Abren campo a palma africana secando humedales de la ciénaga

El gobernador del Magdalena, Ómar Díazgranados Velásquez, está frente a una situación que representa implicaciones negativas de tipo ambiental para la región, por ello decidió convocar a un consejo de seguridad.

POR:
julio 17 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-17

La preocupación no es para menos, pues cerca de 300 hectáreas de los humedales de la ciénaga Grande de Santa Marta fueron secados por agricultores particulares y todo con un solo fin: ampliar sus cultivos de palma africana. Para determinar responsabilidades ante los hechos y exponer las consecuencias de la tala, deforestación y desecación de humedales, citó a las autoridades policivas y militares, al igual que la Unidad de Parques y los organismos de control. “Hemos ordenado la presencia permanente de la Policía y el Ejército para prevenir que se continúe con la tala y deforestación de la Ciénaga y el parque, y solicité la judicialización a las personas que hayan causado estragos en esta zona”, señaló Díazgranados. La zona afectada es la comprendida en el sector de la desembocadura del río Aracataca, en el Santuario de Flora y Fauna de la ciénaga Grande, hasta donde los agricultores de esa zona metieron maquinaria pesada para construir un terraplén y desviar las aguas del caño Pancun, con el propósito de abonar terrenos que les permitan expandir sus fronteras agrícolas. El problema está en que “no hay un lindero claro donde comienza y termina el parque, como esas barreras no están, los cultivadores de banano y palma utilizan esas tierras”, explicó Gabriel Escobar, funcionario del Incoder. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido