Activos de Saludcoop solo darían para pagar 70 % de su deuda

El liquidador de la entidad, Guillermo Grosso, le reveló a Portafolio que les darán prioridad a los hospitales oficiales y a las IPS privadas cuyo patrimonio se puede ver amenazado.

A pesar de la crisis de la intervención, no han perdido afiliados.

Archivo

A pesar de la crisis de la intervención, no han perdido afiliados.

Finanzas
POR:
junio 11 de 2015 - 04:35 a.m.
2015-06-11

El Gobierno dio plazo hasta enero próximo para finalizar la toma de posesión de Saludcoop y aseguró en su momento que no habrá más aplazamientos para este proceso que completa ya cinco años.

Sin embargo, el jefe de la intervención, Guillermo Grosso, le advirtió a Portafolio que esto dependerá de que se disponga de dinero para pagar la deuda que hoy suma 800.000 millones de pesos y que hoy día los activos solo dan para honrar el 70 por ciento de las acreencias.

Esta, que es la EPS más grande del país, fue intervenida en el 2011 a raíz de las presuntas irregularidades en su administración bajo la presidencia de Carlos Palacino. Grosso, que hoy intervendrá en el Foro Farmacéutico de la Andi, en Cartagena, dice que le darán prioridad a los hospitales públicos y a las IPS privadas pequeñas.

¿Cuáles son los principales logros de la intervención?

La tarea de un interventor, esencialmente, es proteger las acreencias. Lo primero que hicimos fue una depuración de las finanzas y luego vino una fase de estabilización de la operación para que no siguiera dando perdidas: la EPS pasó de perder 45.000 millones de pesos mensuales en el 2013 a 11.000 millones en el 2014 y al cierre del primer trimestre del 2015 la pérdida acumulada era de 8.000 millones de pesos, que es menos del uno por ciento de toda la operación si se tiene en cuenta que al mes la operación es de 250.000 millones de pesos.

La meta es terminar el 2015 con 23.000 millones en ganancias.

¿Qué hace falta para culminar el proceso?

El Gobierno conformó un equipo con Fogafín, el Ministerio de Salud, la Superintendencia de Salud y la Interventoría, con tres objetivos: asegurar la prestación del servicio a todos los afiliados, que los trabajadores mantengan sus empleos y pagar las deudas.

La primera acción ya está clara –la segunda parcialmente–. La deuda podría demorar en pagarse. Lo que queremos es cancelar un porcentaje importante este año.

¿De cuánto es la deuda?

La deuda mayor a 60 días asciende a 600.000 millones de pesos y si se suma la deuda corriente son 800.000 millones.

¿Cómo están las cuentas de la empresa hoy día?

Los pasivos son 800.000 millones de pesos, los activos en libros son 600.000 millones y la deuda registrada del Fosyga es de 400.000 millones.

¿Qué tan recuperable es esa deuda?

El Gobierno ha dado señales importantes que facilitan acceder esos recursos: la ley de presupuesto del 2015 y el Plan Nacional de Desarrollo incluyen artículos que permite reclamar recobros adicionales.

¿Cuándo se podría tener esa plata?

Es un proceso largo, porque parte de esos 400.000 millones están en demandas que se pueden demorar de dos a tres años. Uno puede pensar que puede recuperar 200.000 millones en dos años.

¿Por cuánto son los bienes que se venderían?

Antes de la intervención, la Supersalud emitió una orden de restitución de liquidez a Saludcoop por inversiones no autorizadas que sumaban 624.000 millones de pesos, en el 2010. Eso nunca se hizo. La intervención se da por todos estos problemas contables, no como una sanción o multa, y además había una deuda de 300.000 millones de pesos que no estaba soportada.

¿Y en qué va la venta de activos?

De 70 empresas que tenía el grupo, se liquidaron 40 que no tenían nada que ver con salud o que estaban inactivas y solo tenían costos de impuestos y operativos, sin generar ningún valor. Los activos no se han movilizado porque están bajo una medida cautelar que instauró la Contraloría en el juicio de responsabilidad fiscal. Precisamente, este proceso que estamos cumpliendo busca una fórmula para poderlos movilizar.

¿Qué porcentaje de la deuda de la entidad se puede cancelar con ellos?

Se calcula que podemos pagar el 70 por ciento, el resto está embolatado. Por eso pensamos priorizar los hospitales públicos y las IPS privadas pequeñas cuyo patrimonio se vea amenazado por esta deuda.

¿Qué proporción representan estos centros?

Es el 92 por ciento de acreedores.

¿Qué pasará con el resto?

Seguramente se les va a pagar menos. El mecanismo no está perfeccionado, pero, igual, reconocer el 70 por ciento es mejor que nada. Sin embargo, son estimaciones actuales, sin valoración de los activos.

¿Si no hay con qué pagar se pondría en riesgo el fin de la intervención en enero?

Es cierto, lo único que puede frenar este proceso es que no encontremos un mecanismo para pagar la deuda. Hasta que no se tenga eso claro, no vamos a ejecutar un proceso de transformación.

¿Y se mantendría la intervención?

Sí.

¿El Gobierno va a tener que poner plata?

El Gobierno Nacional va a ejecutar unos mecanismos de salvamento, pero no va a colocar plata. Para el nuevo vehículo, que puede ser Cafesalud o cualquier otro, puede facilitar la financiación de esa operación.

EL NUEVO ESQUEMA DE ATENCIÓN

A la par con el manejo del problema financiero, el equipo interventor empezó hace seis meses la implementación de un nuevo sistema de atención a sus usuarios que busca llegar a las zonas alejadas y eliminar las barreras de acceso.

Este consiste en la intensificación de campañas de prevención y promoción, la aplicación de telemedicina y el trabajo en llave entre médicos generales y especialistas en las consultas, con lo cual disminuyeron en casi 64 por ciento las remisiones al segundo nivel.