Más del 40 % de las fincas usan agua de fuentes naturales

En el cuidado de los suelos, las labores son directamente proporcionales al tamaño de las fincas.

El III Censo Nacional Agropecuario tuvo una cobertura operativa del 98,9 por ciento, cubriendo los 1.101 municipios.

Archivo particular

El III Censo Nacional Agropecuario tuvo una cobertura operativa del 98,9 por ciento, cubriendo los 1.101 municipios.

Finanzas
POR:
octubre 22 de 2015 - 03:25 a.m.
2015-10-22

En el 93,6 por ciento de las fincas censadas se reportó que los productores tienen acceso al agua para el desarrollo de la actividad agropecuaria.

Esto hace parte del octavo informe que entregó ayer, en Armenia, Mauricio Perfetti, director del Dane, sobre el Censo Agropecuario.

El tema principal que desarrolló fue el de la sostenibilidad ambiental.

En cuanto al acceso al agua, se encontró que el 6,4 % carece del recurso, mientras que 55,1 % de los productores obtenían el líquido de más de una fuente, seguido por extracción de un lago o laguna natural o artificial con el 18,4 %.

Frente al cuidado del recurso, se evidenció que el 78,0 % de las fincas hacen protección al agua para el desarrollo de sus actividades agropecuarias; la mayor práctica se hizo a través de la conservación de la vegetación, con 67,8 %, seguida por la plantación de árboles con el 25,9 %.

El departamento que más utiliza la plantación de árboles es Atlántico con un 45,5 %, contrario a Vichada con el 12,0 %.

Perfetti explicó que en el 54,2 % de las fincas, los productores declararon tener dificultades en el uso del agua; la mayor es la escasez en el 56,4 %, seguida por la falta de redes en por el 21,8 % y por contaminación en 6,2 %.

Los resultados mostraron que los departamentos con mayores tropiezos en el uso del agua por escasez fueron La Guajira, Magdalena y Cesar; la falta de infraestructura afecta a Risaralda, Quindío y San Andrés.

En cuanto al cuidado del suelo, los resultados mostrados revelaron que en el 74,2 % de las fincas los productores dijeron que sí protegen los suelos con diferentes prácticas.

Del total, 40,2 % declararon utilizar el enrastrojamiento como práctica para la agricultura de conservación, seguido por la labranza mínima con el 26,3 %.

Así, el enrastrojamiento y la labranza mínima son prácticas directamente proporcionales al tamaño de las fincas. Por otra parte, los productores declararon que en sus terrenos donde hay bosques naturales o vegetación de páramo, el 34,7 % hizo aprovechamiento; lo más extraído fue leña en un 36,7 %, agua en un 22,6 % y madera en un 22,1 %.

En cuanto al manejo de residuos, los resultados mostraron que en el 39,1 % , los productores declararon que hacían manejo, reutilización o eliminación de desechos animales o vegetales. De los que hacían manejo, el 72,8 % los utilizaba para fertilización de los suelos, el 8,3 % los usaba para alimentación animal, mientras que el 7,6 % los disponía en una compostera.

Por último, el 77,0 % utilizaba la red eléctrica, el 10,0 % recurría a combustibles como el ACPM y gas, y el 7,0 % utilizaba la planta eléctrica.

Un dato importante sobre el uso energético radicó en que los departamentos que mayormente empleaban la red eléctrica para el desarrollo de sus actividades agropecuarias eran Caldas y Risaralda. Por otra parte, Vichada y Guaviare fueron los que menos la usan.

MINORÍAS: CON MEJOR OFERTA HÍDRICA

El Censo mostró que el 91,3% de las fincas de los territorios étnicos tenían acceso al agua para sus actividades agropecuarias y el

88,0 % la obtiene de más de una fuente.

Otro dato fue que el 74,5%, protege las fuentes de agua, en 56,0 % con el cuidado de la vegetación y seguida de la plantación de árboles con el 30,1 %.

Pese a lo anterior, la escasez es un problema en las fincas de los grupos y minorías étnicas censadas. Por otra parte, en el 52,8 % de las fincas se realizan conservación de suelos, principalmente por siembra directa o siembra manual.