De 70 mil millones será capitalización de BID luego de puja entre E.U. y demás países miembros

Mientras el país norteamericano planteaba US$65.000 millones, 47 socios consideraban US$80.000.

Finanzas
POR:
marzo 22 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-22

La puja terminó en tablas, después del punto máximo de tensión en la asamblea anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en Cancún, México.

El ministro de Hacienda de Colombia, Óscar Iván Zuluaga, presentó una fórmula que fue acogida e implica la inyección de capital fresco más grande en los 51 años de existencia de ese organismo multilateral.

La causa fundamental fue la actitud de Estados Unidos, cuya delegada, Marisa Lago, adoptó posiciones de singular dureza que vuelven a generar interrogantes sobre la actitud de la administración de Barack Obama hacia America Latina.

"Eramos 47 contra uno", dijo o un delegado chileno. El meollo de la discusión era la iniciativa para aumentar el capital del BID, que actualmente asciende a unos 104.000 millones de dólares.

El proceso comenzó hace 12 meses en Medellín, cuando un comité de expertos propuso opciones que oscilaban entre 73.000 y 180.000 millones, de los cuales los paises socios -26 de America Latina y el Caribe y 22 de Norteamérica, Europa y Asia- pagan efectivamente un porcentaje muy bajo, pues el saldo opera como garantía.

La necesidad de tener más capital tiene que ver con la capacidad de préstamo del Banco que tiene limites si quiere mantener la calificacion de triple A que le permite fondearse a bajo costo en los mercados internacionales.

Gracias a ello, el BID ofreció un programa de préstamos por 15.600 millones de dólares, el más alto de su historia. Y aunque para el 2010 tenía la posibilidad de llegar a una cifra similar, a partir del 2011 se habría visto obligado a limitar sus créditos a unos 6.000 millones.

Por eso, la capitalización era clave. La idea fue apoyada desde un momento inicial por los países latinoamericanos y la mayoría de los extracontinentales.

En cambio, Estados Unidos sostuvo que sus problemas fiscales le daban muy poco margen de maniobra, lo cual, tratandose del socio más grande del BID, con el 30 por ciento de las acciones, era un mensaje preocupante. Para comienzos de marzo, la mayoría de socios del Banco había aceptado una fórmula canadiense, consistente en un aumento de 80.000 millones de dólares y un pago en efectivo de 2.400 millones.

En respuesta, los estadounidenses llegaron a Cancún y pusieron sobre la mesa una capitalización de 60.000 millones de dólares y un giro de 1.500 millones.

Además, exigieron una larga lista de requisitos que algunos calificaron de indignante, pues le daría a Washington mucho más poder dentro del Banco.

RICARDO AVILA PINTO
DIRECTOR DE PORTAFOLIO
CANCÚN