Actividad física y prácticas de disciplinas como yoga ayudan a mantener en estrés a raya

Es uno de los males comunes del siglo XXI. La congestión física y mental exige cambios que no se pueden satisfacer con la impotencia que se siente ante la incertidumbre y crisis en diversos ámbitos.

POR:
noviembre 21 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-21

Cuerpo y mente parecen no adaptarse a estas situaciones y llevan a sufrir desde malestares menores, hasta enfermedades más graves que afectan los niveles de productividad y creatividad en la vida personal y profesional.

Sin embargo, se requiere de cierto nivel de estrés para levantarse cada mañana, salir a la calle y ser productivo. A este tipo de estrés se le denomina eustrés o buen estrés, y cuando se exceden los niveles de tensión, se conoce como distrés o mal estrés, que viene acompañado de fatiga, disminución de energía y bajo rendimiento.

La pregunta que surge, según el equipo médico de Bodytech es ¿cómo hacer para mantener el equilibrio, reduciendo los niveles de estrés con lo que normalmente vive el ser humano? Para los expertos se puede lograr con un poco de dedicación.

Pasos a seguir

De acuerdo con el director médico de este centro deportivo, Felipe Daza, hay cuatro pasos clave para empezar a trabajar contra el estrés:

  • Empiece un programa de ejercicio adaptado a su condición física actual (supone una valoración médica inicial), que lo motive a ejercitarse ya sea en un sitio cercano a su casa u oficina. De no poder asistir, está bien que comience una rutina como caminar y hacer estiramientos.
  • Cree hábitos de alimentación sanos, que incluyan carbohidratos a lo largo del día como fuente de energía almacenable además de las vitaminas, minerales y fibra que contienen.
  • Practique algún tipo de relajación como el yoga, la meditación, el tai chi o el chi kung, ya que estar relajado es lo opuesto a estar estresado.
  • Modificar la forma como se percibe la vida, analizar qué es lo que causa el estrés y verlo e interpretarlo de manera benéfica para su cotidianidad.

Finalmente, los especialistas enfatizan en que no existe una pastilla milagrosa o droga que reduzca el estrés a niveles en los que un individuo sea más productivo, creativo y saludable.

El ejercicio ayuda a fortalecer el sistema inmunológico y a estabilizar las emociones, lo que se traduce en una menor incidencia de ausencias en el trabajo, por ejemplo, por enfermedades físicas, psicológicas y de adicción.

Al respecto, Daza añade que las investigaciones demuestran que este incremento en la productividad se da por mejoras cuantificables en aspectos cognoscitivos como toma de decisiones y asertividad, concentración y memoria, manejo del tiempo, moral, motivación y estabilidad emocional. 

Siga bajando para encontrar más contenido