento y, a la vez, se aproxima un aire húmedo. "El del domingo pudo ser ocasionado por esta ultima condición", dijo Correa.

Los vendavales pueden alcanzar ráfagas de hasta 60 kilómetros por hora y en zonas urbanas siempre ocasionan levantamiento de techos y estructuras débiles, mientras que en áreas rurales los cultivos resultan ser los más perjudicados.

"En Bogotá son comunes cuando hay calentamiento y se nos aproxima una humedad del piedemonte llanero", dijo Correa.

En el 2007 cerca de 60 carros fueron totalmente destruidos y más de 100 sufrieron algunos daños, luego que se desplomara del techo en un concesionario en el norte de Bogotá a causa de un fuerte viento.

Siga bajando para encontrar más contenido