Aconsejan vender los bonos del país y comprar peruanos

Con variaciones bruscas del dólar como la de ayer en Colombia, el peso y el real de Brasil se mantienen como las dos monedas más volátiles de la región y esto no solo afecta al mercado cambiario, sino que también tiene su impacto sobre los títulos deuda pública interna y externa, que están perdiendo atractivo para los inversionistas foráneos.

POR:
julio 29 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-29

Al menos esa es la percepción que tienen analistas como Carlos Plana, director de renta fija del banco de inversión Bulltick, quien en una reciente conferencia sobre Colombia, aseguró que pese a que su firma es “muy constructiva frente al peso colombiano” (creen que se mantendrá fuerte y cerrará el año en 1.700 pesos), la volatilidad de la moneda nacional ha hecho que los inversionistas internacionales estén un poco preocupados frente a lo que pueda pasar y eso los ha alejado. “Entendemos que este fenómeno se debe al tema externo y a las actuaciones del Banco de la República, que suspendió los controles de volatilidad, pero también vemos una relativa sorpresa por el último dato de inflación (7,18 por ciento a junio) y por eso creemos que la volatilidad va a seguir. Así que nuestra recomendación es quedarse quieto”, sostuvo Plana. Otra opinión tiene el banco de inversión Lehman Brothers, que en una reciente nota enviada a sus clientes y citada por la agencia Bloomberg, recomienda vender bonos de deuda externa de Colombia que vencen en el 2037 y comprar bonos peruanos con idéntico plazo. Su argumento se basa en la decisión de la calificadora Standard and Poor’s, que el pasado 14 de julio le otorgó el grado de inversión al vecino país, mientras que Colombia se mantiene en grado especulativo. “Los papeles peruanos están listos para empezar a subir y por eso es bueno salirse de Colombia para pasarse a los títulos incas”, señala el informe de Lehman. Si bien el apetito por los bonos colombianos, que se mide a través del índice Embi, no se ha modificado mucho este año (comenzó en 194 puntos y el viernes quedó en 208), en el primer semestre ha tenido dos picos (en enero y julio) donde alcanzó los 287 puntos, nivel que no se veía desde octubre del 2005. El Embi (Emerging Markets Bonds Index) es calculado por JP Morgan y mide la diferencia en tasas de interés entre los bonos de países emergentes y los de Estados Unidos, que aún en medio de problemas de su economía como los actuales, se consideran los más seguros del mundo. Entre más alto es el Embi significa que un país es más riesgoso. El nivel más bajo del Embi Colombia se registró en junio el 2006 cuando tocó los 97 puntos básicos. LA INFLACIÓN TAMBIÉN AFECTA Además de la volatilidad y de los controles de capital para la inversión extranjera en el mercado de valores, el incremento de la inflación es otro factor que genera temores frente a la deuda pública colombiana, pues a medida que suben los precios se espera que el Banco de la República aumente sus intereses para controlar dicha situación, lo que le resta atractivo a los bonos. No obstante, Carlos Plana, director de renta fija de Bulltick, considera que los incrementos de tasas que han tenido los TES pueden ser una buena oportunidad de compra, pues pese a todo, la inflación colombiana no se ve subiendo tanto como la de otros mercados. Mientras la del país va en 7,18 por ciento, la de Chile llega a 9,50 por ciento, aunque la de Perú es de 5,71 por ciento. ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido