‘Abecediario’ post electoral | Finanzas | Economía | Portafolio

‘Abecediario’ post electoral

A. Larga campaña. Se equivocan quienes piensan que la aplastante victoria del candidato Álvaro Uribe fue producto de una campaña de tres meses inteligentemente concebida. No: el inobjetable triunfo del domingo del presidente, con una abrumadora votación, fue una generosa recompensa al esfuerzo realizado en sus extensos consejos comunales y sus múltiples viajes a lo largo y ancho del país, desde el 8 de agosto de 2002 cuando madrugó a Valledupar a cortar la cinta del programa de seguridad en las carreteras concebido por el gobierno anterior; ese mismo del cual el propio Uribe había de despotricar durante cuatro años para subrayar un contraste ficticio.

POR:
mayo 31 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-31

B. Seguridad prefabricada. La política de seguridad democrática, eje de la campaña uribista desde su posesión, no se construyó sobre la base de ningunas cenizas, ni de un rompimiento con el gobierno anterior, sino que fue la continuación de unas políticas trazadas por Andrés Pastrana, quien fortaleció a las Fuerzas Armadas de una manera que nunca antes lo había hecho mandatario alguno, gracias al generoso Plan Colombia, gestionado por el hábil y eficiente embajador en Washington Luis Alberto Moreno. Así que Uribe encontró un camino abonado para poner a funcionar una máquina de guerra con la cual prometió arrinconar a las Farc y llevarla a negociar en 18 meses, cosa que hasta ahora no ha ocurrido; así ahora estén ‘en retirada’ como nos quieren hacer creer, pese a que ninguno de los miembros del Secretariado ha sido sacado de combate. C. La bonanza que no es. El reciente remezón en la Bolsa de Valores es el primer síntoma de lo que se acerca en un mediano plazo, que es la rectificación de un mercado que ha vivido una prosperidad ficticia, debida a diversos factores, entre los cuales se destacan el incremento del precio de las materias primas a nivel global, arrastrado en buena medida por la demanda de la gigantesca economía china y que no sólo ha beneficiado a Colombia, sino a muchos países que dependen de esas exportaciones de insumos. Además a esa ‘bonanza’ hay que sumar la inyección de dineros ilícitos, procedentes del lavado de dólares y que, según el propio Fiscal General de la Nación, ascendió el año pasado a la bicoca de diez mil millones de dólares. D. El contexto. Cuando no les conviene alguna declaración que hacen, los políticos dicen que fue sacada de contexto, pero cuando ese contexto los favorece no dicen nada, para poder apuntar sus logros o aciertos a la lista personal. Ese es en buena medida el caso de la economía colombiana, que debe buena parte de su repunte a lo que ha ocurrido en el entorno en los últimos años. Para ilustrar esta afirmación no es sino ver el caso de Perú, que con un presidente tan popular como Horacio Serpa tiene una economía más saludable que la de Colombia, que cuenta con el presidente más popular de la historia. E. Bonanza real. En cambio un índice de crecimiento del cual este gobierno sí se puede ufanar es el de los paramilitares. Según diversas cifras oficiales (de Sabas Pretelt, del Comisionado de Paz y del propio Presidente), Uribe heredó de Pastrana 14.000 ‘paras’; y este gobierno ha desmovilizado 30.000. Y ahí sí no dicen nada. Periodista "El reciente remezón en la Bolsa de Valores es el primer síntoma de lo que se acerca en un mediano plazo”.

Siga bajando para encontrar más contenido