‘Abecediario’ | Finanzas | Economía | Portafolio

‘Abecediario’

A. Dos menos. Como en otras ocasiones, el Presidente de la República, en un arranque de eficiencia decapitadora, saldó con la cabeza de dos generales la responsabilidad que a su Gobierno podría caberle por las fallas en los esquemas de seguridad de Liliana Gaviria Trujillo, que seguramente contribuyeron a facilitar la labor de los criminales, de cuya identidad -más allá de las especulaciones de los medios- no tenemos ni remota idea. Con esa drástica medida se pretende dar la sensación de que en esta administración el que la hace la paga, pero si se mira con un poco más de detenimiento, se ve que no hay tal.

POR:
mayo 03 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-03

B. Inseguridad, pero democrática. La baja de los dos generales de la Policía Nacional no es más que otro acto de demagogia, barata para producir titulares de prensa. Si dichos oficiales pasaron a retiro por no proteger la vida de Liliana Gaviria, lo propio debió pasar con el funcionario que recibió la advertencia suplicante del alcalde del municipio sucreño de El Roble, Eudaldo Díaz, quien reveló las amenazas que le habían hecho los ‘paras’. Dicho funcionario se lavó las manos, limitándose a pedir “que los organismos de seguridad investigaran sus denuncias”. Obviamente nadie hizo nada al respecto, el alcalde fue secuestrado y asesinado y nadie fue destituído. Y el mencionado funcionario (de nombre Alvaro Uribe Vélez y quien recibió la denuncia en un Consejo Comunitario a comienzos del año pasado) sigue en su cargo, sin el menor sonrojo. C. Ambiente enrarecido. El vil asesinato de la hermana del ex presidente César Gaviria Trujillo no fue el primero ni será el último de los campanazos de alerta que anuncian la crisis no admitida por el Gobierno de la política de Seguridad Democrática, y cuyos pergaminos están siendo reemplazados por sufragios. Aunque no lo reconozca en público, el presidente-candidato sabe que las fisuras de su plan bandera han adquirido una dimensión preocupante, y así se reflejó en la precipitud con la que salió a ofrecer la millonaria recompensa de mil millones de pesos para quien suministre información que ayude a esclarecer el crimen. D. Desprotección. Yo no tengo idea de cuánto cuesta mantener un par de policías y un CAI como el de la entrada a la casa de la señora Gaviria, que primero fue desocupado y luego demolido; pero a la luz de los tristes acontecimientos, es indudable que hubiera salido mucho más barato conservarlo todo, no desde el punto de vista económico, sino en términos de vidas humanas que ninguna recompensa podrá recuperar. E. Y Noguera, ahí. Es curioso que mientras el presidente-candidato destituye con tanta presteza a un par de generales de la Policía Nacional, insista en defender a como dé lugar al ex director del DAS Jorge Noguera, quien pese a su cuestionada gestión no sólo no fue destituído, sino que fue nombrado como diplomático, con inmunidad y todo. Y es más curioso aún después de repasar la entrevista que le dio el Lunes Santo a La W, cuando decía: “A mí nunca me ha temblado la mano para separar una persona del cargo. Creo que es el Gobierno que más iniciativas ha tomado para separar personas del cargo, antes de que tengan que hacerse contra esas personas debates en los medios de comunicación”. Periodista "Es curioso que mientras el presidente-candidato destituye con tanta presteza a un par de generales de la Policía Nacional, insista en defender a como dé lugar al ex director del DAS Jorge Noguera”.

Siga bajando para encontrar más contenido