Poca acogida de avicultores a normas de bioseguridad

Pese a haber sido conminadas desde hace 7 años, por medio de cuatro resoluciones, la mayoría de las granjas del país no las han adoptado.

Finanzas
POR:
abril 12 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-12

Pese a que el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) lleva más de dos años haciendo 'campaña' para que los avicultores adopten medidas de bioseguridad en sus planteles y lo hagan saber a la entidad para recibir su aval, sólo 441 granjas de Santander, Caldas, Quindío y Antioquia han implementado esas medidas.

En las cuentas de la entidad, esto es apenas el 8 por ciento de las 5.292 granjas registradas en el país, mientras que 1.088 granjas, el 20 por ciento, han radicado sus planes de bioseguridad, informó la entidad.

Por lo anterior, se le pidió a los avicultores que tomen conciencia de la importancia de poner en marcha medidas de bioseguridad en las granjas, considerando que el no hacerlo podría abrir las puertas a enfermedades como Newcastle y Salmonelosis, que afectan la producción y el comercio de productos avícolas.

Pese a los llamados, las diferentes normas expedidas no se han cumplido: en julio del 2003 entró en vigencia la 1937 y en octubre del 2005, la 2896. Posteriormente, en abril del 2008, la 957 y para septiembre de ese mismo año entró en vigencia la 3283 que establecía las medidas de bioseguridad que deberían cumplir las granjas avícolas y se daba un año para su puesta en marcha.

Doce meses después y ante la escasa acogida de la norma, ésta se aplazó hasta el último día hábil del 2009 para su puesta en vigencia. Hoy, tres meses después, el ICA volvió a expedir otra resolución, la 1183, que conmina nuevamente a las granjas a adoptar sus medidas de bioseguridad o de lo contrario se les cancelará el registro como granja comercial. Fijó como plazo el 26 de septiembre.

Para Jorge Enrique Bedoya, presidente de la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi), el incumplimiento de las resoluciones se debe a: falta de 'dientes' para hacerlas cumplir, la escasez de personal de la entidad y la falta de recursos (líneas de crédito de AIS) para financiar esta labor.

Para ayudar en este tema, Fenavi espera la respuesta a su propuesta de avalar a los veterinarios del gremio para que sean ellos quienes certifiquen a las granjas.