El 65% de la contratación regional es sesgada: CCI

El presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI), Juan Martín Caicedo, afirmó que el antídoto para evitar este fenómeno es poner en marcha pliegos tipo que aumenten las exigencias.

El 65% de la contratación regional es sesgada: CCI

Archivo Portafolio

El 65% de la contratación regional es sesgada: CCI

Finanzas
POR:
mayo 03 de 2015 - 08:07 p.m.
2015-05-03

Mientras el Gobierno le puso el al acelerador de la adjudicación de la segunda ola de concesiones viales de cuarta generación y las Alianzas Público Privadas (APP) de iniciativa particular, el gremio de la infraestructura se mantiene una preocupación latente: la contratación de obras en las regiones.

El motivo de este malestar, explica el presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI), Juan Martín Caicedo, radica en que en un elevado número de municipios, departamentos, e incluso en las alcaldías locales de Bogotá, se ha puesto en evidencia que la regla general para contratar es que los requisitos habilitantes conducen a que exista tan solo un oferente.

“Este, al final, es el adjudicatario del contrato. Son contratos hechos a la medida de los intereses particulares. La regla general en el país debería ser la pluralidad de oferentes”, aseguró Caicedo a Portafolio.

Según el Observatorio de Contratación de la CCI, en una muestra de casi 50 municipios de 12 departamentos, se halló que el 65 por ciento de los procesos (valorados en cerca de $1,5 billones) están hechos para que se habilite a un único oferente.

“Solo el 35 por ciento de los contratos en el caso de los departamentos está hecho para un único proponente. En las alcaldías de Bogotá, es el 58 por ciento de los contratos”, advirtió Caicedo.

Entretanto, un informe de la Cámara correspondiente al 2014, en el que se analizaron 183 procesos de contratación pertenecientes a gobernaciones, contratos plan y municipios –valorados en $5,03 billones– , reveló que en 84 de estos solo había un único oferente y que solo en 45 existía mas de un proponente.

Y para evitar que este fenómeno siga haciendo carrera en departamentos y municipios, explica el Presidente del gremio, es necesario crear una fórmula. “Hay que evitar esto, pese a que municipios y departamentos tienen autonomía para contratar”.

La solución, para Caicedo, es adoptar como un común denominador un pliego tipo que evite que se construyan contratos a la medida de intereses particulares.

Este pliego tipo, explicó, implica estandarizar los criterios de experiencia y financieros de los interesados en algún proceso de contratación. “El Gobiernro tendrá que liderar la puesta en marcha de ese mecanismo. Este tema es el que más nos preocupa en las grandes inversiones de infraestructura”, señaló Caicedo, quien agregó que “el fenómeno de la corrupción puede ser de dimensiones colosales si no se usa ese antídoto”.

Y pese a que los organismos de control en las regiones no se están tomando muy a pecho la vigilancia sobre los recursos, señala la CCI, la Contraloría General de la República emprendió acciones para fortalecer el control fiscal sobre $6,1 billones provenientes de las regalías y que se emplearán en contratos regionales.

El mensaje que dejó claro el contralor Edgardo Maya Villazón es que este ente de control le pondrá lupa a las gobernaciones y municipios que más plata reciben por cuenta de transferencias derivadas de las regalías. Y en este semestre, las inspecciones han estado concentradas en obras críticas de Boyacá, Córdoba, Huila, Antioquia y Tolima.

Entretanto, el director de Fededepartamentos, Amylkar Acosta, contó que los resultados de la CCI, “ponen de manifiesto una situación que le resta transparencia a la contratación. Es algo más de los municipios que de los departamentos. Me comprometí a compartir esa información con todos los gobernadores y a analizar correctivos”.

Frente a la propuesta del pliego tipo, Acosta concluyó que esta sería deseable para hacer más transparentes los procesos en las regiones.

CONTRATOS RIESGOSOS PARA LA CCI

En medio de los análisis que ha hecho el Observatorio de la Contratación del gremio de la infraestructura, se encontró que dos contratos que se adjudicaron el año pasado en Cartagena (y que suman $140.000 millones), habrían violado la ley al ser fragmentados.

Según la Cámara Colombiana de la infraestructura, estos habrían sido adjudicados “de forma dudosa”. Juan Martín Caicedo, presidente del gremio, advirtió que el primer contrato (el LP001), el cual busca rehabilitar y mantener la malla vial cartagenera –y cuya ejecución vale cerca de $80.000 millones–, fue dividido en cinco para ser adjudicado a ese mismo número de oferentes (Consorcio Caribe Norte, Consorcio Vial Urbano, Consorcio Pavicar, Consorcio Industria y Bahía y Consorcio Vías de Cartagena).

El otro contrato que levanta sospechas, según Caicedo, es el 001–2014 SED, avaluado en $57.616 millones. “En este caso, el objeto contractual era diseñar y construir instituciones educativas oficiales de Cartagena. Al igual que el episodio mencionado anteriormente, este contrato fue fraccionado en tres porciones y sus adjudicatarios curiosamente resultaron siendo tres consorcios: Instituciones Educativas 2014, Consorcio Mejoramiento Educativo y Consorcio IE”.

Y además de estos casos, la Cámara ya había lanzado una advertencia en torno a la contratación de la malla vial de Bogotá. De acuerdo con el gremio, de 44 procesos contractuales (correspondientes al Instituto de Desarrollo Urbano, a la Unidad de Mantenimiento Vial y a las alcaldías locales), un 50 por ciento “terminó favoreciendo a un único oferente, con corte al 31 de diciembre del 2014”.

Según los cálculos del Observatorio, estas obras de licitación pública y de concurso de méritos suman $501.000 millones.

hecsan@eltiempo.com