En abril finalizará la demolición del viejo El Dorado

Seis meses tardará esta operación, que no implica una reducción en la capacidad del aeropuerto. La nueva torre tendrá 80 metros de altura y 9 metros de antenas.

POR:
octubre 10 de 2013 - 02:05 a.m.
2013-10-10

El 23 de octubre, al día siguiente de que el presidente Juan Manuel Santos corte la cinta para inaugurar el muelle nacional del aeropuerto El Dorado, tras dos años de construcción, empezará la demolición escalonada de la vieja terminal aérea, que entró en servicio en 1959.

La demolición durará seis meses y está programada para que termine el 15 de abril del año entrante.

“Inicialmente se procedería a demoler el terminal actual con excepción del edificio administrativo viejo (el de vidrios oscuros), donde está adosada la vieja torre de control, la cual podría seguir funcionando hasta que esté construida la nueva”, explica Santiago Castro, director de la Aeronáutica Civil.

Castro agrega que esto no significaría una reducción en la capacidad del aeropuerto, dado que el edificio ocuparía temporalmente el area para dos o tres posiciones de contacto con aeronaves.

“De ser necesario, cuando empiece la demolición de la torre, se utilizarían dos torres móviles, una a cada lado de la pista, por unos meses. En cualquier caso, no se impacta la puesta en operación del terminal”.

De acuerdo con el cronograma, el consorcio Torre Muisca, conformado por la firma española FCC Construcción de Centroamérica Sucursal Colombia, debe culminar en abril del próximo año la nueva torre y del Centro de Gestión Aeronáutico de Colombia, desde donde se controlará la prestación de los servicios de tránsito aéreo y navegación aérea del país.

La torre tendrá 80 metros de altura y nueve metros de antenas, y contará con 20 pisos de los cuales 14 serán funcionales.

Si la Aerocivil autoriza la demolición de la torre, el 29 de noviembre Opaín empezará la construcción de la plataforma interior y de más puentes de abordaje. También se realizará la red de abastecimiento de combustible.

Posteriormente, se harán trabajos en vías de acceso y conexiones que culminarán el 31 de julio del 2014, fecha en la que terminan las obras de modernización que contempla el contrato.Para ese momento, el aeropuerto habrá pasado de tener 55.000 metros cuadrados a más de 170.000, con 612 metros lineales de esteras rodantes, 150 mostradores para el registro de pasajeros, 33 puentes de abordaje, 15 posiciones remotas y 22 escaleras eléctricas.

“Lo que estamos ofreciendo es mayor conectividad, agilidad y mayor confort. Vamos a tener un mayor crecimiento por tener unas mejores instalaciones, pero a lo que le estamos apuntando es a mejorar sustancialmente el nivel de servicio”, puntualizó el director de la Aerocivil.

VUELOS DE PRUEBA

Como parte de los vuelos de prueba que se harán antes de la inauguración del terminal nacional, programada para el próximo 22 de octubre, ayer llegaron a esa zona más de 275 pasajeros de las aerolíneas Lan y Copa.

Se trató del vuelo Lan 3043, que arribó a Bogotá a las 6:30 a.m. proveniente de Medellín, con 157 pasajeros; y del vuelo Copa 7501, que aterrizó en Bogotá a las 8:10 a.m., con 118 viajeros que venían de Cali. Los pasajeros ingresaron por la puerta de abordaje 86 y fueron recibidos por Santiago Castro, director de Aerocivil.

JORNADAS DE PRUEBA DE CAPACIDAD

Juan Pulido, gerente de Opaín S.A., y representantes de cada una de las aerolíneas analizan las operaciones de prueba. “Los vuelos de prueba permitirán tomar tiempos, verificar sistemas aeroportuarios y revisar procesos de pasajeros en coordinación con las correspondientes compañías aéreas que han recibido las capacitaciones y se encuentran dispuestas con sus recursos para dar este importante paso de inicio de operación, tal como se realizó para la apertura del terminal Internacional en octubre del año pasado”, aseguró Pulido.

Estas pruebas se realizarán diariamente hasta el próximo 22 de octubre, cuando se inaugurará la nueva terminal nacional.

Siga bajando para encontrar más contenido