A los activos financieros les cambia el ritmo del baile

Las fluctuaciones en los mercados modifican las conexiones de diferentes valores

POR:
julio 22 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-22

Los turbulentos mercados financieros empiezan a parecer una fiesta aguada.

Las fluctuaciones salvajes de los mercados en las últimas semanas y meses están cambiando algunas de las relaciones comerciales más duraderas entre diferentes tipos de activos financieros, desde acciones hasta divisas y commodities.

Una de las parejas más persistentes se ha establecido entre las acciones financieras y los precios de la energía, un vals donde uno tropezó y el otro voló por lo alto. La semana pasada, la pareja de repente intercambió posiciones. Todavía están ligados, pero ambos empezaron a moverse en direcciones opuestas.

Mientras, otros vínculos notables ¿ entre el yen japonés y las acciones, por ejemplo, o entre los precios del petróleo y el dólar ¿ no son tan fuertes como hace unos meses.

Con frecuencia, existen razones fundamentales detrás de estos
vínculos, pero también pueden desarrollar vida propia. Las correlaciones, que miden la tendencia de dos cosas a moverse en tándem o en direcciones opuestas, "pueden funcionar magníficamente a corto plazo", dice Paul Chappell, director de C-View, un administrador de divisas del Reino Unido. "A largo plazo, tienen la incómoda costumbre de venirse abajo".

En los inseguros mercados del momento, negociar basándose en dichos vínculos es problemático. Una de las conexiones más obvias últimamente es la que existe entre los precios de la energía y las acciones financieras. Se han movido en direcciones opuestas gran parte del año.

Las variaciones semanales en las acciones bancarias y el precio del crudo de referencia West Texas el mes pasado llegaron a su nivel más negativamente correlacionado en 18 años, según un corredor de National Bank Financial.

En un lado de esta relación, los inversionistas han apostado por cualquier cosa ligada al auge de los commodities, creyendo que persistiría debido a la fuerte demanda de China, India y otras economías emergentes.

Mientras, cualquier cosa relacionada con las finanzas se considera radioactiva. La crisis de crédito ha provocado pérdidas de US$400.000 millones que han llegado en olas persistentes. Por ahora, las dos tendencias podrían estar conectadas en sus raíces.
El encarecimiento de la energía afectó la economía, algo que no representa buenas noticias para las acciones financieras. Y el malestar en los mercados financieros ha llevado a los inversionistas a buscar refugio en los commodities.

Otra manera de ver el vínculo entre el petróleo y las acciones financieras es a través del rendimiento de las acciones en oferta (value stock) y las de alta cotización puntual (momentum stocks).

Los inversionistas que se decantan por la alta cotización puntual ignoran los fundamentos del mercado en favor de sus vaivenes, y este año han conseguido grandes retornos eligiendo acciones energéticas y materiales y apostando que los mercados financieros seguirán cayendo. Los inversionistas en acciones consideradas subvaloradas, que buscan acciones a precios de ganga, han sufrido el continuo declive de las acciones financieras.
Otra de las relaciones más seguidas es la del yen japonés y las acciones. El yen ha sido una suerte de barómetro del apetito de los inversionistas por el riesgo. Ese vínculo, aunque todavía existe, parece estar perdiendo fuerza.

La relación proviene de los tipos de interés superbajos de Japón. Los inversionistas han sido atraídos por la posibilidad de obtener préstamos baratos en yenes para invertirlos luego en países con mayores retornos.

Cuando los inversionistas quieren evitar el riesgo, tienden a deshacer estas apuestas y a pagar sus préstamos en yenes. Esto significa comprar yenes, lo que hace subir la divisa. Pero esta estrategia no funciona si los mercados accionarios están fluctuando.

Otro vínculo que está mostrando señales de estar cambiando es la conexión entre el petróleo y el dólar, donde un dólar flojo significa precios del petróleo más altos. Ambos han estado evolucionando en direcciones opuestas desde 2002.

Siga bajando para encontrar más contenido