Hasta el aceite de cocina empieza a servir como combustible de buques

El mismo aceite que queda después de cocinar en casas y restaurantes, y que generalmente se bota por el sifón, es ahora un nuevo ingrediente en la producción de diesel en los Estados Unidos. Después de un proceso de reciclado, bajo un sistema conocido como transesterificación, el aceite quemado en la cocina, se convierte en un componente ideal para las mezclas de biodiesel.

POR:
agosto 18 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-18

Los primeros pasos en esta materia los dio la Marina de los Estados Unidos, por iniciativa del personal apostado en la base de Hueneme, California, el centro militar de más alto consumo de combustibles en el país. Allí demostraron que era posible producir por lo menos 20 mil galones de biodiesel, para mezclar con el combustible usado en sus buques de guerra. A la vez los investigadores del Servicio de Agricultura, comprobaron algunos adelantos industriales llevados a cabo en países como Irlanda y Austria. De esa manera, en la búsqueda de la sustitución de importaciones de petróleo, se emprendió no solo la gigantesca campaña para producir etanol con base en maíz, sino la de la producción de diesel de soya, como mezcla del diesel procedente de la refinación de hidrocarburos. Además de la iniciativa mencionada, que se ha extendido hasta bases militares en Australia, varios condados se lanzaron a implementar programas similares, como es el caso de Pinellas Park, en la Florida, donde se un concibió un programa de ‘trampas’ para recoger el aceite de las cañerías, en un promedio entre 10 y 15 mil galones por día. En la actualidad la mitad de la flota de vehículos oficiales, funciona con mezclas de diesel de grasa y diesel del petróleo. El programa de ‘Recycled cooking oil’, ha adoptado características especiales en estados como New Hampshire y Hawai. En Georgia se levanta una planta que usará grasa de gallina para mezclar con el diesel. En la actualidad, un total de 65 plantas procesan 370 millones de galones por año de biodiesel, siendo su principal materia prima el aceite de soya. Otras 50 plantas están en construcción, para completar una capacidad instalada que supera los 800 millones de galones. El programa de biodiesel se ha disparado a nivel nacional, acompañado de incentivos de toda índole para fomentar aún más su expansión, muchos de las cuales los lideran congresistas estatales y federales, en medio del regocijo de los productores agrícolas. 50 nuevas plantas se están construyendo en Estados Unidos en el marco del programa de fomento de biodiesel. Con estas plantas se busca avanzar en la sustitución de combustible.

Siga bajando para encontrar más contenido